Al instante

Martes de la luenga lengua: subjuntivitis, alardear, concordancia…

Recopilación y apuntes de Oscar Domínguez

Imagen noticiasuniversia.com

Gazapera

Por Sófocles, El Espectador

La preposición a del acusativo

«Carga a tus mascotas»; «Toma a tus hijos de la mano». Premium Plaza.

Las dos frases son parte de un conjunto de consejos de seguridad que se leen en la parte inmóvil de las escaleras eléctricas del citado centro comercial en Medellín. Ambas tienen la preposición «a» antes del complemento directo o acusativo. La preposición «a» del acusativo sólo rige para personas determinadas o para animales determinados y personificados. Por lo tanto, es correcta la segunda pues los hijos son personas determinadas del cliente que lee el aviso. Para usarla con animales no solo se necesita la determinación sino también la personificación; si subo con mis nietos y ellos llevan su perrita (observen que no dije «a su perrita»), yo puedo recordarles que el Centro Comercial, para evitar accidentes, aconseja que ellos carguen a Moka, el nombre es la personificación de la perrita.

Los numerales

«Eln asegura que lleva 30 años…». «Devolvió 1 millón de dólares…». «6 iniciativas claves para Antioquia». El Colombiano.

Nuestro diario leer de los antioqueños ha estado dedicado a poner en cifras las cantidades de los titulares y pasan por encima de varias normas: la de los treinta no es incorrecta, pero la Real Academia aconseja escribir con letras las cantidades que se pronuncian con una sola palabra: «treinta». La cantidad de uno no se escribe con numeral, sino con el artículo indefinido un: «un gato, una gata». Una norma de estilo consiste en no empezar un párrafo con cifras sino con letras: «Seis iniciativas …»; hay una norma de estilo en algunos periódicos consistente en que las siglas de los movimientos alzados en armas se escriban con una sola mayúscula. Las mayúsculas no son prueba de buena conducta de los propietarios, sino una advertencia al lector de la presencia de una sigla y la pueda ver antes de llegar a ella y leer el nombre completo que la sigla significa. Los escritores deben tener cuidado de siglas que no son nombres propios, pero sus siglas las hace parecer como tales, ejemplo el producto interno bruto con su sigla PIB.

gazapera@gmail.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  por  Efraim Osorio López  (La Patria)

eolo1056@yahoo.com 

Subjuntivitis, alardear, concordancia, réspice 

 

El primer espécimen no habría dado positivo si don Antonio Nariño ‘viviera’ todavía. Pero me parece que él murió hace ya unos cuantos años en Villa de Leyva. 

 

Llegó al pabellón de la ‘subjuntivitis’ el escritor nadaísta Jotamario Arbeláez. Sus muestras positivas fueron las siguientes: “…me prometí algún día  establecer mis huesos donde viniera a estirar los pies Antonio Nariño” “Aunque  podrían ser vivencias de las que fuera testigo…” (El Tiempo, 4/7/2018)El primer espécimen no habría dado positivo si don Antonio Nariño ‘viviera’ todavía. Pero me parece que él murió hace ya unos cuantos años en Villa de Leyva, el lugar al que quiere irse a descansar el escritor. El segundo es el más común. El especialista que lo atendió le sugirió que volviera a la gramática y ‘repasara’ lo estudiado sobre la diferencia que hay entre los modos indicativo y subjuntivo de los verbos empleados –‘vino’ y ‘fue’; ‘viniera’ y ‘fuera’– y, de carambola, de todos los demás. *** 

 

El verbo ‘alardear’ (‘hacer alarde’, “hacer ostentación, presumir de algo”) es intransitivo, es decir, que no admite complemento directo. Sus complementos se construyen siempre con la preposición ‘de’, por ejemplo, “fulano de tal alardea de su relación con los poderosos”. El columnista César Montoya Ocampo le dio a ese verbo naturaleza de transitivo en la siguiente frase: “Esos jefes que alardean promesas…” (LA PATRIA, 5/7/2018). En ella, el verbo ‘alardear’ estuvo, no sólo mal empleado, sino mal escogido, porque considero que nadie ‘alardea’ de hacer promesas. ¿Quiso hablar el columnista de todos aquellos políticos que hacen promesas a porrillo, y de las que no cumplen ninguna? No lo recuerdo, pero tal es la mejor interpretación de su pensamiento, y así debió expresarlo él, o de manera parecida. En todo caso, sin el verbo ‘alardear’. *** 

 

Los adjetivos y participios concuerdan en género y número con los sustantivos que califican o determinan. El editorialista de El Tiempo obvió esta norma gramatical en la siguiente afirmación: “…es una señal de que sigue intacta ese tipo de fortaleza…” (11/7/2018). Acatándola, debió redactar así: “…sigue intacto ese tipo de fortaleza”, porque el adjetivo ‘intacto’ califica, no a ‘fortaleza’, sino a ‘tipo’: ‘fortaleza’ es el complemento de ‘tipo’. Lo que se aprecia más claramente si convertimos en plural la primera parte de la frase: “…siguen intactos esos tipos de fortaleza”. Es la lógica de la gramática. *** 

 

La terminación de sustantivos y adjetivos en latín indica el oficio que en la oración desempeñan (de sujeto –nominativo–, de vocativo, para invocar, llamar, interpelar, etc.,  o de complementos –acusativo, genitivo, dativo y ablativo–), a saber, los distintos ‘casos’, como también su número (singular o plural) y su género (masculino, femenino o neutro). En su artículo, “Ni  lo uno ni lo otro”, el columnista Gabriel Silva Luján, hablando de las relaciones internacionales, dice: “Me refiero a esa idea de que solo existen dos fórmulas: respice polumo mirar al polo, y respice similia, mirar a los semejantes” (El Tiempo, 7/9/2018). Hasta aquí, bien, aunque la traducción es deficiente, porque ‘respice’ es el imperativo de segunda persona singular del verbo latino ‘respicere’ (‘volver a mirar, mirar con cuidado, observar’), no el infinitivo, por lo que la correcta es ésta: “mira el polo, mira las cosas semejantes”. Bien, digo, porque las terminaciones de los dos acusativos (‘polum’ y ‘similia’, complementos directos) son las castizas. Pero termina su columna con esta frase: “Ni respice polum, ni respice similia. Respice unitatis”. Esta última frase, con un error garrafal, ya que, en lugar de la terminación de acusativo del sustantivo ‘unitas’ (‘unidad’), ‘-em’, echa mano de la del genitivo singular, ‘-is’. “Respice unitatem” (‘mira, observa, considera la unidad’), el acusativo de ese sustantivo de la tercera declinación. En latín, elemental. Nota: Castellanizado, el término ‘réspice’, coloquialmente, significa “respuesta seca y desabrida”. También “reprensión corta, pero fuerte”. Una vigorosa llamada de atención.  

 

Las películas se graban / El lenguaje en el tiempo

PELÍCULAS

Por: Fernando Ávila (El Tiempo)

Pregunta: Dice la noticia que ‘Terminator’ 6 se está “grabando” en España. ¿No habría que decir que se está “filmando”?, Natalia Corredor.

Respuesta: Hasta hace unos años las películas se filmaban. Se usaba cinta de celuloide, que luego pasaba por ciertos químicos para su revelado, y al final el rollo se empacaba en latas enormes que llegaban a los cines, donde las acoplaban al proyector. La única empresa que todavía produce películas de 35 milímetros es Kodak. Lo hace solo para algunos directores como Tarantino y Scorsese.

En la actualidad, la gran mayoría de las películas se graban. Se usan cámaras digitales, que originalmente tenían cinta de carbono, y hoy registran imagen y sonido en una simple tarjeta. En el viejo sistema de filmación el espectador veía el movimiento gracias a que le película pasaba por el proyector a una velocidad de 24 fotogramas por segundo. 

Los sistemas digitales permiten una velocidad de 120 cuadros por segundo y tienen una definición de imagen muy superior a la que proporcionaba el celuloide. El Diccionario de la lengua española dice que grabar es, entre otras cosas, ‘captar y almacenar imágenes o sonidos por medio de un disco, una cinta magnética u otro procedimiento, de manera que se puedan reproducir’.

Almagro, la reserva natural del Siglo de Oro español

No se pierda la oportunidad de exponer en la feria de arte Barcú

Puertorriqueño de Broadway al frente del nuevo muscial de Misi

Onomástico

Pregunta: La noticia que habla del cumpleaños del senador Álvaro Uribe, publicada el domingo pasado, dice que la celebración del onomástico se limitó a una colorida torta. ¿Onomástico es lo mismo que cumpleaños?, Marta Piedrahíta.

Respuesta: El onomástico es el día en que una persona celebra su santo. Hay una tradición ya un poco relegada de bautizar a la persona con el nombre del santo del día en que nacía. Así, los nacidos el 19 de marzo, día de san José, eran bautizados José, y las mujeres, Josefa, Josefina o María José. Por eso hay casos, especialmente entre personas mayores, en los que el cumpleaños y el onomástico coinciden.

Hoy se suele atender a otros motivos a la hora de bautizar a una criatura, y no pocos de los nombres usuales surgen de fuentes distintas al santoral. En el caso concreto de la pregunta, Álvaro Uribe nació el 4 de julio, día de santa Isabel, reina de Portugal, y san Álvaro es el 19 de febrero, fecha en la que los Álvaros celebran su onomástico.

FERNANDO ÁVILA@fernandoavila52

Festivales y conciertos,  claves de redacción

Fundación para el español urgente

A continuación se ofrecen una serie de claves para una adecuada redacción de las informaciones relacionadas con estos eventos.

1. Nombres de grupos musicales, escritura correcta

Según la Ortografía de la lengua española, en los nombres de los grupos de música se escriben con mayúscula inicial las palabras con especial relevancia semántica: La Oreja de Van Gogh. En cambio, si el nombre del grupo tiene estructura oracional, se escriben con mayúscula inicial todas sus palabras: No Me Pises Que Llevo Chanclas.

2. Nombres de miembros de grupos musicales, escritura correcta

Se escriben con mayúscula inicial en todas las palabras significativas de la denominación los nombres de los miembros de grupos musicales; por ejemplo, un Beatle un Led Zeppelin.

3. Alternativas a backstage

Entre bastidoresentre bambalinas y tras el telón son traducciones válidas para el anglicismo backstage.

4. Nombres de festivales

Según indica la Ortografía de la lengua española, se escriben con mayúscula inicial los sustantivos, adjetivos y otras palabras significativas (si las hay) de la denominación de un festivalFestival de Jazz de Vitoria.

5. Encuentro o pase especial, mejor que meet and greet

Encuentro pase especial son alternativas válidas en español a la expresión inglesa meet and greet para referirse a los encuentros de artistas con algunos de sus seguidores en un concierto o con la prensa.

6. Staff, alternativas válidas

El anglicismo staff, utilizado para referirse al ‘conjunto de los trabajadores fijos de un organismo o empresa’, puede traducirse por equipoorganización o personal, en función del contexto.

7. Nombres de estadios

Los nombres de estadios se escriben en mayúscula por ser nombres propios.

8. Mánager, término válido

El Diccionario de la lengua española recoge mánager, con tilde, como la forma adaptada al español del anglicismo manager para referirse al representante de un artista.

9. Gira, mejor que tour

El término español gira para hablar de una serie de actuaciones sucesivas de un artista o grupo musical es preferible al uso de la voz francesa tour, como registra el Diccionario académico.

10. Merchandising, alternativas válidas

Productos comercialespromoción comercial o comercialización son alternativas válidas al anglicismo merchandising, utilizado para referirse a los productos que se suelen vender con el nombre, el logo o la imagen de un grupo musical o un artista.

 

SONETO AL HELICÓPTERO (1)

Hernando Martínez Rueda, Martinón

(A la manera de León de Greiff)

Para fablar con fusa y semifusa

la melgareja noche, noche blanca

tórrida, hórrida, estiva, estulta, estanca, 

dáme el rabel, ilusa, abstrusa musa.

Dáme el lai de Villon, dame la lusa 

órbita hueca de Camoens, la manca 

grifa de Don Miguel, dame la zanca 

de Lord Byron, maguer patidifusa.

 

Para fablar la noche, el ululante 

mílite, el pululante pregón y la volante 

luciérnaga, flamígero coleóptero

y el múltiple noctámbulo, el nocturno 

glaciar absintio, el vale taciturno, 

el general y el áptero helicóptero.

 

Acerca de Revista Corrientes (2870 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas