Al instante

Martes de la luenga lengua: Escapar-huir, sintaxis, antes-después

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Foto Milton Ochoa

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

Por Efraim Osorio López eolo1056@yahoo.com Diario La Patria, Manizales

Casi todos los complementos piden una preposición, porque precisamente su oficio en la oración es introducirlos.

 

Además de su significado posesivo (“el ojo del amo engorda al caballo”) y de muchísimos otros, la preposición ‘de’ tiene el de ‘procedencia’ (“del cuero salen las correas”). Y la preposición ‘a’, entre muchos también, tiene el de ‘término de una acción’ (“a boda ni bautizado no vayas sin ser llamado”). Estos oficios no se pueden intercambiar, porque, obviamente, el hacerlo le da el significado opuesto en la oración. De esto ya he hablado, pero no sobra repetirlo. El traductor de un proverbio chino, escogido como La frase, cayó en este error, y así fue transcrito por LA PATRIA: “Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza” (10/5/2018). Castizamente, “…escaparás de cien días de tristeza”, que quiere decir “te librarás de cien días de tristeza”. De la misma incoherencia fue víctima el columnista David Guillermo Patiño S. en esta exhortación: “…no se debe huir al partido Conservador” (LA PATRIA, 14/5/2018). “…no se debe huir del partido Conservador”, es decir, “no se debe desertar de él”. El siguiente ejemplo lo expone claramente: “El criminal más buscado huyó –o escapó– DE Colombia A Venezuela”, a saber, salió de Colombia y llegó a Venezuela. Con estas preposiciones, claramente, el escritor expresa a cabalidad su idea. ***

 

Hay redactores que descuidan la sintaxis, necesaria para expresar bien las ideas que se quieren comunicar, por ejemplo, el de este titular del portal Eje 21: “Cuatro millones de colombianos se les dificulta votar” (11/5/2018). En él, notoriamente, falta la preposición ‘a’, porque en esa oración ‘cuatro millones de colombianos’ es su complemento indirecto, por lo que debió ser construida así: “a cuatro millones… se les dificulta…”. Otra cosa sería decir “cuatro millones de colombianos tienen dificultad al votar”, porque en esta construcción gramatical, ‘cuatro millones de colombianos’ es el sujeto de esa oración. Casi todos los complementos piden una preposición, pues precisamente su oficio en la oración es introducirlos. Elemental. Tampoco hay sintaxis en la siguiente frase del corresponsal Fabio Ramírez R.: “El país debe quedar en manos, no a quien las encuestas lo favorezcan, sino en quien presente la mejor hoja de servicios a la patria, que haya brillado en el desempeño de sus…” (LA PATRIA, Voz del lector, 18/5/2018). Correctamente, así: “El país debe quedar en manos, no DE quien las encuesta favorezcan, sino DE quien presente…”. De esta manera se conserva el significado de ‘posesión’ (‘en manos de’) pretendido por el redactor. ***

 

Los periodistas actuales –¿todos?, no lo sé– están enterrando los adverbios ‘antes’ y ‘después’, remplazándolos irreflexivamente por los adjetivos ‘previo’ y ‘posterior’. ¿Estarán enseñándoles así en la Facultad? Es posible, porque ‘tiro por tiro’ ponen en práctica esa ‘enseñanza’. El de Sucesos, de LA PATRIA, por ejemplo, escribió: “La investigación, a cargo de la Dijín, se inició en marzo pasado, posterior a la captura de alias Guacamayo…” (11/5/2018). ‘Posterior’, señor periodista, es un adjetivo, por lo cual tiene que ir siempre acompañado del sustantivo al que califica, verbigracia, ‘salió por la puerta posterior’. En su frase, para redactarla correctamente, se requiere un adverbio, que pueden ser ‘después’ o ‘luego’, así: “después –o luego– de la captura de…”. ¿Ve la diferencia? Del adjetivo ‘posterior’, como de todo adjetivo calificativo, se puede formar un adverbio de modo, añadiéndole la desinencia ‘-mente’, ‘posteriormente’, pero este es otro caso. ***

 

‘Desubique’ es la primera y tercera personas del singular del presente de subjuntivo del verbo ‘desubicar’. Lo mismo que ‘agite’, que lo es de ‘agitar’. Es muy frecuente oír este último sustantivado, ‘el agite’, en lugar de emplear ‘la agitación’, en el habla popular. No había oído ni leído antes el primero. Lo leí en el siguiente comentario que de la vida insatisfecha de la multimillonaria París Hilton hizo el autor de Oasis: “…se siente vacía según unas declaraciones que desnudan su desubique” (LA PATRIA, 11/5/2018). En la redacción culta, me parece un atropello del buen decir. ¿Por qué no ‘desubicación’? ¡Averígüelo Vargas! ***

Wafle y waflera / El Tiempo

 

Por: Fernand Ávila

Cita: “Waflera. Electrodoméstico que consta de dos planchas en forma de rejilla que se cierran una sobre la otra, con el que se preparan los waffles” (Diccionario de colombianismos).

Comentario: Nada más lógico que, si se adapta al español waflera, con una sola f, se adapte también wafles, con una sola f. El Diccionario de americanismos, 2010, completa el trabajo con el registro de waflera, como ‘utensilio doméstico, eléctrico o no, en forma de plancha para hacer wafles’, y wafle, como ‘galleta cuadrada o rectangular de harina, huevo y leche con superficie en relieve en forma de cuadritos, que puede estar compuesta por varias capas de masa unidas entre sí por crema dulce o ingredientes salados; se prepara en una waflera’. Este lexicón informa que las dos palabras se usan en casi todos los países americanos y también en España.
Cabe anotar que la doble f no existe en español, por lo que la voz inglesa offset, por ejemplo, se adapta a la forma ófset (Panhispánico, 2005). En cambio, la letra w (doble u, doble v o uve doble) sí forma parte de nuestra lengua, oficialmente desde 1960. Esta letra tiene función de vocal (u) en voces como wifi (pronunciado /uifi/), sándwich, waterpolo, kiwi…, y función de consonante (v) en voces como wagneriano, wincha, wolframio, kuwaití…

Narcorred

Cita: “Otros datos de la narcored” (infografía).

Comentario: En palabras compuestas por un primer elemento terminado en vocal, como publi-, sismo-, narco-, y un segundo elemento con r inicial, reportaje, resistente, red, es necesario duplicar esa r, para mantener su sonido fuerte, publirreportaje, sismorresistente, narcorred. Este procedimiento debe seguirse tanto en palabras tradicionales, con registro en el diccionario, autorretrato, antirrobo, vicerrector, como en voces de reciente creación, necesarias para noticias de actualidad, georreferencia, ciclorruta, narcorred, sin exceptuar marcas y nombres de entidades, Bibliorred, Servirrepuestos, Telerrevista…

Exuberante

En la promoción televisiva del parque Teyuna (Ciudad Perdida), se lee “exhuberante”, con una h intermedia que sobra. La escritura correcta es exuberante. Este término viene de ex, ‘fuera’, y uber, ‘ubre’, para significar ‘abundancia’. La h de algunas palabras en español obedece a la pérdida del sonido f, como pasa en la voz harina, que viene de farina, como se puede comprobar por la voz farinácea, de la misma familia léxica, o en hoja, de foja, cuya f inicial se ve en folio, folleto y follaje, de la misma familia léxica. Ubre nunca fue fubre, lo que justificaría esa h, bastante frecuente, pero, como queda claro, errónea.

Día de la Madre

El nombre de esta celebración es singular (no Día de las Madres), como otros similares, Día del Padre, Día del Periodista, Día del Odontólogo, Día de la Secretaria…

Taller del Idioma, querer

 

Abel Méndez, El Diario, de Pereira

QUERER. «Por eso, en este espacio quiero hacer un reconocimiento a todos ellos: a los integrantes de la gran familia Cámara de Pereira». El Diario.

En su tercera acepción el verbo «querer» establece una intención de ejecutar una acción determinada, así cuando un autor está hablando con su esposa a la hora del desayuno, por ejemplo, y le comenta que quiere hacer un reconocimiento a la Cámara de Pereira usa de manera correcta el verbo «querer»; pero una vez llegado al computador ya no tiene un deseo, sino que está ejecutando la acción del reconocimiento, mencionado. Cuando se pasa de la intención a la ejecución desaparece el verbo «querer: «Por eso, en este espacio hago un reconocimiento a todos ellos: a los integrantes de la gran familia Cámara de Pereira».

RECORRIDO POR LAS AULAS. «… para votar en las elecciones que tendrán lugar mañana jueves 17 de mayo de 8:00 am a 6:00 pm, a través del Software de Votación…».
Lo que siempre he dicho acerca de las páginas webs de las instituciones educativas: están bien q

ue sean manejadas por personas expertas en programación, pero bueno sería que algún profe de español se asomara por la oficina de programación, para revisar y no dejar pasar errores tan simples como los de esta cita. Las abreviaturas, por ejemplo, deben llevar punto y espacio entre ellas: «a. m.»; «p. m.»; no hay justificación de las mayúsculas de la expresión «software de votación», y hubiera sido mejor: «mediante el programa de votación».

LA RUMBA. «Ellos sostienen que la “rumba” empieza a media noche…» El Diario.
Algunos autores, cuando se dan con una palabra no muy clásica, desconfían de que esté en el Diccionario y en vez de buscarla pues resuelven el caso con comillas dobles. En el caso de la rumba, si somos juiciosos, la encontramos la palabra en el Diccionario con el significado de «parranda». Además, nos dice el Diccionario que se trata de una palabra en uso en las Antillas y en varios países con costa en el Atlántico. También existe el verbo rumbear con los significados de ‘bailar la rumba’ y ‘andar de parranda’.
taller95@yahoo.es

Agencia EFEFundéu - BBVAFUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE
pódcast, adaptación al español Recomendación urgente del día

El término pódcast, con tilde, es la adaptación de podcast, emisión o archivo multimedia, en especial de audio, concebido fundamentalmente para ser descargado y escuchado en ordenadores o en reproductores portátiles.

En los medios de comunicación es muy habitual encontrar frases como «El de Andreu Buenafuente y Berto Romero es el podcast de humor más escuchado de España» o «Los podcast transportarán a los oyentes a distintas partes del mundo, desde los campos de nieve de Alaska hasta las bulliciosas calles de Nueva Delhi».

La voz inglesa podcast se ha formado por acronimia a partir de la marca iPod, uno de los reproductores portátiles más populares, y el término broadcast (‘emisión’ o ‘transmisión’).

Se trata de un término que admite una fácil adaptación a la ortografía del español: pódcast, con tilde en la o, ya que su pronunciación es llana. Su plural es invariable (un pódcast / varios pódcast), como el de la palabra test.

Por tanto, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «El de Andreu Buenafuente y Berto Romero es el pódcast de humor más escuchado de España» y «Los pódcast transportarán a los oyentes a distintas partes del mundo, desde los campos de nieve de Alaska hasta las bulliciosas calles de Nueva Delhi».

En el caso de preferir el término inglés, se recomienda escribirlo en cursiva o entrecomillado, si no se dispone de este tipo de letra, y manteniendo la forma del plural inglés, podcasts.

Acerca de Revista Corrientes (1942 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas