Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen abc.es

Gazapeta de Sófocles. (El Espectador, donde publica su columna  hace 26 años. .

 

El hipocorístico

«Con centro comercial en campus de Las Vegas el “Poli” busca plata». El colombiano.

Dejo en claro que los apodos perdieron las comillas hace siete años y un mes. Eso lo he dicho ene mil veces, pero parece que a los nuevos redactores que hay en el país, el libro Ortografía de la lengua española de 2010 les resbala y no han tenido tiempo de hojearlo ni de ojearlo para darse cuenta de los cambios que la Real Academia Española ha tenido a bien aplicar en la ortografía.

El hipocorístico, palabra rara para algunos, es un nombre cariñoso de alguien o de algo formado por algunas letras del nombre real o de pila con el que se conocen personas y entidades: Chila por Cecilia; Nacho por Ignacio; también se le dice la Nacho a la Universidad Nacional y Poli al Politécnico Jaime Isaza Cadavid de Medellín. El nombre propio y el hipocorístico no comparten renglón aclaratorio, como sí lo comparten el nombre de pila y el apodo o alias, nunca el hipocorístico ha ido entre comillas: «Estuvimos en la fiesta con Juampa, como le gusta que le digamos».

Los diez mejores

«Es el caso del colegio Seminario Corazonista de Marinilla, el único del top 10 que no está ubicado en el Valle de Aburrá». El Colombiano.

Dudo de que todos los lectores entendieron qué significa el top diez. Este servidor quedaba gringo cuando empezaron a decir nuestros periodistas que determinada acción estaba en el top tal. Pronto deduje que se trataba de uno de los mil y pico de anglicismos innecesarios en nuestro idioma en el que podemos decir «los diez mejores».

Feliz cumple

Hoy esta columna está cumpliendo 26 años desde que don Alfonso Cano Isaza (q. e. p. d.) confió en este servidor para continuar la labor de Argos, y aunque estuvo guardada durante tres años al final del siglo pasado, gracias al actual director, Fidel Cano Correa, que la resucitó en octubre del 2000, ha podido llegar a esta cantidad de años en la que incluyo los tres de receso. Gracias a los lectores juiciosos y a los contradictores que por ambas clases me esfuerzo.

gazapera@gmail.com

Online

Fundación para el Español Urgente

El término inglés online puede traducirse por conectado, digital, electrónico, en internet o en línea, según el contexto.

Online (a veces escrito también on line y on-line) se emplea para referirse al hecho de estar conectado a una red de datos o de comunicación y para indicar que algo está disponible a través de internet.

Así, en los medios de comunicación es muy frecuente encontrarlo en frases como «El fundador del portal de ventas ‘on line’ ha acordado comprar por 250 millones de dólares el periódico», «Aunque mantendrá la edición impresa del diario, el periódico en su versión online adquirirá mucha más importancia» o «La banca online calienta la guerra de los depósitos».

Sin embargo, en estos ejemplos podría haberse optado por los equivalentes españoles digitalconectado, en internet y electrónico: «El fundador del portal de ventas en internet ha acordado comprar por 250 millones de dólares el periódico», «Aunque mantendrá la edición impresa del diario, el periódico en su versión digital adquirirá mucha más importancia» y «La banca electrónica calienta la guerra de los depósitos».

Se recuerda, además, que offline (también off line y off-linepuede traducirse por desconectado, y que cuando se prefiera mantener las formas inglesas online y offline, ambas deben escribirse en cursiva, o entrecomilladas si no se dispone de este tipo de letra.

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA  por  Efraim Osorio López (La Patria, de Manizales)

 

eolo1056@yahoo.com 

Qué-que, forzar, sino-si no, cualesquier 

Pero en la frase corregida por el corresponsal el ‘que’ no es exclamativo, por lo cual no lleva  tilde. 


Un asiduo corresponsal de la sección “La Voz del lector” de LA PATRIA escribió: “¡Qué viva México! Esta exclamación no lleva tilde en la primera palabra, error notable que aparece en la página 19 del 9 de enero” 
(Un lector, 17/1/2018). Extrañamente, en Nota de la Dirección, su redactor le contestó; “Sí lleva tilde, pues es una frase exclamativa”, y funda su afirmación en la doctrina de la Academia de la Lengua: “Dice el diccionario: “Las palabras qué, cuál/es, quién/es, cómo, cuán, cuánto/a/os/as, cuándo, dónde y adónde son tónicas y se escriben con tilde diacrítica…” cuando son exclamativas o interrogativas. Norma irrebatible, por ejemplo, en estas frases: “¡qué días tan fríos!”“¿qué le respondió a su pregunta?”. Pero, y ahí está el quid de la equivocación, en la frase justamente corregida por el corresponsal el ‘que’ no es exclamativo, por lo cual no lleva tilde. Es una conjunción ilativa, que precede a una frase sin antecedente, o, mejor, con éste, pero tácito, por ejemplo, quiero gritar’ “¡que viva México”! En esta exclamación, la conjunción ‘que’ no lleva tilde. Sin ninguna duda. *** 

  

En su columna de El Tiempo, el hermano Andrés Hurtado García cita estas palabras del senador Álvaro Uribe Vélez: “Yo no sé por qué forzan todo esto” (22/11/2017). Lo corrige, por supuesto: ‘no es ‘forzan’, sino ‘fuerzan’, y añade: “La conjugación del verbo forzar es muy sencilla y es igual a la del verbo ‘pensar’…” (16/1/2018). No reflexionó debidamente el muy apreciado hermano Andrés, porque, aunque ambos verbos, ‘forzar’ y ‘pensar’, pertenecen a la segunda clase de los verbos irregulares, según la clasificación tradicional, sus conjugaciones siguen modelos diferentes, así: el verbo ‘pensar’ se conjuga como ‘acertar’, pues “muda la ‘e’ acentuada de la raíz en el diptongo ‘ie (‘pienso, piensas, piensa (…), piensan’; ‘piense, pienses, piense (…), piensen’; ‘piensa tú’). Y el verbo ‘forzar’, como ‘volar’, ya que “muda la ‘o’ de la raíz en el diptongo ‘ue’” (‘fuerzo, fuerzas, fuerza (…), fuerzan’; ‘fuerce, fuerces, fuerce (…), fuercen’; ‘fuerza tú’).  Además, ‘forzar’ cambia la ‘zeta’ por ‘ce’ cuando precede a la vocal ‘e’, como se ve en el presente de subjuntivo.***  

Muchas veces he escrito sobre la elemental diferencia que hay entre la conjunción adversativa ‘sino’ y la locución condicional negativa ‘si no’, pero muchos redactores las confunden tiro por tiro. Por ejemplo, la columnista Beatriz Chaves Echeverri empleó la locución en lugar de la conjunción, no una, ‘sino’ dos veces, en su artículo del 20 de enero de 2018. Así: “El documento también busca poner en evidencia no solo los errores, si no la manera de enmendarlos…” “…de un colegio en Bolivia que no evalúa a sus estudiantes por su conocimientos si no por parámetros diferentes” (LA PATRIA). En las dos muestras, evidentemente, se requiere la conjunción, puesto que en ellas ésta indica la oposición de dos conceptos diferentes. Los siguientes ejemplos ilustran lo expuesto: “Si no hacemos esto ya, perderemos una buena oportunidad”. “No hagamos esto sino aquello”. La confusión se debe, siempre lo he creído, a la pronunciación folclórica y equivocada de la conjunción ‘sino’ (‘sinó), que convierte en aguda una palabra grave. ¡Grave! ***.  

Al folclorismo se debe también el uso equivocado de ’cualesquier’ (apócope del plural del pronombre indefinido ‘cualquiera’ – ‘cualesquiera’) en lugar de su singular ‘cualquier’. Lo empleó así el columnista Augusto León Restrepo en esta advertencia: “Y tengan la seguridad de que cualesquier cosa que decida…” (LA PATRIA, 17/1/2018), frase en la que ‘cualquier’ es adjetivo, puesto que con él califica el término ‘cosa’, “cualquier cosa que decida”. Y esto, sin mencionar la frase del mismo artículo “No es si no ver las exaltadas reacciones de los obtusos taurinos…”, en la que comete el mismo error, ‘si no’ por ‘sino’, de la columnista mencionada en el párrafo anterior: “No es sino ver las exaltadas reacciones…”, así. ¡Ah, la pronunciación!  

 

Acerca de Revista Corrientes (2472 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas