Al instante

Martes de la luenga lengua: Edila, mantener, sintaxis, esperar

Recopilación y apuntes de Oscar Domínguez G.

Imagen Dinero

 

FUNDACIÓN PARA EL ESPAÑOL URGENTE

 

El apodo del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera es el Chapo, escrito con el artículo en minúscula y sinnecesidad de comillas ni cursiva.

En los medios de comunicación se aprecia vacilación respecto a la grafía de este apodo: «Juicio contra El Chapo», «¿Qué papel jugarán los Zambada en el juicio de “El Chapo” Guzmán?» o «Rechazan el último intento de ‘El Chapo’ Guzmán de posponer su juicio».

De acuerdo con las normas de la Ortografía de la lengua española, el artículo que precede a los apodos se escribe en minúscula. Esta misma obra señala que, precedido de las preposiciones de, este artículo forma contracción: al Chapo del Chapo, no a el Chapo ni de el Chapo.

Por otra parte, se recuerda que no es necesario destacar esta clase de denominaciones alternativas con comillas ni cursiva, salvo que estas se encuentren entre el nombre de pila y el apellido: Joaquín «Chapo» Guzmán. Las comillas no son necesarias, en cambio, en el Chapo Guzmán, pues el apodo no está entre el nombre de pila y el apellido, sino antepuesto tan solo al apellido.

Así pues, en los ejemplos iniciales lo adecuado habría sido escribir «Juicio contra el Chapo», «¿Qué papel jugarán los Zambada en el juicio del Chapo Guzmán?» y «Rechazan el último intento del Chapo Guzmán de posponer su juicio».

 

Por que, coma e ‘y’, CDT / El lenguaje en el tiempo

Por: Fernando Ávila/EL TIEMPO

 

Leí esto: ‘Renuncio para trabajar por que Bogotá no regrese al pasado’. ¿No se escribe ‘porque’?

 

Pregunta: Leí este titular: “Renuncio para trabajar por que Bogotá no regrese al pasado”. ¿No se escribe “porque”, pegado?, Javier Aníbal Cortés.
Respuesta: Se escribe “porque”, pegado, cuando es conjunción causal, es decir, cuando responde a la pregunta ¿por qué?, “Renuncio, porque no me aumentan el sueldo”. Y se escribe “por que”, separado, cuando es conjunción final, es decir, cuando responde a la pregunta “¿para qué?”, como sucede efectivamente en el ejemplo citado.

En la práctica se prefiere, en este último caso, “para que”, que tal vez no se usó por la cercanía de otro “para”. Opción: “Renuncio para trabajar en pro de que Bogotá no regrese al pasado”.

Coma e ‘y’

Pregunta: ¿Antes de la ‘y’ puede ir coma?, A. P.

Respuesta: Puede ir, como se ve en este ejemplo: “Yatra escribió la canción, y a Vives le robaron el beso”. Sin la coma que separa las dos frases, alguien podría entender que la primera frase es “Yatra escribió la canción y a Vives”, es decir, Yatra escribió dos cosas, la canción y (¿una carta?) a Vives.

La puntuación correcta exige una coma antes de la conjunción ‘y’, “Yatra escribió la canción, y a Vives le robaron el beso”. 

Entonces, preguntará usted, ¿dónde queda la norma de marras según la cual “donde va la ‘y’ no va la coma”? En realidad, la norma es: “Donde va la ‘y’ no va la coma enumerativa”, “Oí a Yatra, Vives, Fonseca y Balvin”, pero puede ir cualquier otra coma, por ejemplo, la ya dicha, que separa dos frases completas, “James anotó gol, y Zidane se mordió la lengua”; la explicativa, “Pipe Bueno, el cantante, y Amparo Grisales, la actriz, se entienden muy bien” (el inciso “el cantante” debe ir entre comas explicativas, como también va “la actriz”), o la vocativa, “Firme el contrato, señor Pérez, y disfrute de nuestros servicios” (el vocativo “señor Pérez”, insertado en la secuencia lógica de la frase, debe ir entre comas).

 

“El desafío consistía en salvarle la vida a la mayor cantidad de personas posibles” (Dinero). Mejor: “… a la mayor cantidad posible de personas”, pues lo que se califica de “posible” no son “las personas”, que no son posibles sino reales, sino “la mayor cantidad”.

“Estos son los Certificados de Depósito a Término, mejor conocidos como CDT’s” (Dinero). Observación: La Ortografía de la lengua española indica expresamente que no se debe pluralizar con apóstrofo y ‘s’, como CD’s, ONG’s, CDT’s, así se diga, en el lenguaje oral, “cedés”, “oenegés”, “cedetés”. Siglas y símbolos son invariables, “un CD” y “muchos CD”, “una ONG” y “varias ONG”, “un CDT” y “cincuenta CDT”.

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria @fernandoavila52

 

 

Taller del Idioma, exceso de comillas/EL DIARIO, de Pereira

 

Abel Méndez

EXCESO DE COMILLAS. «… la jornada transcurrió tal como estaba prevista: un “pinchazo” que se solucionó con la ayuda del “carro escoba” y una acción estratégica para que una bicicleta, “disfrazada” como carroza […] Los disfraces, empezando por el “Supermán” representado por el secretario de Deporte y Recreación…». Comunicado de prensa.

Los redactores deben acostumbrarse a trabajar con el libro de Ortografía de 2010 y el Diccionario de 2014. No hacerlo produce esta explosión de comillas como las de la cita. Por ejemplo, el redactor, al escribir la palabra «pinchazo», creyó que no existía en el Diccionario y aportó su primer pinchazo. Le pasó lo mismo con el llamado «carro escoba» y la bici disfrazada que por nombrarlos así no tienen razón de ser las comillas. Termina la danza de las comillas al comunicar que el secre de Deporte y Recreación vestía como Supermán. Acabo de poner dos cascaritas: «bici» y «secre» sin comillas, aunque muchos no sepan que están en el Diccionario.

EL PORQUÉ. «Esto obligó a realizar un estudio exhaustivo, del por qué se fueron estos estudiantes de los colegios». El Diario.
En esta cita el redactor quiso usar el sustantivo «porqué» y hasta le puso el artículo en la contracción «del», pero no le dio al separar las dos sílabas del sustantivo. No cuadra el sustantivo allí y se debe hacer otro giro: «Esto obligó a realizar un estudio exhaustivo de las causas por las que se fueron estos estudiantes de los colegios».

MISCELANEA «… no duda en identicar a los defensares del aborto con aquellos personajes, tan comunes entre nosotros, que se valen o contratan sicarios». El Diario.
Aquí se nota un descuido en el que hemos caído muchos redactores. Antes de mandar la columna al jefe de redacción debemos darle a nuestro trabajo una o dos lecturas para encontrar daños que nos hacen ver como descuidados. Leamos la cita y encontramos que las palabras «identificar» y «defensores» que están mal escritas. Les queda de tarea. Señalo otro error: «… aquellos personajes, tan comunes entre nosotros que se valen de sicarios o los contratan».

 

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA por Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com (en La Patria, de Manizeles)

Edila, mantener, sintaxis, esperar

En la frase estudiada, sobra el término femenino, porque en ella, ‘ediles’ abarca los dos géneros.

En épocas que son ya sólo historia, ‘alcaldesa’ se le decía únicamente a ‘la esposa del alcalde’. Hoy, ‘alcaldesa’ es “la mujer que desempeña el cargo de alcalde”, porque la desinencia ‘-esa’ “aparece en algunos sustantivos femeninos de cargo o dignidad”, por ejemplo, ‘baronesa’, ‘duquesa’, ‘condesa’, ‘abadesa’. El sustantivo ‘lideresa’ (femenino del anglicismo ‘líder’-1970), aceptado ya por la Academia de la Lengua (2001), no expresa la idea de cargo o dignidad, sino la condición de una mujer que es seguida por un grupo de personas en alguna campaña, empresa o movimiento político. Consecuencia de esto, alguien inventó el término ‘edilesa’, que copió el redactor del siguiente informe de LA PATRIA: “Una fiesta nacional se vivió en la instalación del XII Congreso Nacional de Ediles y Edilesas…” (Público, 26/10/2018). El terminacho puso a pensar a algunos ex alumnos de la profesora Edith Angélica Bustos C., y con razón, porque desde mediados del siglo pasado El Diccionario tiene como una de sus entradas el término ‘edila’ (feísimo), con esta acepción: “Mujer miembro de un ayuntamiento”. En la edición de 1956 (XVIII), a la definición le agrega “Concejala”. Y desde la del 2001 (XXII) la misma fuente observa: “Para el femenino, úsase también la forma ‘edil’”. ¡Bravo, bravísimo! Como, digo yo, ‘la presidente’, ‘la vicepresidente’, ‘la juez’, ‘la líder’, ‘la concejal’, porque esas terminaciones del género femenino le quitan a la palabra original su fuerza expresiva. Nota: En la frase estudiada, sobra el femenino, porque en ella, ‘ediles’ abarca los dos géneros. En el lenguaje culto, por supuesto. Además, como son nombres comunes, les queda grande la mayúscula inicial. ***

Los verbos transitivos piden siempre un complemento directo o acusativo, verbigracia, ‘a los políticos les gusta mantener sus feudos’. De lo contrario, se convierten en pronominales, caso en el cual, hay que agregar la partícula ‘se’. El redactor de Supimos que… obvió esta norma, y escribió: “Hay que recordar que el docente Juan Carlos Yepes mantiene en ayuno…” (LA PATRIA, 27/10/2018). “…se mantiene en ayuno”, pues, sin el reflexivo ‘se’, la redacción correcta sería ésta: “…mantiene en ayuno a su pobre estómago”. Analice, señor, y verá. Lo mismo se le puede decir a la columnista Beatriz Chaves Echeverri, que redactó de la siguiente manera: “Existe un grupo que inició en los Estados Unidos y se llama…” (Ibídem). ¿Inició qué? Ello es que el verbo ‘iniciar’ es también transitivo, por lo cual, cuando se emplea como pronominal… ¿Será necesario repetir? ***

La embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart, escribió: “Ninguna nación está exenta de vivir situaciones críticas, y es ahí cuando una mano amiga es siempre bienvenida y necesaria” (El Tiempo, 28/10/2018). En esta oración, la falta de sintaxis es evidente, porque, como el antecedente es el adverbio de lugar ‘ahí’, el consecuente tendría que ser ‘donde’. Pero, como no habla de lugar sino de tiempo, pues antes lo había expresado (“…al ayudar a los venezolanas en tiempos de crisis”), el adverbio apropiado tiene que ser el de tiempo, ‘entonces’ (en tal tiempo u ocasión), así: “…y es entonces cuando una mano amiga…”. En la redacción, hay que tener siempre en cuenta que los adverbios son de tiempo, lugar y modo, y que cada uno expresa una idea diferente. Es la lógica de la gramática. ***

Un titular, ‘así de grande’, en LA PATRIA: “La derecha espera por Bolsonaro” (Mundo, 28/10/2018). No sé por qué me recordó este titular la traducción del título de la tragicomedia “En attendant Godot”, de Samuel Beckett: “Esperando a Godot”. Quizás porque es castiza, pues el verbo ‘esperar’, cuando su complemento directo pide ‘determinación’, rige la preposición ‘a’: “La derecha

espera a Bolsonaro”. ‘Esperar por’, redactores de LA PATRIA, es la traducción literal del inglés ‘to wait for’, que, por supuesto, el castellano rechaza. Y ustedes deberían hacerlo también

 

En pocas palabras (De la revista El Malpensante)

“La coma, esa puerta giratoria del pensamiento”, Cortázar.

“Punto y coma: colmo de la cursilería; oponerse siempre”, Gérard Genette.

“Provisoriamente, no me interesa la ciencia ficción, ni la literatura infantil, ni la puntuación”, Francis Bacon.

“Kurt Vonnegur dijo que Hemingway se suicidó poniendo punto final a su vida porque “la vejez se parecía demasiado a un punto y coma”, Carlos Álvarez Cárriga.

“Los dos puntos abren la boca: ¡ay del escritor que no sepa saciarla!”, Karl Kraus.

 

Acerca de Revista Corrientes (2674 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas