Al instante

Los del CD y Cambio Radical saben ser hablantinosos

Por Elkin Mesa

La estrategia electoral: polarizar al país contra los acuerdos de paz. Foto static.iris.net.co

Después de que se desnudaron en el congreso, cámara-senado, donde sacaron las uñas como claros enemigos de que la nacionalidad avance en el mejoramiento de su cultura para poder progresar en paz, los ciudadanos de partidos distintos de los que quieren regresar a la guerra matapobres  se han declarado en estado de permanente alerta con el objetivo final de impedir que vuelvan a ser elegidos  como congresistas antipatriotas que solo se mueven el ritmo señalado por quienes los usan como testaferros para continuar en la desbordada codicia de apoderarse de las tierras que pertenecen a los campesinos, a los cuales, si necesario, matan de manera despiadada.

La gente que puede denominarse común parece  haber despertado en un altísimo porcentaje luego de fuera engañada por los hablantinosos que dicen pertenecer a un centro democrático, que  de eso no tiene ni una pulgada pues los estafetas solo hacen lo que les diga un ex presidente paisa visto por muchos desde siempre como un enfermo de la cabeza.

Pero despertó más el común al ser desenmascarados en la cámara los que alegan ser miembros de un Cambio Radical que nunca lo ha sido pues se limitan a repetir las posturas de  los dirigentes más corruptos protegidos por las siglas de los partidos tradicionales.

Tanto los de Cd o de Cr parecieran sentirse orgullosos de oponerse al cumplimiento de un Acuerdo de Paz firmado por el presidente Santos con las Farc, tal vez haciendo el mismo presupuesto, triunfante en el plebiscito, o sea el de partir de la base de que a los electores que para ellos son desinformados sin remedio se les ha olvidado el mensaje tajante de Francisco, el Papa que ven los desapercibidos de un buen cerebro como comunista. Mensaje tajante: No se dejen engañar, no se dejen vencer, no se dejen robar la esperanza, no se dejen robar la alegría.”

Quedará por establecer quienes pueden más: los centenares  de desinformados que siguen a Vargas al lado de Uribe, o los 46 millones de católicos que en el país aplaudieron las palabras de un Papa moderno.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page