Al instante

Margarita Cueto

Por Jaime Rico Salazar

Margarita Cueto Foto ytimg.com

Margarita Cueto, cantante mexicana. Foto elcuerpoaguanteradio.com

Margarita Cueto es la artista mexicana más querida y reconocida en Colombia, especialmente en la zona de Antioquia  en donde se venera su voz y su recuerdo. Son muchas las canciones colombianas y de otros países que grabó y que todavía se mantienen en el gusto de quienes tanto apreciamos las canciones del recuerdo.

Margarita Cueto nació en la ciudad de México el 10 de junio de 1900, pero su niñez la vivió en Puebla y en la academia de música de esa ciudad recibió los primeros estudios de piano y solfeo que continuó en el Conservatorio de la capital mexicana. Antes de dedicarse a la canción popular estuvo cantando en las más importantes temporadas de ópera de México. En Nueva York comenzó su carrera discográfica. El primer tema que llevó al disco fue el Himno Nacional de México el 23 de noviembre de 1925. (Nº 78519). El 17 de diciembre grabó el segundo tema “La hija del carcelero” (letra de Delfín Villán y música de Cándida Pérez Martínez –  Nº 78498). Hasta 1935 había grabado 302 temas. Y estuvo grabando hasta los años 40. O sea que pueden pasar de 400 los temas que llevó al disco.  El primer tema colombiano que grabó fue el bambuco “Rondel” de Gonzalo Fernández, grabado con Arturo Patiño, el 30 de septiembre de 1927 – Nº 80484.
Con Carlos Mejía grabó: “Anhelo infinito” (Roberto Muñoz  y Arturo Alzate G.), “Hortensia” (Angel M. Camacho y Cano), “Por un beso de tu boca”, (Gmo. Quevedo y Edo. Cadavid),  “Sueño de ruiseñor” (Augusto Duque B. y Pedro P. Santamaría),  “Trini” (los autores anteriores), “Partirás” (Pelón Santamarta), “La carta del suicida” (Roberto Muñoz y Eusebio Ochoa), “Perdón” (Angel M. Camacho y Cano), “Cómo si fuera un niño” (J. Max y Fco. Paredes H.), “La negra noche” (Emilio de Uranga), “Dónde estás corazón” (Luis Martínez S.),  “Nunca” (R. López M. – Guty Cárdenas), “Dulce añoranza” (C. Maquillón y Nicasio Safadi) y tiene más…
Con José Moriche grabó “Mendigo de amor” (F. Nieto y Arturo Patiño), “Frágiles barquillas” (Gonzalo Fernández), “Por cada beso”  (Gonzalo Fernández),  “Mendigo de amor”(F. Nieto y A. Patiño), “Vuela dolor” (Arturo Patiño), “Las chicas bogotanas”  (Alberto Urdaneta), “¿Por qué has venido? (Luis Martínez Serrano),  “Peregrino de amor”  (Guty Cárdenas),  “Dolor que canta” (Luis A. Calvo) , “Ofrenda” (R. Muñoz L. y C. Vieco), “Acuarela” (Arturo Patiño),   “Día sin bruma” (Eduardo Cadavid).
Con Arturo Patiño grabó: “Rayo del infierno” (Gonzalo Fernández),  “Qué nos importa” (Fulgencio García), “Rondel” (Gonzalo Fernández), “La espina” (“Cabo Polo”- A. Machado), “Guabina chiquinquireña” (D. Bayona y A. Urdaneta), “En las claras noches” (Arturo Patiño).

Portada del disco con Juan Arvizu.
Foto vintagemusic.fm

Con Juan Arvizu grabó; “Cuando lejos de ti” (Ricardo Fábrega), “Desesperación” (Rafael Hernández),
“Duerme” (Melquiades Campos), “No vuelvo a amar” (Alfonso Esparza O.), “La tristeza está en mí” (Francisco Paredes H.), “Presentimiento de amor” (Francisco Paredes H.), “Todo es para ti” (Rafael Hernández), “Yo seré tu amor” (C. Orellana – F. Paredes H.),  “Bajo el palmar” (Ricardo Fábrega),  “Peregrina” (Ricardo Palmerín),  “Te olvidarás de mí” (Fco. Paredes H.),  “Dos Palabras” (Alberto Guillén),  “Taboga” (Ricardo Fábrega),  “No vuelvo a amar” (Alfonso Esparza O.),  “Más vale tarde que nunca” (Fco. Paredes H.),  “Nadie me espera” (Fco. Paredes H.), “Dulcemente” (Jorge del Moral),  “Colombina” (Jorge del Moral).
Con Luis Alvarez grabó: “El alma en los labios” (Medardo Angel  Silva – Fco. Paredes H.), “Dos palabras” (Alberto Guillén), “Invernal”  (J. M. Egas – Nicasio Safadi), “Sombras” (R. Sansores – Carlos Brito), “Desvelo de amor” (Rafael Hernández),  “Eterno amor” (Fco. Paredes H.)
También grabó con Juan Pulido,  con Carmen García Cornejo,  con Luis Zamudio, con Tito Guizar, con Perla Violeta Amado, con Carlos Contreras, con Lorenzo Herrera, y en varios villancicos unió su voz con Moriche y Pulido, con Antonio Utrera y con Briceño y Añez.
Con Jorge Añez grabó: “Los promeseritos” (Antonieta Spolidore de Camargo).
Con Evaristo Flores grabó: “Adiós callado” y “Triste ofrenda” (Salvador Pérez – Miguel Aguirre)
Con Rodolfo Ducal grabó: “Por un beso de tu boca”  Edo. Echeverría – Gmo. Quevedo Z.)
Más datos personales de Margarita Cueto y su discografía hasta 1935 (302 temas) se encuentra en la segunda edición del Libro “La Canción Colombiana y su historia” próxima a editarse y también en la revista Nostalgias Musicales Nº 4 de Jaime Rico Salazar.
Invitada por el señor Roberto Mejía A. un gran admirador de su voz y  propietario del Bar Kalamary, vino a Medellín el 4 de enero de 1970. La recibieron como a un verdadero ídolo en el aeropuerto Olaya Herrera que se llenó completamente con sus admiradores.  En un Club en donde recibió uno de los muchos homenajes que le tributaron, dejó escuchar su voz ya casi agotada por el pasar de los años y recibió una extraordinaria aclamación.

Otro larga duración de Margarita Cueto cantando a dueto.
Foto elcuerpoaguanteradio.com.mx

 Pero quedó también una historia desagradable. Un abogado inescrupuloso la convenció de que la casa grabadora Victor no le había  pagado millonarias regalías por las ventas de sus discos en Colombia. Además de los discos de 78 r.p.m. que se vendieron profusamente, Hernán Restrepo Duque como Director Artístico y Representante de la RCA Victor en Colombia había lanzado 3 L.P: con sus mejores canciones, con Juan Arvizu, con Juan Pulido y otro más, que tuvieron ventas fabulosas.
Y le hizo entablar una demanda, que no tenía valor jurisdiccional, por cuanto solamente un juicio de esa naturaleza había que hacerlo ante la casa grabadora en Estados Unidos, en donde ella había firmado el contrato. La pusieron en ridículo. Y con sentimientos de amargura, disgustada y decepcionada regresó a México el  21 de enero, convencida de que Hernán Restrepo Duque, había sido el culpable de que no le pagaran esas regalías. Y se fue furiosa. Al padre Bernardo Vélez le escribió de México y le decía que….“si en mis manos estuviera le cedería a Ud. todas las regalías que Restrepo “Lucifer” me está robando…”  Tulio Salazar Osorio fue hasta el aeropuerto de Techo, en Bogotá a entrevistarla para sus programas con música del recuerdo, que pasaba por Radio Santa Fe, y no lo quiso atender, razón por la cual Tulio nunca  volvió a poner sus canciones en sus programas. Posteriormente ella inició el juicio en Estados Unidos, pero no le prosperó la demanda.
Qué pena que todo esto hubiera sucedido y que a Margarita Cueto le hubiera quedado un pésimo recuerdo de Colombia, de los colombianos, de Hernán Restrepo Duque que la admiraba profundamente,  porque a pesar de todo aquello, su buen recuerdo, el bello recuerdo de su voz y de sus canciones se mantiene vigente en el gusto de todos los que amamos la época dorada de la canción popular,  en donde ella ocupó un lugar muy especial, muy importante.
Ocho años más tarde  su bella voz se silenció para siempre, el 17 de marzo de 1977,  a la edad de 75 años.
Fotografía y datos biográficos de “La Canción Colombiana y su historia” de Jaime Rico Salazar

 

Ir a la barra de herramientas