Al instante

Mal arranque

Por Iván Mejía Alvarez, El Espectador, Bogotá

Una alegría que se esfumó ante Emelec en El Campin. Foto El Espectador

Decían los abuelos, siempre sabios, que desde el desayuno se sabe cómo será el almuerzo. Si a la veracidad de la frase se atiene el fútbol colombiano, el discurrir en la Copa Libertadores no pinta nada bien para los equipos nacionales, por lo visto durante la primera semana en la que los cuatro representantes entraron en liza y el balance fue desalentador: solo un triunfo, dos empates de local y una goleada en casa.

Alexis lo ha conseguido, luchando, porfiando, con gran sacrificio, destruir lo que había construido Julio Comesaña. Del equipo tocador, que tenía como premisa la posesión de la pelota, el toque corto, la circulación del balón, el fútbol asociado, a este Júnior del pelotazo, las grandes distancias entre líneas, la ausencia del juego colectivo, donde Teo y Chará naufragan por la ausencia de socios que les soporten la maniobra. El karateka Gutiérrez dejó a su equipo en inferioridad numérica y Mendoza reaccionó 25 minutos después, cuando ya perdía el partido. Afortunadamente Alexis no nació en el Viejo Oeste, porque lo hubieran matado en el primer duelo por lento. Más allá del mal manejo desde el banco, Júnior juega mal y sus costosos refuerzos no han aportado nada.

En cambio Millos y Santa Fe deben quejarse por la ausencia de novedades en las nóminas. En el campeón las soluciones fueron Huérfano y Quiñones, con cero partidos internacionales, tiernitos, inmaduros, buenos prospectos para irlos formando en el torneo local, pero nunca en la Copa Libertadores. Los dos que trajeron, Ovelar y Montoya, no han dado la talla. A Montoya lo utilizan mal y es víctima del sistema, del módulo, porque traer un enganche para que juegue de volante externo no tiene sentido. Y Ovelar, si no fuera por los dos goles de la Superliga, estaría inédito.

Si algo tenía Santa Fe era su fortaleza defensiva y en esta Copa los defensores han estado muy mal. El gol que regaló López ante Emelec fue imperdonable y denotó falta de fundamentación y mal manejo de perfiles. Después, son los mismos con la misma vestimenta. Lucha, choque, sin ideas, supeditados al brillante momento de Morelo que anda dulce con el gol. ¿Y los refuerzos? Tampoco juegan, no muestran nada, no aportan nada.

Queda Nacional, que sacó el resultado y dejó algunas buenas pinceladas ante un rival muy mediocre. Almirón sigue experimentando, inventando en cada partido. Cuando le salen los experimentos es un “genio”, pero cuando no se le den será un “necio”. Esa película ya se vivió con Osorio. Ganarle a este incoloro Colo Colo no da para llamar el carro de bomberos.

Apenas comienza, pero desde el desayuno…

Acerca de Revista Corrientes (2274 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas