Al instante

Martes de la luenga lengua: Seudonimo-alias, lejano, recuperar..

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen noticiasuniversia.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  por  Efraim Osorio López 

eolo1056@yahoo.com 

Seudónimo-alias, lejano, recuperar…

La Academia de la Lengua, la verdad sea dicha, acepta la grafía del periodista, con lo que no estoy de acuerdo.  

No son las mismas las ideas que expresan los términos ‘seudónimo’ y ‘alias’. Con el primero, usado especialmente por escritores y artistas, el autor oculta su nombre por diferentes motivos; el ‘alias’, en cambio, no es otra cosa que un apodo que se les da particularmente a todos los criminales, y es muy usado en la jerga policial: Fulano de tal, alias “El Bizco”. Entre paréntesis, recordemos que el pintor español Doménico Theotocópoulos es más conocido como “El Greco”, su alias. El corresponsal de LA PATRIA Orlando Salgado Ramírez en carta a La voz del lector escribió: “…liderado por Pedro Antonio Marín Gómez, quien asumió el seudónimo de Manuel Marulanda Vélez…” (28/5/2018). Este sujeto tuvo dos alias, es decir, dos apodos o motes, el primero, “Tirofijo”, en la época aciaga de “Sangrenegra” y “Desquite”, y luego, ya como guerrillero, el de “Manuel Marulanda Vélez”. ‘Alias’ (‘de otro modo’) es un término latino derivado del adjetivo ‘alius’ (‘otro’), que, según Corominas, empezó a circular en el siglo XV. Sus sinónimos son ‘apodo, sobrenombre, mote, remoquete’. Y ‘seudónimo’ viene del griego ‘pseudonymos’ (‘nombre falso’) “nombre empleado por un escritor o artista en vez del suyo verdadero”, por ejemplo, ‘Fernán Caballero’, seudónimo usado por la escritora española Cecilia Böhl de Faber y Ruiz de Larrea, y ‘Porfirio Barba Jacob’, del poeta antioqueño Miguel Ángel Osorio Benítez. No se deben confundir esos dos términos. *** 

¿Será necesario repetir la diferencia que hay entre las preposiciones ‘a’ y ‘de’? Aun cuando sea majar en hierro frío, digamos que la primera expresa generalmente ‘destino, fin’; la segunda, algunas veces, ‘procedencia’. El columnista de El Tiempo Ricardo Silva Romero las confunde en la siguiente afirmación: “Santos libró al país del caudillismo, pero, lejano a los dos electorados que lo hicieron presidente…” (25/5/2018). Así como se dice ‘lejos de’, así también debe escribirse ‘lejano de’. El oficio de las preposiciones no se puede cambiar a discreción. *** 

La acepción del verbo ‘recuperar’ (del latino ‘recuperare’ – ‘recobrar, volver a entrar en posesión de, reparar las fuerzas con el alimento, el sueño’) tiene siempre un sentido positivo, por lo cual es absurdo emplearlo con un complemento de significación desfavorable, por ejemplo, “Perico recuperó su enfermedad”. Incongruencia parecida leí en el siguiente titular de la revista virtual Eje 21: “Cuatro derrumbes y tres puntos críticos recuperados por maquinaria de la gobernación” (27/5/2018). Una vez leído, tuve que hacerme esta pregunta: ¿Cómo se recuperan derrumbes y puntos críticos? “Maquinaria de la gobernación removió la tierra de cuatro derrumbes y recuperó la vía”. ¡Mejor, mucho mejor! *** 

En diversas oportunidades me he referido a las variantes de la palabra ‘porque’, a saber, ‘porque’ (conjunción causal), el ‘porqué’ (sustantivo), ‘¿por qué?’ (locución interrogativa) y ‘por que’ (locución conjuntiva). Hago hincapié hoy en esta última, que, entre paréntesis, puede ser sustituida por ‘para que’, y que siempre debe escribirse separada, norma que no acató el columnista Heriberto Fiorillo en estas oraciones: “…pero hago votos porque los colombianos hayamos votado en libertad…”. “Y porque reiniciemos hoy mismo la búsqueda…” (El Tiempo, 28/5/2018). Según mi criterio y la lógica gramatical, en ambas oraciones el redactor debió escribir dicha locución en dos palabras, así: “Hago votos por que (para que) los colombianos…” “por que (para que) reiniciemos…”. La Academia de la Lengua, la verdad sea dicha, acepta la grafía del periodista, con lo que no estoy de acuerdo. El diccionario de María Moliner anota: “La escritura de esta expresión es más lógica en dos palabras, ya que la partícula “que” es una conjunción que afecta a la oración siguiente”. Aunque, como enseña don Manuel Seco, la grafía ‘por que’ no es corriente, considero incongruente que el mismo término exprese dos conceptos disímiles, a saber, de ‘causalidad’ y de ‘finalidad’, incongruencia que desaparece expresando la del segundo en dos palabras.  

Panacea universal / El lenguaje en el tiempo

La segunda palabra de esta locución agrega válidamente un matiz que la primera no alcanza sola.

Por: Fernando Ávila EL TIEMPO

Pregunta: Si panacea es ‘remedio para todo’, y universal es ‘para todo’, ¿por qué se ve tanto en la prensa la expresión “panacea universal”?, Olga Pérez Morales.

Respuesta: El origen de panacea es la voz griega panakos, compuesta por pan, ‘todo’, y akos, ‘remedio’, pero el significado que registra el Diccionario de la lengua española, DLE, 2014, es: ‘médicamente para curar diversas enfermedades’, es decir, en su evolución del griego antiguo al español actual esta palabra ha atenuado su sentido de ‘remedio para todo’ al de ‘remedio para diversas cosas’, por lo cual es válido escribir “panacea universal”, ya que la segunda palabra de esta locución agrega válidamente un matiz que la primera no alcanza sola.

De hecho, el mismo DLE registra la locución panacea universal, con el significado de ‘remedio para curar todas las enfermedades’.

En consecuencia, es válida, como aparece en algunos textos periodísticos recientes: “SPP es un programa de becas que todos debemos aplaudir, pero definitivamente no es la panacea universal” (El Espectador), “Se trata de una apreciación errada, ante todo, porque es casi tanto como decir que la acción de tutela es la panacea universal” (EL TIEMPO).

Rosario Tijeras

Cita: “Jorge Franco prepara una nueva novela que retoma el lugar y la época en que se desarrolla su famoso libro Rosario tijeras” (Arcadia).

Comentario: La norma ortográfica indica que los títulos de obras de arte se escriben con solo la primera letra mayúscula, Cien años de soledad, En busca del tiempo perdido, Las mil y una noches, salvo que haya un nombre propio incluido en él, La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada, El retrato de Dorian Gray, El gran Gatsby.

En el caso de la novela citada, Tijeras hace las veces de apellido, ya que parte de la intriga es que los amigos de Rosario nunca logran saber el verdadero, pero la apellidan Tijeras por ciertas habilidades relacionadas con su actuación.
Podría tomarse como apodo o sobrenombre, que según la norma académica también debe ir con mayúscula, Rosario Tijeras, como se hace en otros títulos similares, De Rasguño y otros secretos del bajo mundo, De las danzas y andanzas de Enrique el Cojo.

Presume de

Presumir de es ‘alardear’: “Youtuber presume de su riqueza” (Pulzo). Sin la preposición de significa ‘suponer’, “Las autoridades presumen que Samuel era el encargado de direccionar las actividades de narcotráfico” (La FM). Dado que cambia el significado según vaya o no la preposición, es incorrecto quitarla cuando el verbo se usa con el sentido de ‘alardear’, “Nanis Ochoa presume su enorme trasero” (Oxígeno), “Maluma presumió su nuevo juguete” (La Kalle).

Fernando Ávila
Experto en redacción y creación literaria
Twitter: @fernandoavila52



De: Fundéu <consultas@fundeu.es>
Enviado: lunes, 4 de junio de 2018 3:57:03 a.m.
Para: oscardominguezg@outlook.com
Asunto: Recomendación del día: voto de protesta y voto protesta, formas válidas

Agencia EFEFundéu - BBVAFUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE
voto de protesta y voto protesta, formas válidas Recomendación urgente del día

Tanto voto de protesta como voto protesta son expresiones válidas.

En los medios de comunicación es habitual encontrar frases como «El voto de protesta es una de las diversas formas de resistencia social y política», «Hay sectores que instan al voto protesta como una forma de demostrar la disconformidad con la propuesta de los partidos» o «La ausencia de voto-protesta este año fue un fenómeno nuevo en Rusia».

Tanto voto protesta como voto de protesta son adecuadas y no presentan diferencias de significado, sino de construcción: en el primer caso, de protesta es complemento del nombre, mientras que, en el segundo, protesta actúa como un sustantivo en aposición (al igual que en canción protesta, entre otras).

Tal como señala la Gramática académica, es posible combinar dos sustantivos de modo que el segundo de ellos exprese la función del primero, como hombre anuncio o buque escuela. En el caso de voto protesta, el segundo elemento expresa el objetivo del voto, de modo similar al giro ya asentado canción protesta, por lo que puede considerarse válido.

En el caso de que se opte por esta última forma, ampliamente asentada, no es apropiado interponer un guion entre las dos palabras (voto-protesta) y no es necesario destacar la expresión en cursivas ni entrecomillarla («voto protesta»).

Así, los dos primeros ejemplos son válidos, mientras que en el tercero lo recomendable habría sido prescindir del guion.

Esto mismo es extensivo a las expresiones voto de castigo y voto castigo.

Acerca de Revista Corrientes (1456 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas