Al instante

Lo divino y lo humano: La velatón fue mundial

Por Lisandro Duque Naranjo, Diario El Espectador, Bogotá

La velatón en la ciudad de Perth, Australia. Twiter

Se necesitaban unos muertos más —aparte de los que todavía faltan— para que algunos sectores de opinión, que frente al Acuerdo de Paz fueron indiferentes, cuando no adversos, comenzaran a sentirse tocados por la inminencia de que el conflicto armado tomara un segundo aire y alcanzara a exponerlos a ellos también a perder la vida. Todavía no, ni en los lugares donde se dio la anterior guerra, pero tal vez sí un día de éstos, y de peor forma, según el frenesí que está cogiendo la matanza selectiva contra los zurdos que se fajan frente a los poderes locales podridos. A la velatón del viernes, por lo multitudinaria en Colombia y unos 20 países, es probable que haya concurrido mucha gente arrepentida de por quién votó el pasado 17 de junio. Nos hemos vuelto expertos en movilizaciones de arrepentidos por el voto de la víspera. En la velatón de la Plaza de Bolívar vi a centenares de pelados muy plays, que se les notaba a la legua que era la primera vez que veían la Séptima, y se la gozaron como algo exótico, filmando a los fonomímicos que imitan a Juan Gabriel y Michael Jackson. Ese policlasismo debió inquietar mucho a los del CD, aunque la muchedumbre que más los atormenta sea la del pueblo raso.

Lo que el CD llamó “amenaza” y “chantaje” de Santos, cuando éste dijo que desaprovechar la paz nos abocaría a una guerra peor, parece estarse cumpliendo como una maldición. Pero desde un solo lado, el de los gananciosos. Y un país no se devuelve diez años, a sus peores tiempos, sin pagar por eso. Y no apenas con la vida de luchadores de causas nobles por el medio ambiente, los derechos de los afros e indígenas, la restitución de tierras, etc. Es cierto que venían dándose crímenes graneados de líderes sociales, hombres y mujeres desde antes y durante las jornadas electorales ocurridas este año, atribuibles a residuos posplebiscitarios de virulencia, de odios anti-Farc, pero ya consumada la victoria de los villanos, con exigua ventaja sobre los contestatarios, aquellos se desataron contra éstos, impacientes por exterminarlos. “Empoderados”, como lo ha dicho Gustavo Petro. Estaban que se disparaban y ahí comenzaron a hacerlo en progresión geométrica. Es su naturaleza. Sólo necesitaban un empujoncito para apretar el gatillo, y se los dio la senadora Paloma Valencia desde el Congreso, donde estuvo enseñoreada, con su rictus ominoso, acaparando televisión durante una semana. Efectos de sus peroratas: el martes una volqueta botó a siete humildes cadáveres de la parte oscura del muro imaginario de esa señora en un rastrojero en Argelia, Cauca, población donde la Colombia Humana obtuvo un 90 % de votos. Como quien dice: tengan. Y siguió cayendo gente: en Atlántico, Chocó, Antioquia, Tolima, Caquetá y Nariño, y antier sábado, en la noche, en pleno horario de la Velatón, otra más, en Guacarí, Valle. Esos 14 muertos en cuatro días treparon la cifra de inmolados en dos años de 269 a 283
No es por temeridad que asumo la relación causa-efecto entre la oratoria televisiva de doña Paloma y los asesinatos que ocurren de inmediato. Donde a Laureano le hubiera tocado la TV, y no apenas la radio, los muertos de la Violencia hubieran sido el doble.

Y para no abundar en explicaciones, cito a Bertolt Brecht: “Hay muchas formas de matar a una persona, y pocas están prohibidas en este país”.

El 7 de agosto nos posesionamos de la calle.

Acerca de Revista Corrientes (2274 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas