Al instante

Las grabaciones que hizo la casa Victor en Bogota en 1913

Por Jaime Rico Salazar

Imagen traiga.net

El 13 de julio de 1913 los directores de la Victor en Nueva York ordenaron a los señores Frank S. Rambo y Charles S. Althouse que fueran a Perú con una de las máquinas grabadoras portátiles para recoger un repertorio de canciones y música de ese país.  Era el primer viaje que hacía la Victor por Suramérica. Después que realizaran el trabajo en Lima debían regresar a Nueva York, pero cuando llegaron a Panamá, de regreso, recibieron la orden de viajar a Bogotá para hacer el mismo trabajo. De Panamá viajaron a Barranquilla y por el río Magdalena viajaron a Honda, para luego subir a Contactaron al compositor Jorge Rubiano para que dirigiera las grabaciones e instalaron la máquina grabadora en los sótanos de la Avenida Jiménez, en el centro de Bogotá. Situación que aprovechó para llevar al disco muchas de sus composiciones interpretadas por su Quinteto Rubiano, Cuarteto Bogotano o Cuarteto Nacional.

De Bogotá era Jorge A. Rubiano Tremiño y nació el 14 de junio de 1890. Sus padres le impulsaron su vocación por la música y por los instrumentos de cuerda. Vivían entonces en el barrio de Las Cruces y era vecino de Alejandro Wills, Arturo Patiño y Ernesto Neira. En su casa estudiaban juntos: Rubiano y Patiño la bandola, Neira y Luis María Forero el tiple, Wills la guitarra y fue allí donde nació un quinteto que cuando Emilio Murillo los conoció integró a su Estudiantina.

Desafortunadamente las relaciones de amistad entre Jorge Rubiano y Pedro Morales Pino no fueron cordiales en esos años y Rubiano no lo invitó a grabar con la Lira Colombiana que era la mejor agrupación musical de la época  y nos dejó sin la posibilidad de haberla escuchado.  Y con ese repertorio tan extenso que Morales Pino conocía. Siendo Rubiano tan buen bandolista y compositor reconocido, Morales Pino nunca lo incluyó en la Lira Colombiana y llegó el día en que Rubiano se la cobró. Porque Alejandro Wills y Alberto Escobar y Luis A. Calvo sí le colaboraron a Rubiano en las grabaciones y ellos eran también muy amigos de Morales Pino. En esa situación también había muchos celos profesionales. Morales Pino recién había llegado de Guatemala después de 12 años de ausencia en los cuales Rubiano se había mantenido como la persona más importante en Bogotá en el campo de la música. Cuando regresó Morales Pino, lo desplazó, y eso seguramente lo resintió. Y decidió buscar otro sitio donde fuera el número 1 y se fue bien lejos, para San Juan de Puerto Rico donde vivió el resto de su vida. Y allá dejó una historia extraordinaria…

Las grabaciones se hicieron en el mes de octubre y noviembre de 1913.

Jorge Rubiano llamó a Luis A. Calvo que organizó un terceto con violín, flauta y piano y grabaron 10 composiciones suyas: el “Intermezzo Nº 1”, “Cupido”, “Noel”, “Genio alegre”, “Qué delicia”, “Livia”, “Simpatía”, “Hechicera”, “Amor de artista” y “Entusiasmo”.

Ferrucio Benicore y Helio Cavanzo grabaron 9 canciones más del maestro Calvo, siendo él el pianista: “Tú y yo”, “Estrella rubia”, “En espera”, “Tus pupilas”, “Gloria de abismo”, “De linda puedes morirte”, “Eclipse de belleza”,“ Gitana” y “Serenata”. Además: “Para adorno de mi fosa”, “Tu boca y tus pupilas”, “Las garzas”, “Ni contigo, ni sin ti”, “Cuando en mis hondos pesares”, “La pastora”, “Se oyen rumores inciertos”, “Galerones”, “Amapola” y el “Himno Nacional de Colombia”. Total 22 temas.

Wills y Escobar grabaron cuatro canciones: “Tras de las verdes colinas”, “En la luz de tu mirada” y “Ausencia”. Grabaron otra más, el bambuco “Renacimiento” que no fue editado.

Jorge Rubiano con sus grupos grabó 14 temas instrumentales de su autoría: “Dame un beso”, “Zaza”, “Cuando el amor canta”, “Serpentina”, “Meditando”, “Plenilunio”, “Festival”, “Nocturno”, “Viejecita florentina”, “Tas-tas”, “Fiat Lux”, “Aurora”, “Alma colombiana”. Además: “Nené”, “Geranio” y “13 de marzo” de Carlos Escamilla.

También grabaron cinco bambucos en la máquina portátil el dueto de Carlos Espinosa y Daniel Bohórquez: “Primavera”, (Nº 65892) “La sultana”, (Nº 65893) “La avecita” (Nº 65921), “Neurótica” (Nº 65920) y “Eres morena” (Nº (¿?).

Jerónimo Velasco con la Orquesta Unión Musical grabó 8 de sus composiciones: “Como ha estado”, “Los cadetes”, “Qué mujeres”, “Maruja”, “Tarde de octubre”, “Pecho de paloma”, “Amores”, “Honor patrio” y “Thalia”.

Imagen e-bay.com

La Primera Banda Nacional de Colombia grabó: “Nené”, “Si”, “Mi juguete” y “María Elena”.

Manuel Salazar con el tenor José Lasanta grabaron: “El mar estaba muy bello” y “Rubias y morenas”.

Andrés Pinillos grabó 7 temas intrascendentes: La lora, La viejecita de los animales, Chiss-Pumm, Los antioqueños, Geringonza, Los cotudos, En el trapiche, En la playa, El bautizo de indios y Demanda de indios.

Carlos Romero grabó 5 batallas: Portete de Tarqui, Palonegro, Peralonso, Boyacá y Ricaurte en San Mateo.

Y Jorge Andrade Hewit grabó 4 poemas humorísticos: Viaje de un indio a Bogotá, Novena, Bambuco llanero, No van al cielo.

Dueto de Manuel Rodríguez “Pocholo” y Helio Cavanzo…
Se creía que estos registros se habían hecho en la máquina portátil que trajo la Victor a Bogotá en noviembre de 1913, pero fueron grabados en Camdem en 1914.  Vale la pena comentar que fueron ellos los que grabaron por primera vez una canción de Jorge Añez, “Ella es hermosa” y que éste ni siquiera los mencionó en su obra “Canciones y recuerdos”.
Datos históricos del libro “La Canción Colombiana, su historia y sus compositores” escrita por Jaime Rico Salazar.

Seguramente muchos de ustedes no conocen como se narraban las batallas de esos años.

Acerca de Revista Corrientes (2518 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas