Al instante

Leer, leer…leer

Por Darío Jaramillo Agudelo, Luna Libros

Huellas en la arena (SM)de María Teresa Andruetto.-

Entiendo que lo que se llama literatura infantil es simplemente buena literatura que también pueden leer los niños. De hecho, algunos grandes clásicos de la llamada literatura infantil no fueron escritos para niños; el mejor ejemplo es Swift y sus Viajes de Gulliver; otro clásico que no se dirigió a los niños en general sino a Alicia en particular, es del reverendo Dodgson, alias Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas. La poeta argentina María Teresa Andruetto (1954), ganadora del premio Hans Christian Andersen, escribe hermosos textos que también pueden leer los niños, como Huellas en la arena, unos breves y muy hermosos relatos con sabor oriental.

EL ENGAÑO
Hace muchos, muchísimos años, en un país de Oriente, un hombre pintó un cerezo.
Un cerezo en flor.
El cerezo era tan hermoso que el hombre dijo: “sólo falta que aniden aquí los pájaros”. Y abrió de par en par las ventanas de su casa.
Tibia sopló la brisa.
Y los pájaros entraron y fueron a vivir entre las ramas.
Pasaron los años y el hombre que había pintado el cerezo envejeció, hasta morir.
El tiempo pasó también sobre la seda destiñendo los colores.
Cierto día, los mandarines descubrieron el cerezo y ordenaron restaurarlo.
Con delicados instrumentos, los artesanos de aquel país de Oriente remarcaron las flores y las ramas.
Pero los pájaros ya no se engañaron.

MARÍA TERESA ANDRUETTO

 

Hasta aquí (Almadía) de Hernán Bravo Varela.

Hernán Bravo Varela (1979) es un ensayista y traductor (Oscar Wilde, Emily Dickinson) mexicano de quien lo primero que tendría que mencionar es que es un excelente poeta. Hasta aquí, su cuarto libro, tiene un tono conversacional, narrativo, y con él logra momentos de verdadero y muy original lirismo. Como este poema, titulado “Hasta aquí”:

No haber amor en un amor también.
Un amor a estar solo.
Le pertenece a alguien que lo siente
por nadie.
Pertenece
a una clase de amor que nadie toma.
Es una clase por correspondencia.
También salir con alguien es entrar
al amor que sentimos
por quien venga a tomarlo.
Si saliéramos a tomar el sol,
lo tomaríamos de quien viniera.
Nos correspondería.

Después de la lluvia, los árboles lloran (Letra a Letra) de Melibea.

Melibea (Cali, 1975) escribe de manera muy directa pero no plana. Lo contrario: una indagación interior que es, a la vez, un refundirse con el entorno, con todo el entorno. De lo cotidiano a lo metafísico, no, a lo cósmico, con una naturalidad que les da trasparencia a sus poemas.

El cosmos que tengo en el alma
mira, a través de mis ojos,
el cosmos que rodea mi cuerpo.
°°
Una sola voz,
muchas miradas,
infinitos reflejos.
Dentro de mí
viven las estrellas
que cubren el universo.
°°
La espalda me recuerda que estoy viva,
que he crecido y podría morirme ya
bajo este dolor intenso.
Mi cuerpo sabe que carga pesos muertos,
cadenas invisibles, maletas desbordadas
de chécheres sin uso.
La silla me susurra que es bueno estar sentada.
Pero el camino murmura las siete maravillas
que esconden sus curvas.
Dudosa, me repliego,
espiral de miedos y deseos.
Mis antenas buscan el sol
mientras juegan con la niebla.

Diccionadario

“¿Por qué nunca se habla de la oscuridad de la boca? ¿Dónde suena la música que se sueña?” (Ángel Bonomini).

Tomado de Diccionadario (Editorial Pre-Textos):

Lodorniz: pájaro de barro.
Gatedrático: profesor de gatos.
Barroz: mezcla de lodo con arroz.
Pornamentos: adornos pornográficos.
Mhortaliza: vegetal venenoso.

 

Acerca de Revista Corrientes (1431 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas