Al instante

LOs puentes sobre el río Magdalena

Por Antonio Guihur

Nuevo puente Pumarejo Foto eluniversal.com

Los puentes a la altura de Mompox y el nuevo puente Pumarejo, dan la impresión que se construyen con liviandad, sin tener en cuenta la opinión de comunidades, usuarios del río y desde luego dejando una estela de duda en si el propósito es gastar dinero en lugar de invertirlo.

El puente entre Yati y la Bodega, que para hacerlo más asequible a quienes no están familiarizados con el lugar, une Magangué y la isla de Mompox. Le están construyendo un pilote, con una muy corta visual a los convoyes que navegan por el río, aumentando riesgos de colisión que sin duda generarían derrames de hidrocarburos, y destrucción de un patrimonio nacional como es el viaducto. ¿Le consultaron a los navieros? Si no lo hicieron ¿Quién va a responder por los accidentes que sucedan?

De otra parte, no solo en estas dos obras, aparece la improvisación como faro para contratar, sino que está el puente entre Barrancabermeja y Yondó, que cuando lo visité la primera vez en el año 2008, los terraplenes de acceso al puente luego de dos años de terminada su construcción, no estaban terminados. Adicionalmente, por desconocimiento fluvial, la sedimentación se convirtió en el azote de los navegantes, que tienen que esquivar permanentemente las dunas que se forman.

El puente del Plato, Magdalena, es otro “plato”; navegar por debajo de él, tiene muchas dificultades para los convoyes. Navegarlo, es un momento de tensión para el piloto y el capitán.

Hace tres años, escribí acerca de la necesidad de fundar la facultad de Fluviología en alguna universidad colombiana. Por lo visto vamos a tener que hacer más énfasis del esperado en la cátedra de “PUENTOLOGÍA” pues desconcierta que en tan solo 631 kilómetros que es la distancia entre Barranca y Barranquilla, cuatro puentes puedan ser cuestionados por un lego en la materia.

Evidentemente no construyo puentes, pero hasta la cirugía más exigente, debe poder ser explicada al paciente de manera sencilla. En este caso el paciente es el país y se trata de nuestro dinero. ¿Podría alguien explicarme que sucede?

Dejo para lo último el nuevo puente Pumarejo, desde luego a quien quiera profundizar en el tema, le recomiendo los innumerables escritos de mi maestro Enrique Lequerica Otero. Una sola observación: en 380 metros, se van a gastar algo más de $15 mil millones en dragado. Quieren dragar un lecho de rocas, y no es claro si deben hacerlo.

Y, a todas estas, ¿Dónde está Cormagdalena? Señor Presidente, al menos yo, estoy de acuerdo que se quede el doctor Andrade, pero por favor, hasta el final de su gobierno.

Ir a la barra de herramientas