Al instante

Martes de la luenga lengua: Bozal-libertad de expresión, tortuoso-a, cuyo-a, relación

Por Efraim Osorio López, La Patria, Manizales

Imagen elplaneta.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

¿Es la libertad de expresión sólo para los que ofenden, no para el ofendido?

 

De ‘bozal’, don Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana, dice, entre otras cosas, lo siguiente: “También es bozal cierto frenillo que ponen a los perros y a los demás animales para que no puedan morder, y a los terneros de leche para que no pazcan”. La Academia de la lengua lo define así: “Aparato, comúnmente de correas o alambre, que se pone en la boca a los perros para que no muerdan”. ¿Lo emplearía con este significado el columnista Alejandro Samper Arango en el titular de su columna, “Un bozal para el senador Mejía”? (LA PATRIA, 5/1/2019). Tal vez no, porque por el contexto del artículo se infiere que el bozal hay que ponérselo al senador para acallarlo, para que no hable, para que no ‘ladre’: “Esta semana, Mejía ladró porque en el carnaval Negros y Blancos (…) hicieron unas enormes caricaturas del presidente Iván Duque como títere de Uribe”. ¿Para quiénes es, entonces, la libertad de expresión? ¿Es la libertad de expresión sólo para los que ofenden, no para el ofendido? ¿Es la libertad de expresión sólo para los que calumnian, no para el calumniado? ¿Es la libertad de expresión sólo para quienes insultan, no para su víctima? Muy conveniente, ¿no? ***

 

El diccionario de María Moliner define el adjetivo calificativo ‘tortuoso-a’ de esta manera: “Aplicado particularmente a un camino o cosa semejante, torcido; tal que sigue una línea zigzagueante. 2. Se aplica a la persona que emplea procedimientos indirectos y no claros o confesados para conseguir su objeto, así como a su conducta y procedimientos”. Sus sinónimos son ‘laberíntico, torcido, sinuoso, serpentino; astuto, taimado, solapado, hipócrita, disimulado’. Procede del adjetivo latino ‘tortus-a-um’ (‘torcido, retorcido’) a través del también adjetivo latino ‘tortuosus-a-um’ (‘que tiene o da muchas vueltas, sinuoso, de muchos rodeos; embrollado, enmarañado’). De todos estos datos podemos deducir que dicho adjetivo está mal empleado en la siguiente oración: “Los trayectos, en tacones o zapatos estrechos, harán tortuosa su estadía en los eventos de la Feria” (LA PATRIA, destacado, Salud, 6/1/2019). Una ‘estadía’ en algún lugar puede ser ‘penosa, fastidiosa, insoportable’, pero, de ninguna manera, ‘tortuosa’. Este adjetivo dejémoslo para los trayectos que cumplen las condiciones arriba anotadas, y para ciertos personajillos, que, con sus actuaciones oscuras, sólo buscan desestabilizar un gobierno bueno y bien intencionado. ***

 

El adjetivo relativo ‘cuyo-a’, que indica posesión (‘caso genitivo’), viene del genitivo del adjetivo relativo latino ‘cujus’ (‘cuius’ – ‘de quien, del cual, de la cual’) y concuerda, no con el antecedente, sino con la cosa poseída, por ejemplo, ‘hablábamos de Medardo, cuya residencia era la calle’. En la siguiente muestra, aunque creo que se debió a un error de digitación o a un cabeceo involuntario, la falta de concordancia entre el adjetivo y la cosa poseída es patente: “…sobresalientes ciudadanos de remotas regiones, cuyo única mancha parece haber sido la de ser voceros de sus comunidades en justos reclamos…” (Eje 21, Augusto León Restrepo, 11/1/2019). “…cuya única mancha…”, porque en nuestro idioma este adjetivo concuerda con lo poseído en género y número. Nota: Hasta la vigésima segunda edición de su diccionario, la Academia de la Lengua le daba el nombre de ‘pronombre relativo’ a ‘cuyo-a’. En la última, vigésima tercera, enmendó, y lo llama ‘adjetivo relativo posesivo’. Como debe ser. ***

 

‘Sesquipedal’ o ‘sesquipedálico-a’ (del latín ‘sesquipedalis’ – de pie y medio) es un adjetivo que califica irónicamente una palabra o un discurso largo o ampuloso. Como ejemplo, la palabra ‘relacionamiento’ en la siguiente frase: “…como el aumento salarial y de ampliar su relacionamiento constructivo con los nuevos retos del mundo laboral” (El Tiempo, Alicia Arango Olmos, ministra de transporte, 12/1/2019). Y la califico así, porque constituye un alargamiento innecesario del término ‘relación’, que expresa la misma idea, a saber, la “conexión, correspondencia de una cosa con otra”. Por esta razón, no se encuentra en los diccionarios. ***  

Acerca de Revista Corrientes (3442 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas