Al instante

Martes de la luenga lengua: Selfi y clic

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen tras.es

 

Nietoterapia de Domínguez en una “selfi”

Fernando Ávila (El Tiempo)

Decían los personajes de Gaturro en tira reciente “¡¡Una ‘selfie’!!” y “¡CLICK!”. Al respecto, cabe anotar que ya la Fundación del Español Urgente, Fundéu BBVA, propuso la forma “selfi” como españolización del término inglés selfie.

Una propuesta de Fundéu no es una propuesta cualquiera, pues en el Comité Asesor de esa institución tienen asiento miembros de la Real Academia Española de la talla de Víctor García de la Concha y José Manuel Blecua, que fueron directores de la RAE, y Leonardo Gómez Torrego, coautor del Diccionario panhispánico de dudas, 2005, y de la Nueva gramática de la lengua española, 2009.

En plata blanca, eso significa que cuando Fundéu lanza una propuesta de este estilo, la palabra más temprano que tarde tiene entrada en la siguiente actualización del Diccionario de la lengua española.

En un primer intento por españolizar la voz inglesa selfie, Fundéu propuso en diciembre del 2013 “autofoto”, por analogía con “autorretrato”.

La propuesta fracasó. Ningún periódico escrito en español quiso cambiar selfie por “autofoto”. El siguiente intento fue “selfi”, y la acogida del nuevo vocablo fue abrumadora.

Publicaciones del mundo entero escritas en español comenzaron a usar la forma “selfi”, con la misma propiedad con que venían usando de tiempo atrás “zombi”, en vez de zombie (inglés), o “rali”, en vez de rallye (francés).

En el 2013, los anglohablantes eligieron selfie como Palabra del Año en inglés, y en el 2014 los hispanohablantes elegimos “selfi” como Palabra del Año en español.En cuanto a click, vale la pena recordar que ninguna palabra española tiene ck, por lo que voces inglesas como cocktail, crack, block, rock and roll, click, etc., han pasado al español sin k, coctel, crac, bloc, rocanrol, clic.

La tesis de que

El lector Jorge Fernando Parra Rojas pregunta si es correcto decir “La tesis de que el papa fomenta el asistencialismo es tendenciosa”, pues entiende que nunca debe escribirse o decirse “de que”.

La secuencia “de que”, a la que tanto miedo se le tiene, es válida después de verbos pronominales
, “Me enteré de que yo era el ganador”, “Te olvidaste de que hoy había ensayo”, “Se percató de que lo estaban siguiendo”; después de los adverbios “antes” y “después”, “Vaya antes de que cierren”, “Hable después de que lo haga su contendor”, y después de sustantivo, en casos como el citado, “Tienen la ilusión de que los contraten”, “Usan el argumento de que son flojos por naturaleza”, “La tesis de que el papa lo fomenta es tendenciosa”.

No es correcto el “de que” con verbos como “pensar”, “creer”, “decir”, “Piensa/cree/dice de que el plan fracasará”. Lo correcto es “Piensa/cree/dice que el plan fracasará”.

 

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMORTANCIA

EFRAIM OSORIO (LA PATRIA, DE MANIZALES)

El entrenador del Once Caldas, Francisco Maturana, debe de tener sus espaldas llagadas, como las del Señor después de la flagelación, o como las de los ‘flagelantes’ de Popayán y otros lugares, que practican esa bárbara costumbre durante la Semana Santa. ¿Por qué? Él mismo tiene la respuesta: “Respeto a la gente, pero le cuento: me flagelo más que el hincha” (LA PATRIA, 12/9/2017). ¿Quiso decir lo que dijo? Lo dudo, porque ‘flagelarse’ es “maltratarse con azotes”, y los ‘hinchas’, como no tienen la culpa de la desidia manifiesta y mal desempeño de los futbolistas, no tienen por qué castigarse de ese modo. Tampoco figuradamente, puesto que así sería “vituperarse, censurarse con dureza”, ya que ‘los hinchas’, por la susodicha razón, no tienen motivo para hacerlo, aunque sí lo tengan los dirigentes y jugadores de nuestro equipo. Sufrir, indignarse y rabiar: éstos sí son los verbos que pueden expresar cabalmente la idea del señor Maturana.
* * *
En la Voz del Lector de LA PATRIA del 18 de septiembre se queja El Oidor de la forma como se expresan los profesionales de la radio, puntualmente, por la siguiente frase: “Trabajamos juntos en descontaminar Colombia”. Y no sólo los de la radio, le agrego, sino también los de todos los medios de comunicación, los escritores y hasta la misma Academia de la Lengua, que ya admitió esa construcción equivocada, particularmente cuando, de acuerdo con la doctrina de don Andrés Bello, es necesaria la preposición ‘a’ para determinar y personificar. Ya es corriente y castizo, según la institución mencionada, decir “visité Manizales”, “conocí Perú”, etc. La Academia debería quitar de su escudo el lema “Limpia, fija y da esplendor”. Ahora bien, los mismos que suprimen la preposición en frases como las citadas la emplean cuando no se requiere, como en las siguientes muestras: “Qué está impulsando a las exportaciones” (El Tiempo, Debes Saber, 17/9/2017). “Atacan a tienda oficial de Millonarios en El Campín” (Eje XXI, 17/9/2017). En estas dos frases, por tratarse de verbos transitivos, ‘impulsar’ y ‘atacar’, y no ser necesarias en ellas ni la determinación ni la personificación, sobra la preposición ‘a’. Aun el oído gramaticalmente bien adiestrado la rechaza, y ‘oye’ su ausencia en las que sí se requiere.
* * *
No veo la razón para escribir con mayúscula inicial los sustantivos o nombres comunes ‘ley, artículo, decreto, código’ y semejantes, precisamente, por ser ‘sustantivos comunes’. En Eje XXI, el señor Eduardo Aristizábal Peláez escribió: “Las Leyes 1171 de Diciembre 7/2017” (10/9/2017). En esta frase, definitivamente, ‘diciembre’ debe ir con minúscula. No estaba muy seguro con ‘Leyes’, pero sí después de releer esta directriz de la ‘Ortografía de la lengua española’ (2010): “Se escriben asimismo con mayúscula inicial todos los elementos significativos del título de los textos o documentos de carácter legal o jurídico (fueros, códigos, leyes, decretos, etc.). Más adelante enseña: “No obstante, cuando la descripción de la ley que constituye el título de esta es demasiado extensa, el uso de la mayúscula se limita al primer elemento”. Si entendí estas normas, solamente se escriben con mayúscula inicial esos nombres cuando pertenecen a un título de un documento legal o jurídico. De resto, no. Por esto, en la muestra citada -ahora sí con seguridad- y en las siguientes frases no se justifica la mayúscula inicial del nombre común ‘ley’: “…en la que afirma (Juan Carlos López) en Ley 550” (El Tiempo, Guillermo Santos Calderón, 11/9/2017); “Ahora en el Congreso se plantean (…) los artículos de un proyecto de Ley…” (LA PATRIA, Jorge Raad Aljure, 19/9/2017).
* * *
Los adverbios de modo terminados en ‘-mente’ se forman agregándoles a algunos adjetivos calificativos esa desinencia, verbigracia, de ‘cruel’, ‘cruelmente’; de ‘bueno’, ‘buenamente’. No se forman de sustantivos. Un columnista de El Tiempo inventó un adverbio así formado en esta oración: “…y donde uno corre el riesgo de quedar preso o arruinado económica y reputacionalmente” (Luis Guillermo Plata, 8/9/2017). Para formarlo, como no encontró otra manera, creó el adjetivo ‘reputacional’, que no existe, pues se dijo, como alguno antes que él: “Si no encuentro el camino, me abriré uno”.

 

Taller del Idioma, recorrido por las aulas

Publicado 22/09/2017

Abel Méndez

RECORRIDO POR LASAULAS. «El proyecto PLEC Risaralda […] que definió 20 centrales logísticas…».

Anticipo, en este ítem, que no me refiero errores, sino a consejos de forma que pueden servir para embellecer los párrafos. El primero se le escapa al redactor pues debe ser una decisión operativa de la PLEC. Tal como está escrito es la sigla de la entidad se refiere al proyecto Plataforma Logística del Eje Cafetero. Al ser una sigla legible se puede convertir en un acrónimo que va con mayúscula por tratarse de un nombre propio. Como acrónimo no se enuncia letra por letra, sino como la palabra que esas letras forman: «el Plec». El otro se trata de una recomendación, que no obligación, que se refiere a que cuando un numeral cardinal se pronuncia como una sola palabra su escritura se haga en palabras no en signos: «… definió veinte centrales…».

ERRE CON ERRE CIGARRO… «Santa Elena sitiada por los ‘neorurales’» ADN, Medellín.
… erre con erre barril, rápido ruedan los carros cargados de azúcar del ferrocarril. Es una verdadera lástima que ya no existan los profes que nos tocaron a los que tuvimos la dicha de hacer la primaria en la década del cincuenta del siglo pasado. Ya no volverán. Observen que los “neorurales” no se pronuncian como los «portarretratos», que no «portaretratos», que tuvieron encima de los televisores los papás de estos neoperiodistas, que asistieron a universidades que tenían un «vicerrector». Toda esta carreta para que me entiendan que no se escribe «neorurale», sino «neorrurales» y que ese error es nuevo pues en las palabras viejas no se da.

Otros dos errores de menor cuantía: 1. Falta la coma que reemplaza el verbo y 2. No se ve la necesidad de que la palabra «neorrurales» vaya entre comillas y más si son simples: «Santa Elena sitiada por los neorrurales».

NO ME LEEN EN CASA. «Campaña “El primer ladrillo” ganó reconocimiento en Australia». El Diario.
Una campaña no es una obra de creación, por tanto su nombre propio no va entre comillas y lleva mayúscula al principiar y en las palabras significativas: «Campaña El Primer Ladrillo ganó reconocimiento en Australia».
taller95@yahoo.com

Ante las dudas que se presentan en la escritura de los números ordinales, se ofrece a continuación una serie de claves:

1.  Números ordinales compuestos

FUNDACION PARA EL ESPAÑOL URGENTE

Según explica la Ortografía de la lengua española, desde la tercera decena hasta la centena se prefiere escribir los números ordinales en dos palabras, aunque no se consideran inadecuadas las grafías en una sola (cuadragésimo quinto o cuadragesimoquinto).

Cuando se usa la forma en una sola palabra no se acentúa el primero de los elementos, de modo que lo apropiado es vigesimoprimero, no vigésimoprimero.

2. Concordancia de los números ordinales

Cuando los números ordinales se escriben con más de una palabra, todas ellas deben concordar en género con el sustantivo al que acompañan (vigésima cuarta carrera). Cuando se escriben en una sola palabra, solo el segundo componente concuerda con el sustantivo (vigesimocuarta carrera).

 3. Uso de números fraccionarios y números ordinales

Según queda recogido en la Ortografía de la lengua española, los números fraccionarios acabados en -avo no equivalen a los números ordinales (decimocuarta planta, no catorceava planta), excepto en el caso de octavo, que sí puede funcionar como ordinal.

Sin embargo, sí es correcto el uso de la mayoría de los números ordinales como fraccionarios: «Se quedó la duodécima (o decimosegunda) parte del premio» equivale a «Se quedó la doceava parte del premio».

4. Números romanos

Se leen indistintamente como ordinales o como cardinales desde el I hasta el X (incluido) cuando hablamos de siglos (siglo III: siglo tercero o siglo tres); sin embargo, cuando se habla de reyes, pontífices o emperadores se leen generalmente como ordinales: Fernando VI (Fernando sexto, no seis). A partir del número X, lo normal es que se lean como cardinales (Juan XXIII: Juan veintitrés), según se indica en la Nueva gramática de la lengua.

5. Números ordinales y cardinales con nombres de celebraciones

Con relación a los nombres de acontecimientos, aniversarios, celebraciones…, y aunque en los números menores de veinte lo habitual es respetar el ordinal («3.ª Feria de la Tapa» y no «3 Feria de la Tapa»)la Nueva gramática de la lengua española señala que «se ha integrado la tendencia a usar los cardinales con el valor de los ordinales», que tradicionalmente se han escrito con números romanos: «El 30 aniversario de la muerte de Albert Camus», «El 30.º aniversario de la muerte de Albert Camus» o también «El XXX aniversario de la muerte de Albert Camus».

6. Letra voladita para abreviaturas

Las abreviaturas de los números ordinales se señalan con letras voladitas (‘º’, ‘ª’, ‘er‘, ‘os‘, ‘as‘) tras la cifra (5.ª jornada de los sanfermines, 1.er concurso de lanzamiento de ladrillos o ¡Que comiencen los 74.os Juegos del Hambre!). Además, lo adecuado es escribir un punto entre la cifra y la letra voladita.

En español no es adecuado emplear las formas 1ro2do3ro4to…, que son un calco de las usadas  en inglés.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page