Al instante

Martes de la luenga lengua: Pretenso-a, abrogar-arrogar, tan-tanto

Por  Efraim Osorio López eolo1056@yahoo.com, Diario La Patria

Imagen Dinero

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  

Pretenso-a, abrogar-arrogar, tan-tanto, musulmán-a, sugerencia

Obviamente, el verbo que expresa la idea del redactor no es ‘abrogar’, sino ‘arrogar’. 

Antiguamente, ‘pretenso’ se usaba como sustantivo masculino, sinónimo de ‘pretensión’. Y así lo asientan los diccionarios. Todavía. Con carácter de adjetivo, ‘pretenso-a’ es el participio pasivo irregular (desusado, según el diccionario Moliner) de ‘pretender’ (“querer ser o conseguir algo. Dicho de una persona: Cortejar a otra”). Era el único oficio que le daban los diccionarios hasta la vigésima segunda edición del de la Academia de la Lengua (2001), que le añadió el de adjetivo calificativo, ‘supuesto-a’. Todo esto para darle la razón al asiduo corresponsal de LA PATRIA  Rogelio Marulanda R., quien tituló una de sus misivas de esta manera: “Un pretenso escritor salamineño” (Voz del lector, 31/12/2018), titular que, según el contexto de la carta, el lector puede traducir por “un supuesto escritor” o “un seudoescritor salamineño”. ¿Cuál de los dos? El señor Marulanda tiene la palabra. ***

Más de una vez he hablado de la diferencia que hay entre los verbos ‘abrogar’ y ‘arrogar’, que muchos periodistas veteranos y escritores consagrados confunden. Prueba de esto, la siguiente frase del señor Álvaro Gärtner en su artículo sobre el Carnaval de Riosucio: “…atrae  saboteadores  envalentonados que se abrogaron la potestad de impedir el ceremonial” (LA PATRIA, 4/1/2019). Obviamente, el verbo que expresa la idea del redactor no es ‘abrogar’, sino ‘arrogar’. En efecto, el primero, transitivo únicamente, (del verbo latino ‘abrogare’ – ‘abolir, privar de, destituir, quitar, suprimir’) significa en Derecho “abolir, derogar”, por ejemplo, “abrogar una ley, un código”. Y el segundo (del latino ‘arrogare’ – ‘interrogar, apropiarse, atribuirse’), como transitivo, quiere decir ‘atribuir, adjudicar’, y, con su naturaleza de pronominal, “apropiarse indebida o exageradamente de cosas inmateriales, como facultades, derechos u honores”, idea que, en su columna, tiene el mal empleado ‘abrogarse’: mal empleado, porque, no sólo expresa una idea diferente, sino porque en ningún caso se usa como pronominal. No tendría sentido. ***

La apócope del adverbio ‘tanto’ –‘tan’–, sólo se emplea cuando precede inmediatamente a un adjetivo o a un adverbio, verbigracia, ‘una obra tan hermosa y tan bien realizada, que…’. Es muy frecuente oír o leer la frase ‘tan es así…’, gramaticalmente incorrecta, y que debe cambiarse por ‘tan así es…’ o ‘tanto es así…’. En su artículo ‘Duque-Santos y el caso Medimás’, el senador Jorge Enrique Robledo escribió: “Y tan es mentira, que ya ella admitió…” (LA PATRIA, 7/1/2019). La construcción correcta es ésta: “Y tan mentira es…”, porque, de acuerdo con don Rufino, aunque ‘mentira’ es un sustantivo, en ella está adjetivado, como si se dijera ‘tan mentirosa es’ o ‘tan mentiroso’ (Apuntaciones, 402). Y, aunque no es corriente, puede decirse también ‘tanto es mentira’. *** 

A quienes practican la religión de Mahoma se les dice ‘musulmanes’, plural masculino del adjetivo ‘musulmán-a’. Su plural femenino, obviamente, es ‘musulmanas’, ‘detalle’ que, extrañamente, olvidó el buen columnista internacional Sergio Muñoz Bata en esta información: “Por primera vez en la historia del Congreso habrá dos mujeres musulmanes” (El Tiempo, 8/1/2019). “…habrá dos mujeres musulmanas”, naturalmente. Ahora bien, cuando decimos ‘los devotos musulmanes’ hablamos también de ‘las devotas musulmanas’, sin necesidad de mencionarlas, no importa lo que digan las ‘devotas feministas’ y su estomagante lenguaje incluyente. *** 

“Definitivamente el gobierno nacional está en mora  de expedir un decreto prohibiendo la venta  de la pólvora a nivel nacional”. Es el destacado del artículo del columnista de LA PATRIA Bernardo Mejía Prieto del 7 de enero de 2019. Le sugiero esta versión: “Definitivamente, el gobierno nacional está en mora de expedir un decreto que prohíba la venta de la pólvora en todo el país”. ¿Por qué? Primero, porque ese gerundio, ‘prohibiendo’, está fuera de lugar, y segundo, a ver si empezamos a eliminar de nuestros escritos y discursos la malhadada expresión ‘a nivel de’. ***

Nota: El libro Viejos, añosos y añejos dichos y refranes del castellano, aún en las librerías Leo Libros

 y Libélula, y en Ad Impresos, tel. 880 6654. 

Acerca de Revista Corrientes (3442 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas