Al instante

Martes de la luenga lengua: Deleznable, servir, inhalar, acorde

Recopilación de Oscar Domínguez

Imagen traducciones agora.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA por Efraim Osorio López

 

Y el mundo entero sabe que esa dictadura la sufren los venezolanos desde finales del siglo XX, y, por lo visto, cada día se hace más fuerte y despótica.

 

El señor presidente de los colombianos se expresó de la siguiente manera: “…y prendan las alertas sobre una crisis migratoria que ha sido detonada por una dictadura deleznable” (LA PATRIA, Mundo, 11/9/2018). ¡Ojalá! Sí, ¡ojalá la dictadura de Maduro fuera ‘deleznable’! Ya habría desaparecido. Ello es que ‘deleznable’ es un adjetivo que califica todo aquello que es ‘de poca resistencia, sin sustancia, sin valor, que se deshace fácilmente; frágil, delicado; poco duradero, pasajero, inestable, inconsistente’. Y el mundo entero sabe que esa dictadura la sufren los venezolanos desde finales del siglo XX, y, por lo visto, cada día se hace más fuerte y despótica. Y esta es la idea que los adjetivos que la califican deben expresar. Sin embargo, y porque todo hay que decirlo, desde su XXII edición (2001), El Diccionario le asigna a ‘deleznable’ como primera acepción la siguiente: “Despreciable, de poco valor”. ‘De poco valor’, por supuesto; pero, ¿‘despreciable’? Lo dudo, porque, de todos los sinónimos que los diccionarios especializados le dan al adjetivo ‘deleznable’, ‘despreciable’ no es uno de ellos. Como tampoco se encuentra ‘deleznable’ dentro de los sinónimos que los citados diccionarios dan de ‘despreciable’, cuya definición es ésta: “Digno de desprecio” (‘desestimación, falta de aprecio; desaire, desdén’). Por todo esto, la dictadura de Maduro no se puede calificar de ‘deleznable’. ¿Confundiría el presidente ‘deleznable’ con ‘detestable, aborrecible’? ***

 

El verbo ‘servir’ (transitivo o intransitivo) ‘sirve hasta para remedio’, quiero decir que son muchas las formas en que se emplea, por ejemplo, ‘servir los aperitivos’, ‘servir de mediador’, ‘servir en un consultorio’, ‘servir para algo’, ‘servirse uno mismo’, etc. Se usa también, como verbo transitivo, para expresar lo que se hace en favor o beneficio de alguien, caso en el cual pide la preposición ‘a’, verbigracia, ‘servirle a la Patria’. El columnista César Montoya Ocampo obvió esta norma en la siguiente información de su artículo sobre el Partido Conservador: “Los pereiranos de importancia nacional empezaron sirviendo la ciudad”. (LA PATRIA, 13/9/2018). “…sirviendo a la ciudad”, es decir, haciendo algo por ella en posiciones administrativas. Considero que este error se deba a la influencia malsana de los construcciones para mí equivocadas de ‘visité Manizales’, ‘conocí Bogotá’, y que la Academia de la Lengua acepta, no sé por qué. Influencia que seguramente llevó a la periodista María Isabel Rueda a redactar esta pregunta así: “¿EE. UU. considera Venezuela un problema de seguridad nacional?” (El Tiempo, entrevista al embajador Whitaker, 17/9/2018). Interrogación cacofónica como la que más: castiza y armoniosa, de este modo: “¿Considera EE. UU. a Venezuela un problema de seguridad nacional?”. La preposición ‘a’ es en esta pregunta indispensable para determinar el complemento del verbo ‘considerar’. Y a los entrevistadores –¡qué lástima!– se les olvidó el arte de formular correctamente las preguntas. ***

 

Una estadística publicada por El Tiempo (13/9/2018) sobre el consumo de drogas en colegios públicos y privados: “Han inalado cocaína (2.7 %)”. El verbo ‘inalar’ no existe. ‘Inhalar’, sí, del latín ‘inhalare’ (‘soplar sobre o en, exhalar olor, oler’), y significa “aspirar voluntaria o involuntariamente, ciertas sustancias, como gases, partículas, vapores, etc.”. Es muy posible que al redactor se le haya quedado la ‘hache’ en el teclado –que esto nos sucede con frecuencia–, pero, infortunadamente, así quedó impreso por toda la eternidad. ***

 

De un editorial de El Tiempo: “…se les impongan tributos acorde con el daño que ocasionan a la salud…” (Motos que contaminan, 13/9/2018). ‘Acorde’ no es adverbio (parte invariable de la oración), es un adjetivo calificativo (variable, generalmente, en género y número), por lo cual tiene que concordar en número con el sustantivo ‘tributos’, así: “…tributos acordes con…”. Elemental. Nota: En música, ‘acorde’ es un sustantivo, “conjunto de tres o más notas musicales que armonizan”.

Hippie / El lenguaje en el tiempo

Fernando Ávila (El Tiempo)

A Paulo Coelho se le habían subido los humos en sus últimas novelas. Era el hombre más importante del cotarro. Ahora, con su nuevo libro, Hippie, vuelve a ser humilde. Es un muchacho de veintipocos años en plan de aprender, de conocerse a sí mismo, de hacer el viaje que le permita descubrir su alma.

Repite la línea narrativa de sus dos más grandes éxitos, El alquimista y El peregrino de Compostela. En el primero viaja a conocer las pirámides de Egipto, y en el segundo hace el mismo recorrido que los peregrinos medievales para llegar al santuario del apóstol Santiago. En Hippie, va a Katmandú, capital de Nepal.

Mucho inglés en cursiva, hippies, jeans, snob, marketing, palabras ya adaptadas al español, jipis, yines, esnob, mercadeo, o traducibles, como shock, que puede cambiarse con ganancia semántica por choque emocional. También hay algo de turco, yogurt, que en español es simplemente yogur, y de francés, escargots, en el idioma de Cervantes, caracoles.

Cursivas innecesarias, en vocablos ya registrados en el Diccionario de la lengua española, como autostop…

Frases mejorables

Agencia EFEFundéu - BBVA

www.fundeu.es
Fundación del español urgente

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

el agua, el águila: lay el ante nombres femeninos

Recomendación urgente del día

Ante las dudas que surgen a menudo en el uso de artículos y adjetivos con los sustantivos femeninos que empiezan por a tónica, se ofrecen a continuación una serie de claves.

1. Cuando el artículo determinado va inmediatamente antepuesto a un nombre común, este adopta casi siempre la forma el en lugar de la: el águila, el hacha. Esa regla no se aplica si se intercala otro elementoentre el artículo y el nombre, por lo que es la atroz hambre y no el atroz hambre.

2. La hache muda, como se comprueba en los ejemplos anteriores, no impide que se adopte la forma el.

3. Eso no convierte la palabra en masculina, por lo que los adjetivos y otros elementos siguen concordando en femenino: el aula magna, el arma blanca, con toda el alma, el agua de la que depende el pueblo está contaminada.

4. Los plurales conservan la forma las: las águilas, las hachas, las anclas, las armas, las aulas.

5. Mantienen el artículo la los nombres de letras (la hache), los de persona (la Ana de la que hablé) y cierto número de voces de reciente incorporación que se refieren a personas (la árbitra, la árabe).

6. En los diminutivos de estas voces la a inicial no es tónica, por lo que van precedidas de la (la agüita, la hachita), al igual que en composiciones como la aguanieve.

7. Con un, algún y ningún se admiten ambas posibilidades: un acta o una acta, algún acta o alguna acta, ningún hambre o ninguna hambre.

8. No alternan en cambio otro, todo, mucho, poco, demasiado, ni los demostrativos, por lo que lo adecuado es esta ave, toda área, poca agua, otra habla.

9. En las siglas, es preferible emplear el artículo que corresponde al desarrollo: la APA, pues es la asociación de padres de alumnos, pero el ALCA, ya que es el Área de Libre Comercio de las Américas.

10. Esta regla solo se aplica al artículo que va ante sustantivos, no ante adjetivos, adverbios ni preposiciones: la árida llanura, la agria polémica, la antes ama de casa, la hasta ayer diputada.

11. Si la a inicial no es tónica, se siguen las normas generales: aceite es una voz masculina y será el aceite y los aceites, mientras que harina es una voz femenina y será la harina y las harinas. Las palabras azúcararte son casos excepcionales de concordancia que presentan diversas peculiaridades.

 

Foto: ©FundéuBBVA

Ver más
Si eres usuario de Telegram ahora puedes recibir cada día nuestra recomendación lingüística en tu dispositivo móvil. Busca el canal #recoFundéu y suscríbete.
RSS Facebook Twitter Google +
Acerca de Revista Corrientes (2504 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas