Al instante

Las minorías en las elecciones del 11 de marzo

Por Miguel Antonio Galvis* (razonpublica.com)

Qué pasó con los indígenas, los afrocolombianos y los residentes en el exterior.

Más curules especiales

El pasado 11 de marzo, las curules elegidas mediante mecanismos especiales o de circunscripciones especiales aumentaron significativamente respecto de las elecciones de 2014.

El primer y más notorio cambio va por cuenta de las 10 curules transitorias —5 senadores y 5 representantes— que se le concedieron a la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Un segundo cambio había sido introducido por el artículo 6 de la reforma al equilibrio de poderes, pero no fue efectivo por problemas en su reglamentación. El cambio consistía en retirarle una curul especial en la Cámara de Representantes a los Colombianos en el Exterior para otorgársela al departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Sin la reglamentación, los raizales quedaron con las dos curules de siempre.

La misma reforma al equilibrio de poderes introdujo un tercer cambio: se creó una nueva curul en el Senado para el que quede segundo en la carrera por la presidencia y una nueva curul en la Cámara para su fórmula vicepresidencial.

Si Gustavo Petro queda segundo en las presidenciales y acepta la curul del Senado, llegaría con una votación superior a la de Álvaro Uribe, el senador más votado.

Tomemos como ejemplo los resultados de la encuesta Gallup de esta semana, donde Duque le gana a Petro por cerca de 20 puntos. De acuerdo con la reforma, Petro podría volver al Senado y Ángela María Robledo a la Cámara.

Cabe resaltar que en ese escenario, Petro llegaría al Congreso con una votación superior a la de Álvaro Uribe, el senador más votado. Este premio de consolación podría tener un papel interesante para fortalecer el ejercicio de la oposición política o darle un espaldarazo para fortalecer la coalición de gobierno.

Cuadro 1. Circunscripciones especiales en la elección del Congreso.

Circunscripcion

Senado

Cámara

Total

Diferencia con 2014

Indígenas

2

1

3

0

Afrocolombianos

0

2

2

0

Colombianos en el Exterior

0

1

1

-1

San Andrés y Providencia*

0

1

1

+1

Transitorias de Paz (FARC)

5

5

10

+10

Candidatos presidencia y vicepresidencia segundos en votación.

1

1

2

+2

Totales

8

11

19

+12

*El cambio no fue efectivo para las elecciones de 2018

Estas curules y circunscripciones especiales cumplen una importantísima función democrática, pues garantizan la inclusión y representación política de poblaciones históricamente excluidas del poder. Ahora bien, cada una de estas circunscripciones especiales tiene una lógica propia, que debe analizarse por separado.

Circunscripción indígena

Candidatos en mención.
Candidatos en mención.
Foto: Miguel Galvis

En esta circunscripción se presentaron varios cambios en relación con las elecciones de 2014.

  1. Se redujo la dispersión de listas al Senado. En 2014 se presentaron 14 listas y en 2018 la mitad. Esto muestra que las expresiones de comunidades locales y personalidades indígenas han perdido terreno en beneficio de los proyectos colectivos de carácter nacional.
  2. Se registró mucha inconformidad con la actual representación de los indígenas en el Congreso. Por eso se renovó totalmente la representación en ambas cámaras.
  3. El mal diseño del tarjetón nuevamente causó la victoria del voto en blanco para la circunscripción indígena. Esto ya había ocurrido en 2006 y en 2010.
Algunos dirigentes afrocolombianos manifestaron que la elección de las curules afro está ajustada a la ley, pero carece de legitimidad
  1. Se hace urgente una reforma legal, que habilite a los partidos de origen indígena y afrocolombiano para inscribir candidatos a las circunscripciones de minorías étnicas. Los tres congresistas indígenas elegidos fueron inscritos por partidos con personería jurídica que tienen una prohibición legal expresa, establecida en el inciso 2 del artículo 28 de la ley 1475 de 2011. Pese a contar con conceptos favorables del Consejo de Estado y el Consejo Nacional Electoral, esta es una fuente de inestabilidad jurídica en el ejercicio de las representaciones políticas de las minorías.
  2. Se consolida el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS), la expresión política de la Organización Indígena de Colombia (ONIC), como la primera fuerza de los pueblos indígenas en el Congreso, al obtener una curul en el Senado y otra en la Cámara.
  3. La táctica de unificación de Autoridades Indígenas de Colombia, AICO Social y AICO Político, representados por sus presidentes en la lista de Senado, les permitió obtener la segunda curul especial indígena, lo que los convierte en la organización política más antigua entre los indígenas.
  4. El partido Alianza Social Independiente (ASI) salió del espectro político de las minorías étnicas, después de ejercer la representación indígena durante 26 años, perdiendo la personería jurídica que estaba amparada por un congresista de minorías étnicas. La supervivencia de su proyecto político queda en manos del Consejo Nacional Electoral, que tendrá que definir si le concede el derecho a conservar la personería jurídica por su votación obtenida en la coalición de los decentes (ASI + MAIS + UP).

La Bancada Indígena del Congreso de la República quedó así: Senador FELICIANO VALENCIA, (MAIS – Pueblo Nasa del departamento del CAUCA); Senador, BITERVO PALCHUCAN (AICO del Pueblo de los Pastos del Departamento de Nariño); Representante a la Cámara, ABEL DAVID JARAMILLO LARGO (MAIS del Pueblo Embera Chamí del departamento de Caldas).

Circunscripción afrocolombiana

En la representación de las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, se logró superar la vergonzosa cooptación de esas curules por las mafias asociadas con el exsenador (confeso narcotraficante y paramilitar) Juan Carlos Martínez Sinisterra, y por la reina del chance en la costa atlántica, “La Gata” Enilce López, en las elecciones de 2010.

Pero lo anterior no significa que la elección de 2018 fuera ejemplar. Al parecer, estas curules quedaron en manos de personas que contaron con el apoyo de organizaciones clientelistas pertenecientes al partido de la U, al Centro Democrático y a los cristianos.

Todo indica que las comunidades no se sienten representadas y que las curules quedan nuevamente capturadas, ahora por la política tradicional del Valle del Cauca, caracterizada por sus bajos estándares éticos. Por eso algunos dirigentes afrocolombianos manifestaron que la elección está ajustada a la ley, pero carece de legitimidad.

Los elegidos a la Cámara por la circunscripción Especial de Comunidades Negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, son:

  1. Jhon Arley Murillo Benites (24.048 votos) por el Consejo Comunitario Ancestral de Comunidades Negras Playa Renaciente (32.434 votos). Es uno de los ahijados de la gobernadora Dilian Francisca Toro e hizo campaña con el Senador Roosvelt Rodríguez del partido de la U, lo que lo ubica dentro de la política tradicional del Valle.
  2. Hernán Banguero Andrade (23.613 votos lista cerrada), por el Consejo Comunitario la Mamuncia de López de Micay en el departamento del Cauca. En 2011 fue candidato al consejo de Cali por el partido Cambio Radical. Fue gerente de la campaña a la Gobernación del Valle de Francined Cano por el partido MIO, creado por el parapolítico y narcotraficante Juan Carlos Martínez Sienisterra y el ex – gobernador Juan Carlos Abadía. Apoyó en 2014 a la senadora por el Centro Democrático Susana Correa. También es pastor cristiano y contó con el apoyo de varias iglesias.

A diferencia de los candidatos para las curules indígenas (que deben acreditar haber sido autoridades de su comunidad u organización), las curules afro no tienen reglamentación clara. Se mantiene el alto nivel de dispersión política, al haberse inscrito 42 listas para competir por las dos curules reglamentarias.

Circunscripción de Colombianos en el Exterior.

Tarjetón electoral al Senado de la República. Selección del Voto en Blanco.
Tarjetón electoral al Senado de la República. Selección del Voto en Blanco.
Foto: Registraduría Nacional del Estado Civil

Entre las tres últimas elecciones se ha producido un aumento significativo en el potencial electoral y en la votación dentro de esta circunscripción especial.

En 2010 el potencial de votantes era de 410.657 colombianos en el exterior; en 2014, la cifra ascendió a 571.420, y en 2018 se disparó a 1.188.259 personas. Esto se traduce en el aumento de los votos válidos, pues en 2010 participaron 20.171 personas, en 2014 lo hicieron 48.357, y en el 2018 la cifra volvió a duplicarse para un total de 114.347 votos válidos.

Al parecer el representante de los Colombianos en el Exterior ocultó su orientación sexual para evitar la exclusión del Centro Democrático, que condena el matrimonio igualitario.

Puede ser que la posibilidad de votar durante toda una semana haya facilitado la participación de muchos compatriotas que deben desplazarse durante varias horas para llegar a los consulados. Pero, paradójicamente, la votación aumentó de modo considerable, al mismo tiempo que la representación de los residentes en el exterior se reducía de dos a una curul.

De manera quizás sorprendente, el Centro Democrático obtuvo una abrumadora votación entre los residentes en el exterior. La curul fue para Juan David Vélez Trujillo, con 33.735 votos en lista cerrada. El nuevo representante vive en Miami, es experto en seguridad y es gay. Su elección provocó un gran debate dentro del Centro Democrático, que está en contra del matrimonio igualitario y los derechos de los homosexuales. Al parecer Vélez ocultó su orientación sexual para evitar la estigmatización y exclusión de este partido. En las elecciones de 2014 había ocupado el renglón 64 de la lista cerrada al Senado que encabezó el expresidente Uribe.

Tareas pendientes

Preocupa la falta de una legislación clara y precisa sobre el propósito y el ejercicio de las curules de minorías étnicas y de los colombianos en el exterior, quienes muestran que están avanzando y quieren participar activamente en la vida política nacional. Hay que corregir el déficit de representación política de estas tres poblaciones que son parte integral de Colombia.

Se observan avances en la calidad de la participación de los tres sectores, pese a las dificultades en el marco normativo de las minorías étnicas y la reducción de curules a los colombianos en el exterior, cuya población se duplica con cada elección.

En general podríamos decir que en contraste con la baja rotación de los congresistas de las circunscripciones ordinarias, en las minorías existe una alta renovación en sus liderazgos y todos los sectores salen a participar en una legislatura, llamada a asumir grandes retos y transformaciones en diferentes aspectos de la vida nacional. Las minorías podrán jugar un papel más activo en defensa de sus representados y podrían tener un potencial importante de iniciativa e incidencia políticas.

* Consultor del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) y analista independiente.  

Acerca de Revista Corrientes (1158 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web

1 comentario en Las minorías en las elecciones del 11 de marzo

  1. El movimiento político así desapareció del contestó político en Colombia a partir de las eleciones del 11-03-2018 ya q no octuvo ningún congresista GRACIAS MUY BUENO SU REVISTA

Los comentarios están cerrados.

Ir a la barra de herramientas