Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen stancritina.com

Una verdad de a puño, frisar, lascivo-laxo, por parte de

Efraim Osorio

No hay ‘verdades de a puño’, ni mentiras así ni, para el caso, nada, pues la expresión ‘de a puño’, que nada expresa, se la inventó quizás un orador en el momento más emotivo de su oración, o un político en el pasaje más acalorado de su catilinaria. El editorialista de El Tiempo ‘comió cuento’ y la empleó en la siguiente advertencia: “… al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le va a quedar muy difícil desconocer dos verdades de a puño…” (23/7/2017). La locución original, vieja de más de tres siglos, es ‘como un puño’, enunciada también así: ‘como puño’ o ‘como puños’. Don Vicente Salvá (s. XVIII), filólogo, la define de esta manera: “Locución con que se pondera que una cosa es muy grande entre las que regularmente son pequeñas; o al contrario, que es muy pequeña entre las que debían ser grandes; y así se dice: un huevo como un puño, un aposento como un puño. En el primer sentido se dice traslaticiamente de las cosas inmateriales, como mentira como un puño”. El redactor del editorial citado debió escribir “dos verdades como un puño” o “como puños”, a saber, verdades tan grandes, tanto, que son irrebatibles. Es, pues, una locución que enfatiza lo que con ella se expresa.
* * *
Casi todos los significados que tenía el verbo ‘frisar’ son hoy historia, quiero decir, anticuados. Su acepción primaria de verbo transitivo es ésta: “Levantar y rizar los pelillos de algún tejido”. Significa también “refregar”. Como verbo intransitivo, quiere decir “aproximarse, acercarse a”, que se usa exclusivamente para referirse a la edad de algún paisano, verbigracia, “fulano de tal frisa en los ochenta”, es decir, está próximo a cumplirlos. Con sentido parecido, o con el de ‘tocar’ o ‘rozar’, lo empleó el columnista Pedro Felipe Hoyos Körbel en este dato: “…más teniendo en cuenta que la cifra de carros nuevos (…) frisa los 6.000 vehículos al año…” (LA PATRIA, 26/7/2107). Con cualquiera de esos tres significados está mal empleada la inflexión de ‘frisar’, porque, con el primero, adquiere naturaleza de transitivo, y con los otros dos, recibe significados que no tiene. “Teniendo en cuenta que son casi 6.000 los carros nuevos…” es una de las muchas construcciones castizas con las que se puede decir lo mismo.
* * *
En el mismo artículo, el señor Hoyos escribe: “Cualquier inspector de higiene, por lascivo que sea, se horrorizaría de cómo se manipula lo que se le brinda al transeúnte como alimento…”. ¿Pretendió el columnista expresar lo que expresó? Difícilmente, porque la ‘lascivia’ nada tiene que ver con su idea. En efecto, ‘lascivia’ es “la propensión a los deleites carnales”, y ‘lascivo’, quien tiene este vicio. La única explicación que le encuentro a este lapsus es que confundió ‘lascivo’ con ‘laxo’ (‘manguiancho, flojo’), adjetivo que sí expresa su idea. Recuerdo en este momento la columna dominical del profesional Luis Enrique García, en mala hora desaparecida de Papel Salmón, y que se llamaba ‘Precisión conceptual’, precisión que todo escritor debe observar para que sus ideas queden adecuadamente expresadas, que es, después de mucho ‘borrador’, lo que pretendemos los que nos dedicamos a este hermoso oficio de escribir.
* * *
Muy a pesar mío, porque había prometido esquivarlo de entonces en adelante, vuelvo sobre el latiguillo ‘por parte de’, que se convirtió en instantes en una epidemia de proporciones incalculables. Un redactor de El Tiempo escribió: “…esos ajustes llevarían a que las labores por parte del ente de control fiscal para el posconflicto…” (Debes saber, 31/7/2017). Mosca en leche, ni más ni menos. Suprímalo, señor, y verá: “…las labores del ente de control”. -¡Oh! Y el señor rector de la Universidad de Caldas, Felipe C. Londoño L., redactó de la siguiente manera: “Con relación a la democracia universitaria, es importante recordar lo que planteó Michel Wieviorka en el discurso que pronunció el día que recibió el Doctorado Honoris Causa en Humanidades por parte de la institución en junio pasado” (1/8/2017). “…recibió (…) de la institución…”. Decimos “recibió de Dios el don de la sabiduría” no “recibió por parte de Dios…”, construcción que se oye todo los días en las empachadoras narraciones de fútbol.

Taller del Idioma, querer

 

Abel Méndez (EL DIARIO, DE PEREIRA)

QUERER. «Estimado amigo, Queremos invitarlo a informarse acerca de la campaña presidencial de…».
Muchas cartas nos llegan que manifiestan la intención de hacer algo mediante el verbo «querer», por ejemplo, la invitación a una reunión. Supongamos que el encargado de hacer esa invitación y se levanta de la cama y le comenta a su esposa que en la oficina quieren invitar a don Abel a una reunión.

Ahí está bien usado el mencionado verbo porque manifiesta la voluntad de ejecutar una acción. Cuando el hombre llega a su oficina, llama a su secretaria y le dice que invite a don Abel a la reunión del día siguiente, mediante una carta. Ya el verbo «querer» dejó de funcionar porque se está ejecutando su acción «Lo invitamos a la reunión que tendremos mañana acerca de…».

