Al instante

Los diez mejores cantantes colombianos entre los años 60 y 80

Por Edgar Hozzman Londonderry New Hampshire

Pantalla & Dial

Muchos cantantes aseguran que fueron los pioneros de la internacionalización, pero los primeros embajadores de nuestra música fueron Carlos Julio Ramírez y Berenice Chávez, ellos, a mediados de los cuarenta, actuaron en grandes escenarios de EE. UU., México, Brasil y Argentina.

Nos vamos a remitir a los cantantes que surgieron y evolucionaron en los dorados años sesenta y los decenios setenta y ochenta.

1.Harold Orozco, indiscutiblemente el cantautor más estructurado de la historia musical de Colombia. Aprendió música en el Conservatorio de Cali y continuó estudiando a lo largo de su extensa carrera artística. Afinado, medido, excelente guitarrista, sin ser el mejor pianista lo interpretaba con propiedad, como arreglista se distinguió como productor de música comercial.

Fue uno de los pioneros de la Nueva Ola colombiana, al lado de Guillermo “Pipo” Valderrama, Humberto Plazas y Leonardo Álvarez.

Fue definitivo en la proyección del Sello Estudio 15, donde sin egoísmo colaboró con sus arreglos e instrumentación para las primeras grabaciones de Óscar Golden, Lyda Zamora, Kenny Pacheco, Ernesto Satro, entre otros cantantes de ese sello discográfico.

Su talento y voz le valieron el reconocimiento del Director Artístico de la Cadena Caracol, el maestro, Manuel Jota Bernal para ser incluido en la nómina de La Hora Philips, el Espectáculo radial más escuchado de la radio colombiana.

Fue el primer cantante de la Nueva Ola nacional en ser contratado por una multinacional: Discos Philips. Harold Orozco fue el cantante más importante de un lapso en el que se proyectó la imagen internacional de nuestro talento. No perteneció al Club de Clan, movimiento consecuencia de Estudio 15 Caracol.

2. Lyda Zamora. “La Luminosa” se proyectó desde el movimiento artístico nacido en Radio 15. Artista integral, cantante, actriz y bailarina de flamenco. Su belleza, talento y personalidad le valieron el reconocimiento de Carlos Pinzón, Gloria Valencia y el binomio Alfonso Lizarazo & Jaime Arturo Guerra Madrigal. Fue la primera diva colombiana y la primera estrella de la nueva ola nacional.

3. Óscar Golden. “El Cacique” fue el primer ídolo de la nueva ola, no fue el mejor cantante, pero si el más carismático, cálido y original. Su pinta de galán y su primer repertorio lo catapultaron al estrellato. Llegó de la mano de Harold Orozco a Estudio 15 donde conquistó su primer público y se consagró como el ídolo de la generación de los sesenta. Fue artista objetivo en la multinacional Discos CBS. Nunca perteneció al Club del Clan.

4. Vicky, Esperanza Acevedo Ossa, bautizada artísticamente como Vicky por Guillermo Hinestroza, director y fundador del Club de Clan en 1964. Fue la primera estrella de este programa. Quien le dio la aprobación como cantante fue el primer director musical del Club de Clan, el maestro Óscar Lasprilla. Su nexo sentimental con Marcel fue definitivo en su proyección como cantautora. Logró su primer gran contrato discográfico con Zeida, hoy Codiscos. Sus grandes éxitos los logró en el Sello Orbe. Fue la primera cantante en lograr cifras millonarias en ventas y obtener éxitos en la colonia latina de Los EE. UU y Centroamérica.

5. Claudia. Gladys Caldas, bautizada por Guillermo Hinestroza como Claudia y más adelante apellidada como de Colombia por Alberto Suárez López, gerente de promoción y publicidad de Discos CBS, con el fin de diferenciarla de otra cantante mexicana. Sus primeras canciones fueron editadas en dos compilados del Club del Clan para Discos Sonolux. Su primera aparición en una carátula discográfica fue como modelo para una agrupación tropical de Discos Philips. Fue llevada a Discos CBS por Santander Díaz productor de la multinacional. Los arreglos e instrumentación de su primer sencillo fueron del maestro Armando Velázquez, la guitarra la grabó Harold Orozco.

Pudo dar mayor continuidad y producción a su carrera artística si hubiera sido consciente del momento estelar que atravesó en los años setenta, lapso en que fue la cantante más internacional de Colombia.

6. Jesús David Quintana. “El motilón de oro”, representando al Norte de Santander en la Orquídea de Plata Philips en 1969 evento que ganó y lo subió al estrellato como artista de Discos Philips. Dueño de la más bella voz de los cantantes de los sesenta y setenta, técnico, afinado y medido. En su momento el maestro, Billos Frometa lo tuvo en cuenta para ser la voz romántica de la orquesta en reemplazo de Felipe Pirela. Jesús David fue artista objetivo de Discos Philips, empresa que lo envió a la Argentina para la producción de su segundo álbum. En la primera etapa de su actividad artística fue producido y dirigido por el guitarrista Brando Ortiz.

7. Fausto. Luis Javier Piedrahita Gaviria, su mejor momento artístico lo vivió en el decenio de los ochenta. Fue cantante objetivo de Codiscos, compañía que lo promocionó internacionalmente, lo que le significó un contrato con Hispavox donde grabó dos de sus grandes éxitos: “Los Abedules” y “Susana”. Fausto, un artista sin complicaciones, siempre dispuesto a colaborar con la promoción y difusión de su obra.

8. Isadora. María Teresa Villegas Garcés comenzó su formación musical al lado de su madre cantante lírica, más tarde estudió música en el Instituto de Bellas Artes de Cali y en la Universidad del Valle. Quien la proyectó y creyó en ella fue Fernando Parra quien le produjo su primer álbum para Sonolux, empresa de la que fue objetivo y estrella en los años setenta. Silenciosamente hizo una excelente carrera, la que tuvo el reconocimiento de los escenarios de Panamá, Perú, Ecuador Venezuela y la del mercado latino de Los EE. UU.

Artista, cálida, amable y colaboradora con la promoción, dueña de una bella voz, como cantante técnica, afinada, medida y con estilo muy personal en su interpretación.

9. Billy Pontoni. Guillermo García llegó a Bogotá a probar suerte por sugerencia de “Los Ampex”, agrupación que escuchó y abordó en su Cartago natal durante la gira del cantautor mexicano Fernando Valadés. Ingresó al Club de Clan donde fue bautizado por su mentor artístico, Guillermo Hinestroza como Billy en honor a Billy Cafaro, ídolo de la Nueva ola argentina y Pontini, por Rocky Pontoni pionero de la Nueva Ola argentina. Sus primeros pasos artísticos los dio en el Grill Miramar de la mano de Pacheco y Luis Ariel Rey, cantautor de música llanera. Billy, interpreta con propiedad la guitarra, tiene un bonito color de voz su estilo está influenciado por, José José.

A mediados de los setenta fue contratado por Discos CBS, donde logró sus grandes éxitos, “Por qué ahora”, “Angélica”, “Alguien canto una canción” “Luna Roja”.

10. Raúl Santi. Guillen Raúl Sánchez Prada irrumpió en la radio con el tema“No más contigo”, éxito que lo dio a conocer a nivel nacional y le valió su primer contrato con Discos FM, empresa que no ahorró en promocionarlo y publicitario. La gran virtud de Raúl es su sencillez e inspiración. La mayoría de sus éxitos son propios, lo que le ha dado gran autonomía en su actividad profesional.

El primer país que visito fue Guatemala donde era el ídolo más grande a comienzos de los ochenta, más tarde lograría el reconocimiento de la colonia latina en La Unión Americana donde actúa con gran regularidad. Quien lo apoyó en sus comienzos fue el Disjokey, Marino Recio, quien desde los micrófonos de Radio Musical y Tequendama promocionó su nombre y obra.

Raúl es un artista que no ahorra esfuerzos en proyectar cada una de sus grabaciones de las que salieron éxitos que le han reportado satisfacciones económicas y artísticas, “Como un Picaflor”, “Basta ya “, “Un amor en cada esquina”, entre muchas más.

 ehozzman1@yahoo.com

Acerca de Revista Corrientes (2897 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas