Al instante

Los Reales y los Mets ¿Por fuera de la temporada?

Por Antonio Andraus Burgos, Nueva York

Mets y Reales Foto tvmax-9.com

No lo apuesten, pero parece que sí. Mientras que otros grandes favoritos como los Astros de Houston y los Angelinos de California, están dando tumbos, camino a no estar en la contienda de fin de año.

 

Hace menos de cuatro meses, los Astros de Houston y los Mets de Nueva York, cargaban con los honores de estar ungidos como grandes finalistas para la contienda de la postemporada del presente año, lo cual en estos momentos, no es del todo cierto.

 

Se perfilaban también los Reales de Kansas City para volver a la gran final de la Liga Americana, no sólo por la calidad de la nómina con que cuenta, sino por el talento de sus peloteros; y lo mismo se decía de los Azulejos de Toronto, también en el mismo circuito. Mientras que los Dodgers de Los Ángeles y los Gigantes de San Francisco, se adueñaban de muchos puntos a su favor, para estar en la postemporada, algo que se está convirtiendo en realidad.

 

Los Reales son los actuales campeones de la Serie Mundial y los Mets fueron los grandes retadores de la codiciada corona del béisbol de las Grandes Ligas.

 

Y entonces, ¿Qué se puede responder en los actuales momentos? Nada distinto a tener que aceptar que el béisbol siempre está signado por esas cosas que no se pueden valorar ni cuantificar cuando se analiza una novena, porque en el trayecto de la temporada muchas cosas buenas o malas pueden suceder. Bueno, uno siempre prefiere las buenas, pero las malas no se pueden desechar…

 

Por eso el béisbol es el Rey de los Deportes.

 

Sumas y restas

 

Sin tener en cuenta las lesiones, hechos normales dentro del juego, los equipos que capitalizaban primeros lugares para la campaña, cedieron mucho espacio hasta el cierre de julio, algunos de ellos, de manera inexplicable pero ciertas.

Mets Foto  gfrcdn.net

Mets
Foto gfrcdn.net

Qué los Mets de Nueva York estén ocupando el último lugar a la ofensiva, con apenas 237 puntos de promedio, pese a que contabiliza 133 jonrones, es cosa para no creer. No se discute que Daniel Murphy, Lucas Duda y David Wright, les están haciendo falta a la novena de Terry Collins, pero con un balance de 3.35 carreras limpias por juego para la rotación de abridores, algo nada despreciable, no es justo que estén hoy día a seis y medio juegos del primer lugar en la división Este de la Liga Nacional, en donde los Nacionales de Washington son líderes.

 

Los Mets no han ligado sus batazos a la hora de estar usando sus bates, y con la pérdida para el resto del año del derecho Matt Harvey, uno de sus pilares de la rotación, hay dificultades para pensar en que la novena de Queens estará en la postemporada.

 

Otro tanto está ocurriendo con los Reales. La salida de Ben Zobrist, tanto a la defensiva como a la ofensiva, como la del boricua Alexis Ríos y del derecho Johnny Cueto, le quitaron parte de sus buenos puntos de apoyo a la divisa. Kansas City tiene el raquítico guarismo de 89 ‘’bambinazos’’ en lo que va de la campaña pero buen promedio de 264 a la ofensiva, con 49 victorias y 55 derrotas, a ocho y medio juegos del primer lugar de la división Central de la Americana, lo que ahuyenta de manera considerable, sus posibilidades de llegar a la postemporada.

 

Los que mandan

 

Los Orioles de Baltimore, los Indios de Cleveland y los Vigilantes de Texas, en el Este, Central y Oeste de la Liga Americana, encabezan las posiciones; mientras que los Nacionales de Washington, los Cachorros de Chicago y los Gigantes de San Francisco, en los mismos sectores pero en la Liga Nacional, encabezan las respectivas tablas de comando en el béisbol de las Grandes Ligas, al cierre de julio de este año.

Imagen thecubanhistory.com

Imagen thecubanhistory.com

Ninguno de esos seis líderes pueden cantar victoria hoy día, y antes por el contrario, como dicen ahora, la lucha en la recta final será dramática por lo menos con otros seis clubes que, dispuestos a dar el todo por el todo, no se van a entregar fácilmente en lo que resta de la campaña.

 

Los Orioles están siendo acosados constantemente por los Azulejos de Toronto, ocupando la segunda casilla, apenas a medio juego del líder, que tienen todo para repetir como campeones del Este de la Americana, sin dejar atrás a los Medias Rojas de Boston, que muestran decisión para no dejarse vencer tan fácilmente como muchos consideran, situados apenas a juego y medio del primer lugar.

 

Los 154 cuadrangulares de los Orioles, ocupando la primera casilla en esa tabla, bateando colectivamente para 263 pero con efectividad de 4.25 de sus lanzadores, contarán para el tramo final con el guardabases Steve Pearce y con el serpentinero de brazo equivocado Wade Miley, que llega de los Marineros, permiten presumir que cualquiera cosa buena puede pasar; y con los Azulejos, que batean para 250, con 149 ‘’bambinazos’’ pero con una efectividad de sus lanzadores en 3.83, a cuya divisa acaba de llegar el zurdo dominicano Francisco Liriano, para apoyar la rotación, hay muchas esperanzas. Y los Medias Rojas no se quedan atrás, con 287 a la ofensiva, 132 tablazos de circuito completo pero una efectividad alta de 4.36, el lado flaco de la novena, todavía tienen con qué hacer daño, mucho daño, diríamos nosotros.

 

Los Indios están a la cabeza en la Central de la Americana, pero la buena reacción de las últimas semanas de los Tigres de Detroit, obliga a pensar que desechados como están los Reales, son rivales peligrosos para la tribu, aun cuando estén a cuatro y medio juegos del primer lugar. Y finalmente, en el Oeste de la Americana, los Vigilantes tienen buen paso y están alejados a seis juegos de los Astros de Houston, cuya etiqueta de gran favorito para ganar su división y el propio título de su circuito, se ha venido desdibujando, con el transcurso de la campaña.

 

Nosotros no eliminamos por el momento a los Mets pese a que están a seis y medio juego del primer lugar, con 54-50, para 519, con 3.35 de efectividad, con una débil ofensiva como ya lo anotamos, acabando de adquirir al guardabosques Jay Bruce, de los Rojos de Cincinnati, quien compila 25 batazos de circuito completo y 80 carreras remolcadas en este 2016, y al conocido lanzador Jon Niese, quien regresa al club procedente de los Piratas, intentando una recta final con mejores números; mientras que los Nacionales mandan en la zona, con 61 ganados y 44 perdidos, para 581, con bateo colectivo de 249, 139 batazos de circuito completo y 3.25 de efectividad; pero son los Marlins de Miami, con 57-48 para 543, con 272 de ofensiva y 3.89 de efectividad, los que tienen la palabra para desenredar la madeja de esta división en la Nacional.

 

En la Central del Viejo Circuito, los Cachorros siguen siendo el mejor club de esta temporada, pero todavía los Cardenales de San Luis no están en plan de perdedores; mientras que el Oeste de la liga, no hay nada que hacer, la disputa está por cuenta y riesgo de los líderes, los Gigantes, y de los batalladores Dodgers de Los Angeles, novena que hizo varios movimientos en su nómina, adquiriendo al guardabosques Josh Reddick y al lanzador zurdo Rich Hill, ambos de los Atléticos, y colocando al cubano Jasiel Puig en su nómina de ligas menores, quien ha tenido altibajos en las dos ultimas temporadas, cambios que desarrolló sobre la hora del cierre para las contrataciones de mitad de campaña.

 

De aquí y de allá

 

La llegada del formidable cerrador cubano zurdo, Aroldis Chapman, a la nómina de los Cachorros, robustece sus posibilidades triunfales en la división y en la propia Liga Nacional, porque los muchachos de Joe Maddon están bateando colectivamente para 253, con 130 cuadrangulares y efectividad de sus abridores de 3.25 carreras limpias por juego.

Foto meridiano.com

Foto meridiano.com

Los Cachorros tienen el mejor registro de las Grandes Ligas, con 63 victorias y 41derrotas, para promedio de 606, a siete y medio juegos de los Cardenales, sus escoltas, que tienen 56-49, 533 de promedio, con ofensiva de 257, con 143 tablazos de circuito completo y 3.89 de efectividad en el grupo abridor.

 

Mientras que los Indios han conseguido los servicios del también zurdo y gran taponero, Andrew Miller, de los Yanquis, y al antesalista de los Rayas de Tampa, Brandon Gruyer, y buscan a como dé lugar otro receptor de apoyo, ante la negativa de Jonathan Lucroy de los Cerveceros de Milwaukee, de ir a Cleveland, los Tigres han hecho pocos movimientos en esta etapa y confían en que con su nómina podrán triunfar en la recta final.

 

La tribu de Terry Francona, con registro de 60-42 para promedio de 588, con ofensiva de 261, 131 cuadrangulares y efectividad de 3.59, espera el envión final para asegurar su participación en la postemporada. Los Tigres compilan 57-48 para 543, con 267a la ofensiva, 139 tablazos de cuatro esquinas y 4.34 en la efectividad de sus abridores.

 

Los Astros no han hecho movimientos de importancia por el momento; en tanto que los Vigilantes acaban de conseguir los servicios del formidable pelotero boricua, Carlos Beltrán, de los Yanquis de Nueva York, con cuya experiencia, talento y calidad, tendrán como suplir la ausencia de su bateador designado, Prince Fielder; al receptor, Jonathan Lucroy, y al relevista Jeremy Jeffress, ambos de los Cerveceros, lo que indica claramente que sus aspiraciones son cada vez más fuertes para llegar a la postemporada, ofreciendo además el mejor registro hasta la fecha, en la Liga Americana, con 62 ganados y 44 perdidos.

 

Los Vigilantes tienen 265 a la ofensiva, 139 cuadrangulares y 4.36 de efectividad, en tanto que los Astros batean para 244, con 133 jonrones pero efectividad de 3.88 de su rotación.

 

Los Astros tienen decepcionados a sus seguidores y a los críticos por lo que han hecho hasta ahora en la temporada. Pero detrás de ellos, los Angelinos de California, que batean para 269, más que los Orioles; los Marineros de Seattle, con 258 a la ofensiva y 146 jonrones, han sido relegados a un segundo plano en la Liga Americana; mientras que en la Liga Nacional, los Cascabeles de Arizona, con bateo de 263; los Piratas de Pittsburgh, con 260 al bate, y los Rockies de Colorado, con 269 con el uso del madero, a pesar de su buen accionar a la ofensiva, han carecido de profundidad en su cuerpo de lanzadores.

 

Las cábalas sirven como formato para una sana discusión, pero cuando se llega a la recta final de una temporada de Grandes Ligas, la novena que aproveche las mejores oportunidades en cada partido a disputarse antes de que llegue la hora de recoger los bates y adquirir el pasaporte a la postemporada, tendrá un valor a precio del oro… o mejor, al de los diamantes…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page