Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen fab.com.co

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA por Efraim Osorio López
eolo1056@yahoo.com (La Patria, de Manizales)
Desafortunadamente, setenta y una, contrario, alinear

No todas las voces castizas tienen cabida en los léxicos, porque incluirlas sería una empresa morrocotuda.

¿Es incorrecto el adverbio de modo ‘desafortunadamente’? El señor Juan Sebastián Méndez Giraldo, lector de mi libro “QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA. Aprenda castellano de los errores del prójimo”, me escribe: “En la publicación número 74 (pág. 53) usted usa el término desafortunadamente, que aunque ni etimológica ni morfológicamente está mal concebido, el DRAE prescribe el uso del término infortunadamente y del cual tiene entrada a diferencia del otro” (23/11/2016). No estoy de acuerdo. Baso mi discrepancia en los siguientes argumentos: 1) La definición que da la Academia de la Lengua de ‘desafortunado-a’: “Adj. Carente de fortuna. // 2. Desacertado, inoportuno”. Y de ‘infortunado-a’, ésta: “Adj. Desafortunado”. 2) Muchos adverbios de modo se construyen agregándoles a los adjetivos la desinencia ‘–mente’, por ejemplo, de ‘pulcro’, ‘pulcramente’, adverbio que no tiene entrada en El Diccionario. 3) No todas las voces castizas tienen cabida en los léxicos, porque incluirlas sería una empresa morrocotuda. 4) Los prefijos ‘des-’ e ‘in-’, en algunos casos, significan ‘negación, privación’, como en ‘desafortunado’ e ‘infortunado’, privados de ‘fortuna’ (‘suerte, dicha, estrella, ventura, bienes’), lo mismo que en ‘desventura’ e ‘infortunio’. 5) El Diccionario asienta el adverbio ‘afortunadamente’. No veo, pues, por qué no se pueda emplear el adverbio ‘desafortunadamente’, que, como dice el corresponsal Méndez Giraldo, “ni etimológicamente ni morfológicamente está mal concebido”. ***

Durante la transmisión del infortunado episodio del avión que de Chapecó (Brasil) salió para Medellín, una ‘comunicadora’ anunciaba ‘setenta y un víctimas’. Ella, con seguridad, dice ‘una víctima’. ¿Entonces? El editorialista de El Tiempo cometió el mismo error, aunque de una manera no tan notoria, así: “…en Colombia, a estas alturas del siglo XXI, cada día veintiún menores de edad son violadas” (7/12/2016). Si el redactor se refería sólo a menores de edad del sexo femenino ha debido decir “veintiuna menores de edad son violadas”; si de ambos sexos, “veintiún menores de edad son violados”. Gramática elemental. Ya le había puesto el ‘punto y aparte’ al párrafo, cuando se me atravesó esta frase del columnista Ricardo Silva Romero: “…porque la medida de nuestra tragedia es que en veintiún familias se da un depredador sexual y en veintiún familias se da una víctima cada día colombiano” (El Tiempo, 9/12/2016). A la comunicadora de RCN puedo absolverle su error, pues estaba improvisando; pero a este columnista no, porque tuvo –imagino– alrededor de cuarenta años de preparación remota y ocho días –está bien, siete– para revisar y corregir su escrito. ***

‘Previo’ y ‘paralelo’, dos adjetivos empleados chapuceramente como adverbios, y de los cuales ya me cansé de hablar. A estos dos se les suma ‘contrario’, empleado por el columnista Darío Arenas de una manera imposible, milagrosamente, en esta información: “…y que el consumo de licor en Colombia, contrario a elevarse, se ha ido reduciendo en los últimos años…” (LA PATRIA, 8/12/2016). Ni siquiera el adverbio ‘contrariamente’ (‘en contrario, en contra’) es el término adecuado para expresar su idea, porque significa que el ‘precio’ se opone a elevarse, o no quiere elevarse. Cuando escribíamos sin complicaciones ni prodigios, echábamos mano de las locuciones ‘en lugar de’ y ‘en vez de’, locuciones que le habrían servido al redactor para decirnos lo que nos quiso decir. ***

En el verbo ‘alinear’, regular, la ‘i’ es siempre átona, es decir, nunca se acentúa en su conjugación: ‘Alineo, alineas, alinea, alineamos, alineáis, alinean’. La misma norma, perogrullada, cobija al verbo ‘realinear’. Contra ella pecó El Tiempo en el siguiente titular: “El dólar fuerte realínea ganadores y perdedores en el comercio global” (8/12/2016). “El dólar fuerte realinea…”. Así. Sin embargo, el diccionario de María Moliner anota: “…a veces, la ‘i’ se hace tónica por influencia del sustantivo ‘línea’: alíneo, alíneas, alínea”. Pero la Academia de la Lengua es tajante: “Son, pues, incorrectas las formas en las que, por influjo del sustantivo ‘línea’, se desplaza el acento a la ‘i’ ” (Diccionario Panhispánico de Dudas). El acento de que habla esta fuente es el que tiene la ‘e’, ‘alineo’ (alinéo, por la pronunciación).

FUNDEU-BBVA

El anglicismo youtuber, que se refiere a quienes publican vídeos a través de YouTube, se resalta con cursiva por ser un extranjerismo o puede adaptarse a la ortografía española como youtubero y, en ese caso, escribirse en redonda.
En los medios de comunicación es frecuente ver frases como «El tortazo a un youtuber que ha desatado el debate», «El youtuber más solidario construye un orfanato en Perú» o «Llega a Madrid la mayor convención de youtubers de Europa».

Youtuber es un extranjerismo no adaptado (no se pronuncia conforme a las normas del español), por lo que lo adecuado es destacarlo en cursiva o entrecomillarlo si no se dispone de este tipo de letra.
También es posible adaptarlo al español como youtubero (plural youtuberos), añadiendo una terminación española (-ero) a una base en inglés, lo que da lugar a un híbrido que sigue el paradigma de otros ya asentados y creados tanto a partir de nombres comunes (pizzero, jazzístico…) como de nombres propios (shakespeariano, mourinhismo…).
Este tipo de formaciones no se destacan con cursiva y se pueden pronunciar en su primera parte conforme a la lengua original (/yutubéro/ o /iutiubéro/, según la zona; /pitséro/; /yasístico/; /shekspiriáno/; /mouriñísmo/…).
La adaptación youtubero tiene la ventaja, frente a otras, de conservar con mayor claridad la referencia a la marca original y de emplear la terminación española -ero en lugar de la inglesa -er, como ya se hace en otras palabras que designan a la persona que se dedica o es aficionado a algo: bloguero, tuitero, futbolero…
En todo caso, también son posibles adaptaciones como yutubero (plural yutuberos), simplificando a u la grafía ou del original, y yutúber (plural yutúberes), que refleja, con las normas ortográficas del español, el sonido del término inglés (como fútbol de football).
Se recuerda asimismo que YouTube, como nombre propio de la plataforma, no se adapta y ha de mantenerse en su forma original.
Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido utilizar las formas inglesas youtuber/youtubers, en cursiva, o youtubero o alguna de las otras adaptaciones propuestas

VIDEOARBITRAJE
Videoarbitraje, en una sola palabra y sin tilde, es la grafía adecuada de este compuesto, y no otras variantes como vídeoarbitraje, video-arbitraje ni vídeo arbitraje.
En las informaciones deportivas, sin embargo, es habitual encontrar frases como «¿Qué es y cómo funciona el vídeoarbitraje en el fútbol?», «El uso del vídeo-arbitraje ha despertado dudas y recelos» o «Utilizaron por primera vez el video-arbitraje en la FIFA».

El Diccionario académico recoge numerosas palabras introducidas por el elemento compositivo video-: videomarcador, videoconferencia, videoclub, videojuego, videoaficionado, videograbación… Siguiendo esta pauta, videoarbitraje se escribe igualmente en una sola palabra y sin tilde.
En este sentido, aunque como sustantivo aislado se admite tanto la grafía video como vídeo, el Diccionario panhispánico de dudas indica que, cuando se emplea como prefijo, se escribe siempre sin tilde.
Con este mismo significado se está empleando también la expresión arbitraje por vídeo, igualmente válida.
Así pues, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «¿Qué es y cómo funciona el videoarbitraje en el fútbol?», «El arbitraje por vídeo/video ha despertado dudas y recelos» y «Utilizaron por primera vez el videoarbitraje en la FIFA»

FUNDÉU BBVA

La grafía principio/política de una sola China, sin comillas y con mayúscula únicamente en China, es la adecuada para referirse a la idea que sostiene la existencia de un único país en el mundo llamado China.
En los medios de comunicación puede encontrarse esta expresión escrita de diversas formas: «La amenaza de Trump de terminar con el principio de “una sola China” obligó ayer a la Casa Blanca a meterse en la polémica», «La Casa Blanca reiteró su adhesión a la política de Una Sola China» o «¿Qué es Una Sola China?».

La Ortografía de la lengua española señala que los movimientos, tendencias, doctrinas, idearios o principios políticos se escriben en minúscula, salvo los nombres propios que puedan incluir: comunismo, principio de no intervención, doctrina Monroe…
En el caso concreto de principio/política de una sola China, si al redactar se prescinde de los sustantivos comunes principio y política, se aconseja entrecomillar una sola China, con el fin de llamar la atención al lector sobre su significado especial, ya que esta expresión, aislada, puede resultar poco informativa.
Por tanto, en los ejemplos iniciales lo recomendable habría sido escribir «La amenaza de Trump de terminar con el principio de una sola China obligó ayer a la Casa Blanca a meterse en la polémica», «La Casa Blanca reiteró su adhesión a la política de una sola China» y «¿Qué es “una sola China”?».

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page
Ir a la barra de herramientas