Al instante

Las tres del tintero

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal, las2orillas.co

EL CAUCA NO CUPO

El legendario rio Cauca, que con pereza y sinuosidad recorre de arriba abajo el Valle entre Santander de Quilichao y La Virginia ,y después se precipita encañonado para atravesar las montañas antioqueñas, no cupo esta vez en su cauce. Desde antes de llegar a Cali,y aun retenido a medias por la presa de Salvajina, el caudaloso rio no pareció ajustarse a su viejísimo cauce y sin compasión está inundando veredas ribereñas o las calles de Juanchito y La Victoria.En una medida del caudal que los jarillones feudales no pudieron calcular exactamente ,el rio trata de volver por los antiguos senderos que antaño impresionaron a los conquistadores Belácazar y Añasco,que lo vieron por primera vez en 1536.
LOS OFICIOS DE LA VIRGEN DE FÁTIMA
El dia que se escriba la verdadera historia de este país debería dedicársele un capitulo entero a la influencia que tuvo la Virgen de Fátima y sus tres pastorcitos portugueses en la consolidación de la violencia y la crueldad como herramientas de poder a lo largo del siglo 20. Al conmemorarse 100 años de aquél episodio que aun rellena las credibilidad católica,la Virgen de Fátima, paseada encima de los fusiles que unían a los católicos contra el comunismo y el liberalismo decimonónico, es casi un fantasma en el recuerdo de un pueblo que repetía con fé patética “ el 13 de mayo la virgen María bajó de los cielos a Coba de Iría “ mientras usaba la muerte como herramienta de vida.
NO PARA LA VENGANZA DEL ZORRO
Aunque las autoridades policiales colombianas, adocenadas por las estupidez gringa, siguen insistiendo en creer que llamando como “ los del golfo” a los integrantes de la bacrim de los gaitanistas , podrán minimizar este grupo violento colombiano, ellos están demostrando que deben ser tratados como uno mas de los muchos que han llenado de sangre la historia de este país. El inatajable efecto de la venganza conque cobran matando policías diariamente al hecho de que hubiesen dado de baja en un operativo ,en la zona de Tumaco, a su dirigente llamado “El Zorro” es la mejor demostración de que esta clase de manifestaciones grupales se repiten en Colombia cada tanto y que la torpeza de la dirigencia santafereña para manejarla resulta siendo igualmente despreciativa y equivocada.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page