RECORRIDO POR LAS AULAS. «Estas razones llevaron a las directivas de la Universidad…».
Veamos las dos primeras acepciones de la palabra «directivo, va». La primera, como adjetivo, indica que una persona, hombre en masculino y mujer en femenino, tiene facultad o virtud de dirigir y se puede usar como sustantivo: «los directivos de la Universidad…» esos directivos comprenden los hombres y las mujeres que dirigen. La segunda acepción, sólo en femenino, se refiere al conjunto de personas que dirigen y va en singular: «Estas razones llevaron a la directiva de la Universidad…». Esta acepción también tiene plural: «Se reunieron las directivas de las universidades que tienen asiento en Pereira». Es una lástima que instituciones educativas del orden superior no tengan profes de español que revisen los comunicados para no quedar mal. Recordemos que una web es la fachada de la institución. Si la fachada está sucia, ¿cómo será el interior?

INFALTABLES. «… promete que creará el “Muro de la Vergüenza” para registrar públicamente a todos los corruptos […]. “Charo”, como le dicen cariñosamente, es la “Mujer de Hierro” del Centro Democrático…».

No podían faltar las innecesarias comillas: las expresiones muro de la vergüenza y mujer de hierro no necesitan comillas ni mayúsculas. Los apodos, como Charo, ya no van entre comillas. Esas normas se encuentran en la Ortografía 2010, en las páginas 380 a 387.
taller95@yahoo.es

ATLETISMO (FUNDÉUBBVA)

Con motivo del Campeonato del Mundo, que se celebró en Londres entre el 4 y el 13 de agosto, se ofrecen las siguientes claves de redacción.

1. Atletascorredoressaltadores

Según el Diccionario académico, el atletismo es el ‘conjunto de actividades y normas deportivas que comprenden las pruebas de velocidad, saltos y lanzamiento’. Al deportista que participa en estas competiciones se le conoce con los términos generales de atleta o, si fuera el caso, corredorsaltador y lanzador.

Las diferentes disciplinas dentro de este deporte olímpico son carreras de velocidadcarreras de vallascarreras de medio fondocarreras de fondocarreras de relevoscarreras de obstáculosmarchasalto en alto o de alturasalto con garrocha o con pértigasalto en largo o de longitudtriple saltolanzamiento de bala o de pesolanzamiento de disco, lanzamiento de martillolanzamiento de jabalinadecatlónheptatlón y maratón.

2. 200 m, sin punto y con espacio

Aunque en el Reino Unido y los Estados Unidos se expresen las distancias de estas actividades en millas, en las competiciones internacionales las distancias siempre se expresan en metros. El símbolo de metro es m, que no lleva punto. Es invariable, es decir, tiene la misma forma en singular y en plural. Si se escribe pospuesto a la cifra a la que acompaña, lo adecuado es dejar un espacio entre ambos: 200 m, por ejemplo. El símbolo de kilómetro es km, en minúsculas, y no Km.

3. Esprint, mejor que sprint

Se recomienda evitar la voz inglesa sprint, que significa ‘aceleración que realiza un corredor para disputar la victoria a otros, normalmente cerca de la meta’, y utilizar la adaptación gráfica esprint, plural esprints. Para designar al corredor especialista en esprints es recomendable usar la forma esprínter (adaptación del inglés sprinter), plural esprínteres, y para la acción en sí misma el verbo esprintar. Velocista es el término adecuado para denominar al especialista en carreras cortas y rápidas.

4. Mediofondistas y fondistas

Las carreras que cubren entre 600 y 3000 m se conocen como carreras de medio fondo o media distancia. Los deportistas que participan en estas carreras se llaman mediofondistas. Las pruebas de distancias mayores se denominan de fondo, y sus participantes, fondistas.

5. Salto con garrocha y salto con pértiga

La vara flexible con la que se toma impulso para alcanzar grandes alturas se llama, según el país, pértiga o garrocha, y por consiguiente la prueba se llama salto con pértiga y salto con garrocha (también se escriben con la preposición de). Los especialistas en esta prueba reciben el nombre de pertiguistas o garrochistas.

6. Decatlón heptatlón, mejor sin h 

Los nombres en los que figura la voz griega athlon, que significa ‘ejercicio’, deben escribirse sin la hdecatlón y heptatlón (con tilde en la última sílaba por ser voces agudas), no decathlón ni heptathlón. Los deportistas que compiten en ellas se llaman decatletas y heptatletas, respectivamente.

7. El maratón y la maratón

El término maratón, tal como indica el Diccionario panhispánico de dudaspuede emplearse tanto en masculino (el maratón) como en femenino (la maratón). Se desaconseja la forma marathón. Los participantes son maratonianos o maratonistas.

 8. Foto de llegada, traducción de photo finish

Foto de llegada es una alternativa preferible a foto finish photo finish para referirse a la ‘toma fotográfica de llegada de una carrera deportiva, mediante una cámara situada en la línea de meta’, conforme a la definición del diccionario Clave.

9. Metros vallas, mejor que metros valla

En las pruebas con vallas, lo adecuado es escribir este sustantivo en plural: 100 metros vallas110 metros vallas400 metros vallasen lugar de 100 metros valla110 metros valla400 metros valla.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page