Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilacón y apuntes de Oscar Domínguez

Castellano sin errores. Foto enterat.com

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Halloween: claves de redacción

Recomendación urgente del día

Con motivo de la festividad de Halloween, se ofrecen algunas recomendaciones sobre términos y expresiones relacionados con esta celebración.

1. Halloween, con inicial mayúscula

Según la Ortografía de la lengua española, los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de festividades, ya sean civiles militares o religiosas, se escriben con inicial mayúscula. Por lo tanto, la fiesta de Halloween, que es la contracción de la expresión inglesa All Hallows’ Eve y cuyo significado es ‘víspera del Día de Todos los Santos’, se escribe con mayúscula inicial, en redonda y sin comillas.

2. Día de Todos los Santos, Día de los Muertos…

Del mismo modo, se escriben con iniciales mayúsculas en todos los elementos significativos las denominaciones Día de Todos los SantosDía de los MuertosDía de las ÁnimasConmemoración de los Fieles Difuntos y Noche de Brujas.  

 3. Trick or treat puede ser truco o trato

Truco o trato es la traducción más asentada de la expresión inglesa trick or treat, que usan los niños cuando van casa por casa pidiendo dulces la noche de Halloween. Aunque hay otras traducciones posibles y con uso  (como dulce o trucodulce o travesura…), truco o trato y otras fórmulas como treta o trato tienen la ventaja de la semejanza o paronimia fonética con el original.

En México se emplea la expresión pedir calaverita, ya que los niños esperan recibir dulces con forma de calavera.

4. Zombi, mejor que zombie

Uno de los disfraces habituales en esta festividad es el de zombi, plural zombis. Esta adaptación al español es preferible a las formas zombie y zombies, propias del inglés.

5. Hombre lobo, en minúscula y en dos palabras

El nombre de esta criatura legendaria, también conocida como licántropo, se escribe en minúscula, separado y sin guion. En lo referente al plural, existen dos opciones: hombres lobo u hombres lobos, y para formar el femenino, puede utilizarse la forma mujer loba.

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

Efraim Osorio, La Patria, de Manizales

El verbo ‘perdurar’ es intransitivo. ¿Sabe usted, señor Piñeros, qué significa esto? Quiere decir, le recuerdo, que no tiene complemento directo, a saber, que su acción no recae directamente sobre personas o cosas. En román paladín, nadie ni nada puede ‘perdurar’ nada: las personas o cosas, simplemente, ‘perduran’. ‘Consolidar’ sí es transitivo, por lo cual pide, en la oración, un complemento directo. El periodista Argemiro Piñeros cita, aunque sin comillas, al señor John Mario González en esta afirmación: “Uribe sí ha podido consolidar en el país que es un líder político que ha perdurado por un tiempo sus postulados…”. (LA PATRIA, 16/10/2017). Esta frase -descuidada como pocas- debió ser corregida de principio a fin, por ejemplo, de la siguiente manera: “Uribe sí ha podido consolidar en el país la idea (o la opinión o la percepción) de que sus postulados han perdurado en el tiempo”. Así, el verbo ‘consolidar’ tiene su complemento directo, ‘la idea’, y el verbo ‘perdurar’ conserva intacta su naturaleza de intransitivo. Como debe ser.
* * *
Y, hablando de verbos intransitivos, tropecé con la siguiente afirmación del señor Guillermo Orlando Sierra: “El verbo mentir es reflexivo” (LA PATRIA, 20/10/2017). No, señor, este verbo no es, por naturaleza, ‘reflexivo’, sino intransitivo. Que puede ser reflexivo, sí, pero esto son otros cinco pesos, porque no todos los verbos intransitivos pueden convertirse en reflexivos o pronominales, como ‘perdurar’ -uno no puede ‘perdurarse’-. En cambio, los verbos transitivos sí, porque su acción puede recaer en el sujeto que la ejecuta: uno puede ‘matar’ o ‘matarse’, ‘herir’ o ‘herirse’, ‘insultar’ o ‘insultarse’, etc. ¿Habrá excepciones? Lo ignoro. El verbo ‘mentir’ puede ser pronominal, porque uno puede ‘mentirse’ a sí mismo, es decir, ‘meterse mentiras’, cosa que hacemos con frecuencia, muchas veces, para excusar nuestras ‘metidas de pata’. ¿O no?
* * *
Más de lo mismo: El columnista Alejandro Samper Arango escribió: “…las drogas y el resentimiento afloraban lo peor de algunos integrantes del grupo” (LA PATRIA, 21/10/2017). “¿Hacían ver?”. El verbo ‘aflorar’ es intransitivo, por lo cual, como se explicó arriba, no puede tener complemento directo, en este caso, ‘lo peor’. Sus sinónimos son ‘asomar, surgir, orillar (arrimarse a la orilla), exultar’; como transitivo, ‘acribar, cerner’, pues significa también “cerner la harina o cribar los cereales para obtener la flor”, pero ésta, evidentemente, no es la idea que quiso expresar el señor Samper, quien, en el mismo artículo, escribió: “Para algunos de ellos, me dijo, el imaginario que manejan es que vale la pena morir o matar por los colores de un club”. Se refería a los barrabravas. ‘Imaginario’, de acuerdo con la novísima definición que le da El Diccionario en su última edición (2014), es, en Psicología, una “imagen simbólica a partir de la que se desarrolla una representación mental”. Es, por lo tanto, una operación del entendimiento, razón por la cual, no puede ser ‘manejada’, ya que ésta es una acción manual, material, física, mecánica. En almacenes y oficinas, todo lo ‘manejan’. ¿Por qué gustará tanto este verbo ‘manejar’? ¿No conocen otro? Una muestra más: “La corrupción en política, y, sí, en el fútbol también se maneja tras bambalinas…” (El Tiempo, Mauricio Pombo, 24/10/2017). “Se practica…” o “se ejerce…”. Quizás.
* * *
Un lector, conocedor sin duda de las normas gramaticales tradicionales, pregunta si las siguientes frases son correctas: “Julio Sánchez recién había perdido una figura en su mesa de trabajo”. “Recién cumplió 66 años” (Semana, Rafael Manzano, redactor, 17/10/2017). Según la “Nueva gramática de la lengua española” no son castizas, pues esto enseña: “El adverbio ‘recién’ es aceptado por los participios de muchos verbos transitivos e inacusativos, pero rechazados por los adjetivos, puesto que (…) su interpretación requiere hacer referencia a algún suceso”. Verbigracia, ‘recién llegado’, ‘recién capturado’, ‘recién lesionado’. ‘Recientemente’, es el adverbio apropiado en la primera frase del señor Manzano. Sin embargo, el “Diccionario panhispánico de dudas”, también de la Academia de la Lengua, ‘admite’, aunque como regionalismos, construcciones como éstas: “Mi tía Lola recién tuvo una niña”; “¿No hablabas recién del pragmatismo?”; “En mi habitación recién limpia…”; “Recién ahora que lo recuerdo…”, y otras por el mismo corte. El escritor culto sabrá a qué atenerse.

 

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO

FERNANDO AVILA (Diario El Tiempo)

La palabra quilates se usa para expresar la medida de pureza de los metales, especialmente del oro, “oro de 18 quilates”, y por extensión el ‘grado de perfección’ de alguien, “Es un escritor de muchos quilates”.

En los periódicos se escribe con k, “El mayor diamante bruto del mundo, de 1.109 kilates, fue adquirido por la empresa de joyería británica Laurence Graff” (El Colombiano), y no solo en los nuestros, sino también en los de otros países, “La mujer supuestamente robó un reloj Rolex de oro de 18 kilates” (Miami Herald), incluido España, “La trayectoria del coloso de la joyería y de su piedra más icónica, que pesaba 280’42 kilates sin pulir” (ABC).

Aunque el Diccionario de la lengua española, DLE, 2014, solo registra la forma quilates, con q, y el Panhispánico, DPD, 2005, señala expresamente como errónea la forma kilates, con k, esta versión está validada por el Diccionario de americanismos, 2010, que como se sabe es libro normativo para los 20 países americanos en los que se habla español. Este lexicón registra kilate, como voz usada en México, Chile, República Dominicana y Colombia, para ‘cada una de las
veinticuatroavas partes de peso de oro puro que contiene cualquier aleación de este metal’.

En consecuencia, en adelante no se debe considerar error la escritura kilates,
con k, como lo usan también las joyerías, “Venta de cadenas de oro de 18 kilates”; la orquesta Los Pajaritos de Tacupa (México), uno de cuyos discos se llama 24 kilates de oro; el dramaturgo Carlos Parada, autor de la pieza teatral 24 kilates, y hasta la escritora colombiana Flor Romero, que ganó el premio de Novela Esso 1963 con su obra Tres kilates y 8 puntos.

Ultimátum

Pregunta la lectora Fernanda Rojas por qué se escribe ultimátum con tilde si
se trata de un latinismo, y en latín no hay tildes.

Se tilda porque no es palabra latina, sino española, ultimátum. Otras voces similares de origen latino, pero ya incorporadas a nuestro idioma, son: álbum, critérium, cuórum, currículum, fórum, ídem, ítem, médium, pénsum, referéndum, réquiem, sanctasanctórum, solárium y ultimátum, todas ellas escritas con tilde por ser graves terminadas en m.

En cambio, no han entrado a nuestro idioma, se consideran extranjerismos y no se tildan, pues, como bien lo dice la corresponsal, en latín no hay tildes: ad honorem, ad nauseam, ibidem, in aeternum, in memoriam, post meridiem, quadrivium, totum revolutum, trivium.

Ciclorruta

“Se implementarán 11 km de CicloRuta” (aviso). Mejor, ciclorruta, ya que la r intervocálica suena suave en cicloruta, como en langaruta y viruta. Es preciso duplicarla, para su sonido fuerte, como se hace en telerruta o biorruta. La R intermedia no equivale fonéticamente a la doble r. No por escribir peRa, en vez de pera, se lee perra.

FERNANDO ÁVILA
@fernandoavila52
Experto en redacción y creación literaria

No le tema a los participios

Por Jairo Cala Otero

Existen en español unos verbos únicos que poseen participios dobles. No hay que tener temor al usarlos, aunque parezcan incorrectos a simple vista. Téngase en cuenta que en estos asuntos no vale el parecer, o si a usted le «suena» mal una palabra, o una expresión; o si se ve «fea». Esas son argumentaciones comunes y sin validez, entre muchas personas, para abstenerse de usar formas correctas de escribir y hablar.

 

Primero hay que hacer un repaso elemental de qué es un participio. De otro modo no entenderían, quienes no lo recuerdan, lo que quiero aquí subrayar. ‘Participio: forma no personal del verbo, susceptible de recibir marcas de género y número, que se asimila frecuentemente al adjetivo en su funcionamiento gramatical. En español puede formar tiempos compuestos y perífrasis verbales’. Si nos atenemos a esta definición parece haber confusión todavía. Entonces, digamos que son aquellas palabras verbales que terminan en ado o ido. Pero hay unas de ellas que no precisamente terminan así y, sin embargo, son participios. Veámoslas:

 

Impreso, de imprimir, que también tiene un participio irregular, que es imprimido. Sí, imprimido, aunque a usted le parezca un adefesio idiomático. Así lo dicen los gramáticos, y por razones sustentadas lo dirán. Si alguien busca en Internet en el diccionario de la RAE ─para verificar lo que yo digo aquí─ se va a encontrar con que «imprimido» no aparece registrado. Entonces, sacando una ligera conclusión dirá que yo estoy mintiendo, o que, sencillamente, estoy errado. El asunto es que no debe buscarse por el participio (los diccionarios no se usan así), sino por el verbo en infinitivo: imprimir. Junto a esa palabra encontrará un rectángulo azul con la palabra conjugar, a la izquierda. Si se entra allí se despliega la conjugación de ese verbo, y ahí están los dos participios: impreso e imprimido. ¿Quiere verificar? Hágalo. No trague entero. Ejemplos: «Hemos imprimido veinte ejemplares»; «Se habían impreso las copias en papel fotográfico».

 

Freído, del verbo freír, cuyo participio irregular es frito. ‘Ambos se utilizan indistintamente en la formación de los tiempos compuestos (He freído / he frito) y de la pasiva perifrástica (es freído / es frito), aunque hoy es mucho más frecuente el empleo de la forma irregular: «Le he frito también un par de huevos»; «Aparte se habrá freído el tomate con cebolla, todo muy despacio y removiendo bien».

 

En función adjetiva, sin embargo, solo se usa la forma frito, que puede ser también un sustantivo (alimento frito): «Un bar en el que hacen unas sardinitas fritas, ¡que te mueres!»; «Evitar en lo posible los fritos»; «Las empanadas han de ser freídas dos horas antes»; «Nunca había frito un huevo».

 

Es incorrecto decir y escribir «fritado». No existe ese participio en español. Ejemplos de incorrección: «Le he ‘fritado’ un par de huevos»; «Las empanadas han de ser ‘fritadas’ dos horas antes»; «Nunca había ‘fritado’ un huevo».

 

Proveído, participio regular del verbo proveer; provisto, su participio irregular. También, como en los casos anteriores, los dos participios pueden utilizarse indistintamente en la formación de los tiempos compuestos. Ejemplos: «Nos hemos proveído de todo lo necesario»; «Se había provisto de víveres abundantes»; «Nos hemos proveído de pan y de bebidas»; «Este local deberá estar provisto de una mesa de trabajo»; «Los norcoreanos empezaron a proveer a Irán con misiles HY-2». (No hay que confundir este verbo con prever, que significa avizorar futuramente algo).

 

Así que, estimado lector, no tenga miedo de usar los participios imprimido, frito y provisto. Y cuando alguien le corrija mándelo a freír espárragos; o a imprimir mil veces estos participios irregulares, por no haberse proveído del conocimiento necesario en castellano.

 

 

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page