Al instante

Mamaos de esta putería

Grupo Editorial El Satélite Octavio Quintero/Director

Imagen totosalcedo-wordpress.com

 En febrero del 2013 apareció en las redes sociales un panfleto atribuido al rector de la Universidad EAFIT, Juan Luis Mejía que empezaba por preguntar: “¿Qué es Puteria?” y a renglón seguido se despachaba diciendo que “PUTERIA es comparar la jubilación de un congresista con la de una viuda o un jubilado”, y seguía con otras interesantes comparaciones, todas ciertas.

En octubre de ese mismo año, el rector de EAFIT desmiente la autoría del panfleto, que ya era viral en la red porque, como decimos, era fiel copia de lo que pasa en Colombia entre su clase más privilegiada y los millones y millones de clase media-baja de que se compone este país y que, para dejarnos de bruces frente a nuestra cruda realidad, remataba diciendo:

“¡QUE PUTERIA! y qué tristeza pensar que somos tú, yo y todos nosotros los que ELEGIMOS y siempre nos quedamos callados ante tanta ignominia. Ésta debería de ser una de esas cadenas que no se rompan, porque sólo nosotros podemos ponerle remedio a esto”.

Todo parecía morir aquí, pero, oh sorpresa: el 24 de marzo de este año, el panfleto vuelve a ser viral en la red, y ya no pregunta “¿Qué es putería?”, sino “¿Qué es engaño?”, y vuelve y nos llega con la supuesta autoría del rector de EAFIT, Juan Luis Mejía…

Reiterando que ya el ilustre académico rectificó su autoría, nos parece interesante dejar a consideración de nuestros lectores la reflexión porque, como insistimos, es respetuosa y se ajusta bien a la situación real de nuestra circunstancia socioeconómica.

Imagen generadordememes.com

Aquí va

ENGAÑO es comparar la jubilación de un congresista con la de una viuda o un jubilado.

ENGAÑO es que el salario mínimo de un trabajador sea menos de 690 mil pesos y el de un diputado de $22’000.000, pudiendo llegar con viáticos y otras prebendas a $30’000.000 mensuales.

ENGAÑO es que un catedrático de universidad (con un miserable contrato de ocho meses en el año) o un cirujano de la salud pública ganen muchísimo menos que un concejal.

ENGAÑO es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

ENGAÑO es que un ciudadano tenga que trabajar 45 años ( y en el futuro quién sabe cuánto más) para percibir una jubilación y a los políticos les baste sólo con dos períodos según el caso, y que los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima sólo necesiten jurar el cargo.

ENGAÑO es que los congresistas sean los únicos trabajadores de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo.

ENGAÑO es poner en la administración a miles de asesores (léase amigotes con elevados sueldos) que ya desearían los técnicos mejor calificados.

ENGAÑO es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

ENGAÑO es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo.

ENGAÑO es el costo que representa para los ciudadanos, sus comidas, carros oficiales, choferes, viajes (siempre en gran clase) gasolina y tarjetas de crédito por doquier.

ENGAÑO es que sus señorías tengan casi cinco meses de vacaciones al año.

ENGAÑO es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 180% del sueldo.

ENGAÑO es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

ENGAÑO es que nos oculten sus privilegios mientras hablan de política social y derechos sociales. También aplica para todos los corruptos de este país.

QUÉ ENGAÑO !! y qué tristeza pensar que somos tú, yo y todos nosotros los que los *ELEGIMOS*y siempre nos quedamos callados ante tanta ignominia.

 

Ir a la barra de herramientas