Al instante

Martes de la luenga lengua

Recopilación de Oscar Domínguez G.

Imagen udep.edu.pe

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA

Por Efraim Osorio López (En La Patria, de Manizales)
eolo1056@yahoo.com
Juvenilia, estalactita, aún-aun, concordancia, reato, inseparable, coma
El único inconveniente es que dicho desván tendría que ser espaciosísimo.
El escritor Eduardo García Aguilar consagró un hermoso adjetivo latino en la siguiente frase: “…y arrancan esos textos para colocarlos en el desván de la Juvenilia…” (LA PATRIA, 6/11/2016). ‘Juvenilia’, plural neutro del adjetivo ‘juvenilis’, califica “lo propio de los jóvenes o de la juventud”. Hablaba él de los poetas que, al seleccionar sus creaciones para antologías, descartan las que escribieron en sus años mozos. Seguramente tomó la palabra del libro ‘Juvenilia’, escrito por el argentino Miguel Cané, político también, en el que narra sus recuerdos estudiantiles. De esta obra dice Wikipedia: “Bajo una forma ligeramente novelada, si bien en orden no cronológico, Cané relata sus andanzas de estudiante y las del grupo de jóvenes que eran sus compañeros en el Colegio Nacional de Buenos Aires, recién fundado sobre el antiguo seminario (internado) de los jesuitas, en un antiguo edificio de la calle Bolívar situado en la llamada Manzana de las Luces (en Buenos Aires), que albergaba también la universidad y el templo de San Ignacio”. Es buena la idea del señor García Aguilar, digna de imitarse con la inauguración de otro desván llamado ‘Senilia’ (neutro plural del adjetivo latino ‘senilis’ -‘senil, que pertenece a los viejos’), para esconder allí toda la producción literaria descartable de muchos adultos y viejos que se autodenominan novelistas y poetas, disciplinas para las cuales no nacieron. El único inconveniente es que dicho desván tendría que ser espaciosísimo. ***
En el mismo artículo, su autor escribe ‘estalácticas’ por ‘estalactitas’: “…escriben esos textos que surgen del instante como estalácticas en cavernas del tiempo”. La primera palabra no existe; la segunda, ‘estalactita’, sí, y es una “concreción calcárea pendiente como un carámbano del techo de las cuevas, formada por la filtración y evaporación de agua con sales calizas o silíceas disueltas”. Su opuesto es la ‘estalagmita’, “estalactita invertida que se forma en el suelo con la punta hacia arriba”. Aunque la tilde de ‘estaláctica’ me hace dudarlo, su error pudo ser de digitación. No así los siguientes: 1º.) “…porque aun no han vivido ni han recorrido el gran tobogán errático de la existencia…”. En esta frase, el adverbio ‘aún’ lleva tilde, porque es de tiempo (‘todavía’); sin tilde, de modo (‘incluso’). 2º.) “Y la lectura de esos volúmenes son una verdadera delicia para los amantes de la poesía…”. Y en ésta, el verbo ‘ser’ debe concordar con su sujeto, ‘lectura’, en singular, así: “La lectura de esos volúmenes es…”. Quisquillas, pero de suma importancia. ***
El columnista Abdón Espinosa Valderrama nos regaló este rubí: “A cueros al sol se sacaron verdades y conjeturas sin el menor reato por comprobar su veracidad” (El Tiempo, 10/11/2016). Yo le sustituiría ‘a cueros al sol’, locución equivocada, por ‘como cueros al sol’, que sí cuadra en el contexto. Y le cambiaría ‘reato’ (“obligación que queda a la pena correspondiente al pecado, aun después de perdonado”), fuera de lugar en la oración, por ‘intento’ o ‘empeño’, que sí expresan lo que el señor Espinosa quiso decir. Y en ésta, del mismo artículo, “En lo sucesivo, las ejecutorias de uno y otro serán indivisibles”, en vez de este adjetivo pondría ‘inseparables’, sin duda el adecuado, porque es esto lo que pretendió hacernos saber. ***
Hay comas imprescindibles, y otras que pueden reemplazarse por un punto. Pero hay unas que deben quedarse en el teclado, porque su uso no tiene justificación y obstaculizan la lectura. Una de éstas, la que algunos redactores emplean chapuceramente para separar el sujeto de su verbo, como en las
siguientes frases del docente Elceario de J. Aristizábal: “La cultura, se hizo presente en la ciudad de Manzanares…”. “…demostrando que Manzanares, ha sido la cuna de literatos de gran nombre…” (La Patria, Voz del lector, 10/11/2016). Y ésta, del doctor Jorge Raad Aljure: “La tecnología, es imparable” (Ibídem, 15/11/2016). Las tres comas sobran. El sujeto puede estar separado de su verbo cuando se les intercalan frases incidentales o subordinadas, como en este ejemplo de Cervantes: “El ventero, que vio a su huésped a sus pies, y oyó semejantes razones, estaba confuso mirándole, sin saber qué hacer ni decirle…” (El Quijote, I, III). En esta muestra, ‘el ventero’ es el sujeto, y su verbo, ‘estaba’, separados por oraciones subordinadas. Elemental.

Taller del Idioma, Los correos
Abel Méndez (Diario del Otún, de Pereira)

LOS CORREOS. Cuando empezó a crecer el uso de correos electrónicos en la última década del siglo pasado, muchos columnistas pusimos al final de las columnas nuestras correos electrónicos con el fin de que los lectores interactuaran con nosotros.

Para los columnistas de opinión les resultó una forma para conocer el pensamiento de sus lectores, pero para los columnistas didácticos nos resultó una herramienta para que nuestros lectores consultaran sus dudas y nos orientarán en cuáles aspectos querían las enseñanzas. Esta columna que lleva veintiún años es totalmente idiomática; y ha servido a muchos para resolver sus dudas.

De pronto comenzaron a llegar correos de otros columnistas de diferentes diarios y en ellos venían sus respectivas columnas que saldrían en periódicos, revistas y páginas webs. Ingenuo yo, creía que era una forma para que yo calificara la bondad de sus redacciones.

No era mi interés calificar escritores de otras casas, pero de vez en cuando les hacía una atención corrigiéndoles uno que otro error y yo creía que les hacía un favor.
Como nunca recibí una respuesta comencé a pensar que los que así obran buscan lectores que aumenten su número de seguidores.

Agradezco sobremanera a los que tienen esa costumbre porque aumentan mi variedad en las columnas y pueden estar tranquilos pues hace varios años dejé la costumbre de identificar a los propietarios de los errores pues los lectores se iban a las respectivas columnas para ver que más le encontraban al correspondiente artículo, con el fin de dictar cátedra en la sección de comentarios. Agradezco a quienes de esa forma facilitan mi labor.

LAS ABREVIATURAS. «Los artistas y editores del libro presentarán la publicación el próximo martes 29 de noviembre a las 7:00 pm. en el Auditorio…».
El común ha perdido la noción de lo que es una abreviatura. Una abreviatura es una palabra abreviada y aunque parezca elementalísimo ese concepto que acabo de dar es el que se les olvida a los usuarios.

Veamos, así podemos escribir las siete de la noche: 7:00 post meridiem ‘despúes del medio día’. ¿Cómo se obtiene la abreviatura? A cada palabra que se va a abreviar se le toma la inicial (y a veces otra) y se les pone un punto: «p. m.», pero el espacio entre palabras abreviadas se debe mantener, para hacer: 7:00 p. m.

ARROBA. ¿Su niñ@ perdió el año?
El signo arroba no ha sido aprobado por la Real Academias pues no se acomoda a un sonido único, sino a una frase completa. Además va en contra del concepto gramatical del masculino como término no marcado, es decir, si se habla de niños en general, se trata de niñas también y es un concepto antiquísimo en todos los idiomas. ¿Alguien ha oído decir, por ejemplo, epístola de san Pablo a los corintios y las corintias?

taller95@yahoo.com

DEL ESPAÑOL URGENTE (CON ASESORÍA DE LA ACADEMIA ESPAÑOLA)
Acuerdo Transpacífico, con Transpacífico sin guion, es la grafía recomendada para aludir a este tratado de libre comercio.
En los medios informativos se está escribiendo el nombre de este tratado de diversas formas: «Trump iniciará de inmediato la retirada del Acuerdo Trans Pacífico», «Obama dice que no avanzar en el acuerdo Estratégico Trans-Pacífico socavaría la posición de Estados Unidos en la región», «Rice admitió que aprobar el controvertido acuerdo comercial Trans-Pacífico es ahora un “desafío”» o «Se cierra el Acuerdo Trans-Pacífico (TPP)».

Acuerdo Transpacífico es la mención abreviada del tratado cuyo nombre completo en inglés es Trans-Pacific Strategic Economic Partnership y que los países hispanohablantes que lo han suscrito denominan Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica o Acuerdo de Asociación Transpacífico.
El Diccionario académico recoge el adjetivo transpacífico (junto a traspacífico, también válido), como ‘perteneciente o relativo a las regiones situadas al otro lado del Pacífico’. Dado que la Real Academia Española incluye la grafía trans- y que es la mayoritaria en el uso, se recomienda optar por Acuerdo Transpacífico, mejor que Acuerdo Trans-Pacífico, de igual manera que se escribe transatlántico, transandino o transpirenaico.
Por otra parte, se recuerda que, conforme a la Ortografía de la lengua española, los nombres propios de convenios y tratados se escriben con mayúscula inicial en todos sus elementos significativos: Tratado de Versalles, Convención de Ginebra o, en este caso, Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.
Así pues, en los ejemplos iniciales lo aconsejable habría sido escribir «Trump iniciará de inmediato la retirada del Acuerdo Transpacífico», «Obama dice que no avanzar en el acuerdo Estratégico Transpacífico socavaría la posición de Estados Unidos en la región», «Rice admitió que aprobar el controvertido acuerdo comercial transpacífico es ahora un “desafío”» o «Se cierra el Acuerdo Transpacífico (TPP)».

Como puede verse en el párrafo anterior, las siglas inglesas TPP (no TTP) se emplean con frecuencia. En caso de hacerlo, lo indicado es escribirlas en redonda.

SAGA
El término saga puede emplearse de modo figurado para aludir a las narraciones y series extensas o de trama elaborada, entre otras características.
En los medios de comunicación es hoy frecuente encontrar este término aplicado a ciertos tipos de obras de creación, como en «Animales fantásticos y dónde encontrarlos será el inicio de una saga que contará con otras dos películas», «Esta nueva serie está basada en la saga de libros escritos por el estadounidense Daniel Handler» o «La saga de videojuegos de futbol llegó al público a finales de 1993».
Según el Diccionario académico, saga tiene los siguientes sentidos relacionados con obras de creación: ‘cada una de las leyendas poéticas contenidas en su mayor parte en las colecciones de primitivas tradiciones heroicas y mitológicas de la antigua Escandinavia’ y ‘relato novelesco que abarca las vicisitudes de varias generaciones de una familia’.
No obstante, en otras obras se dan más definiciones, como en el Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos, que ofrece también ‘relato largo y detallado de algo’ y ‘conjunto de producciones artísticas de un mismo género’.
Aunque no sea su sentido original de ‘leyenda nórdica’, puede considerarse válido el uso figurado de saga para series cinematográficas, televisivas, literarias, de videojuegos, etc., que, por crear mundos ficticios y fabulosos, por su extensión, por la elaboración de la trama o por su carácter épico, comparten características que generalmente se asocian a estas narraciones. Por ello, los ejemplos iniciales pueden considerarse adecuados.
Ver también precuela, término válido.

Ir a la barra de herramientas