Al instante

Lagos de Torca: el proyecto que amenaza la Reserva van der Hammen sin tocarla

Por Daniel Bernal* (razonpublica.com)

Este nuevo proyecto de Peñalosa acabaría del todo con la posibilidad de conectar la van der Hammen con los cerros orientales. Así es como el distrito planea rodear un corredor ecológico con suelos de uso industrial y comercial. ¿Qué sigue para la Reserva?

La Reserva van de Hammen en peligro

El pasado 24 de enero, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa celebró en su cuenta de twitter la firma de planos de su proyecto “Lagos de Torca” en el borde norte de la ciudad:

Twitter de Peñalosa firmando el decreto del Lago de Torca

Mediante el Decreto 088 de 2017 que aprobó este proyecto y que el alcalde anunció como una “revolución” en la manera de construir vivienda, el Distrito pretende urbanizar 1.800 hectáreas del norte de Bogotá. Pero el alcalde no menciona que el proyecto destruiría la propuesta de conectividad de la Reserva Thomas van der Hammen “sin tocarla ni un milímetro”, como él mismo lo ha afirmado.

La administración Peñalosa logró que tres instituciones que protegen el medio ambiente le aprobaran su proyecto, sin importar las afectaciones a la Reserva:

  • La Secretaría de Ambiente;
  • El Ministerio de Ambiente, que mediante una respuesta a un derecho de petición de la Secretaría de Hábitat, le dio su visto bueno al cambio en el uso del suelo del corredor autopista norte, de zona de conectividad y áreas verdes a suelo industrial y comercial;
  • Y la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, que revisó y concilió el proyecto con el distrito.

Para las tres instituciones pasó de agache el “pequeño detalle” de destruir la propuesta de conectividad de la Reserva van der Hammen entre el río Bogotá y los Cerros Orientales.

El mismo ministerio que había exigido un polígono de mínimo 800 metros, ahora permite reemplazarlo por un corredor ecológico de 60 metros, rodeado de suelo de desarrollo urbano.

Por ello la Veeduría de la Reserva Thomas van der Hammen y su grupo de amigos procedieron a demandar mediante una acción de cumplimiento el Decreto Lagos de Torca. La demanda interpuesta en agosto de 2017 fue fallada el 10 de febrero: les dio la razón a los demandantes y obligó al distrito a cambiar el proyecto en un plazo de seis meses para que no se afecte la Reserva van der Hammen. Por su parte, el distrito ya anunció la apelación.

Leyes ignoradas

En el año 2000, la CAR de Cundinamarca declaró el terreno de la actual Reserva van der Hammen como Zona de reserva forestal regional Área Protegida (AP) 2, con el objetivo de lograr la conectividad entre el río Bogotá y los cerros orientales.

Para proteger la reserva, el Ministerio de Ambiente expidió la Resolución 475 de 2000 y aclaró sus usos y características. Así, el artículo cuarto de la resolución establece como Área Protegida la reserva “correspondiente a la franja conectante de la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá con el sistema valle aluvial del río Bogotá – Humedal La Conejera, con un ancho (sic) mínimo de 800 metros, en sus puntos más estrechos (AP-2)”.

La zona vecina a la Autopista Norte, conocida como “corredor de la Autopista Norte” había sido catalogada como suelo urbano con una anchura de 300 metros respecto de cada borde, por ser una franja de carretera intermunicipal.

Aunque la CAR sugirió en su momento que esa zona se convirtiera en suelo rural, no hubo acuerdo y en la Resolución 475 se mantuvo la categoría de la zona con una aclaración: el artículo 7 especificó que “en el área del corredor de la Autopista norte coincidente con la franja de conexión ambiental (AP- 2) se deberá propiciar la conformación de áreas verdes y la preservación de la conectividad de las Reservas Forestales del Norte y de los Cerros Orientales”.

mapa Reserva Thomas Van der Hammen

De allí se concluye que el corredor autopista norte debe tener usos que permitan la conectividad de la Reserva van der Hammen y una anchura mínima de 800 metros. En el mapa anterior puede verse la importancia del corredor Autopista Norte (“ZONA ANorte”: en color naranja) para dar continuidad física y ecológica a la Reserva.

El proyecto que amenaza la Reserva

Propuesta de vivienda en Bogotá, Lagos de Torca.
Propuesta de vivienda en Bogotá, Lagos de Torca. 
Foto: Alcaldía Mayor de Bogotá

Infortunadamente, el proyecto Lagos de Torca acaba con esa propuesta. En el siguiente mapa se puede ver cómo el corredor ecológico pasó ahora a ser zonificado como “Suelo de Desarrollo Urbano” y “Renovación Urbana” con usos industriales y comerciales justo al borde del humedal Torca-Guaymaral. Las “casas” de color azul simbolizan las zonas con esos usos.

Renovación urbana en la Reserva Thomas Van der Hammen

Mapa original aquí

Para dar este paso, la Secretaría de Planeación envió un derecho de petición (ver: páginas 394-397) al Ministerio de Ambiente para solicitarle un concepto sobre esta zona. Sorprendentemente, el jefe de la oficina jurídica del Minambiente dio visto bueno a estos cambios en el uso del suelo. Al funcionario le pareció aceptable construir fábricas, apartamentos y locales comerciales en una zona que debe garantizar la conectividad con la Reserva van der Hammen.

Curiosamente, el mismo ministerio que había exigido un polígono de mínimo 800 metros de anchura, ahora permite reemplazarlo por un corredor ecológico de 60 metros de anchura (ronda de la quebrada Las Pilas), rodeado de suelo de desarrollo urbano. O sea, se pasó de 1,2 km de conservación a ¡60 metros! Ese cambio sienta un pésimo precedente en una entidad como el Minambiente, que debe velar por el estricto  cumplimiento de los criterios técnicos establecidos.

A las autoridades ambientales les parece perfectamente aceptable aplicar una nueva versión de la ley del embudo: “lo ancho para el cemento y lo angosto para la reserva”.

Con esa decisión, el Minambiente le ayuda a la alcaldía de Peñalosa a dejar en su mínima expresión la propuesta de conectividad ecológica de la Reserva Van der Hammen, sin “tocarla ni un milímetro” y sin tener en cuenta las recomendaciones y advertencias de las veedurías, la academia y los expertos.

¿Se imaginan que estuviéramos hablando de vías? ¿A alguien le parecería lógico que construyeramos una gran autopista de 20 carriles entre dos puntos importantes, pero que en una franja se redujera a un solo carril? Sería el mayor escándalo de corrupción en la ciudad. Pues es lo mismo: los 20 carriles (1.200 metros) se reducen a uno (60 metros) y a la Secretaría de Ambiente y al Ministerio de Ambiente les parece perfectamente aceptable aplicar una nueva versión de la ley del embudo: “lo ancho para el cemento y lo angosto para la reserva”.

En las mismas fotos donde el alcalde firma los planos del proyecto puede verse la alarmante situación: el color amarillo representa el uso del suelo para urbanizar:

El alcalde Peñalosa firmando

¿Por qué afirman que el proyecto cumple la norma, si de esos 1.300 metros de ancho más del 80 por ciento del suelo será urbano y no de conservación?

Si se rota la imagen y se agregan texto e íconos, se puede ver más fácilmente cómo el proyecto Lagos de Torca afecta irreversiblemente la Reserva van der Hammen. A la izquierda, la propuesta original donde  el Corredor Autopista Norte era suelo de conectividad entre la Reserva van der Hammen oriental y occidental y el humedal Torca-Guaymaral. A la derecha, la que propone Peñalosa, que ya es decreto y se está haciendo realidad:

Daño a la Reserva

Conectividad tras la Renovación urbana en la Reserva Thomas Van der Hammen

La congresista Angélica Lozano envió un derecho de petición a la Secretaría de Planeación pidiendo explicaciones al respecto. La Secretaría de Planeación respondió que la Resolución 475 de 2000 se cumple “evidentemente” con un corredor de 1.300 metros de anchura al costado oriental de la Autopista Norte. ¿Por qué afirman que cumplen la norma, si de esos 1.300 metros más del 80 por ciento del suelo será urbano y no de conservación? Según esta Secretaría, los conjuntos de apartamentos y fábricas (zona amarilla) hacen parte de un corredor ecológico.

DP Secretaría de Planeación. Conectividad en la Reserva Thomas Van der Hammen

De esta manera el alcalde  Peñalosa sigue adelante en su esfuerzo descarado por desmantelar la Reserva van der Hammen, pero ahora sin necesidad de “tocarla ni un centímetro”. Empezaron derogando una resolución que le agregaba 131 hectáreas al humedal Torca-Guaymaral y sus zonas de conectividad con la Reserva; luego tumbaron la declaratoria de utilidad pública e interés social, quitaron ilegalmente algunas vallas de señalización de la Reserva instaladas por la CAR de Cundinamarca; desaparecieron la Reserva de los mapas oficiales y ahora pretender rematarla con el proyecto Lagos de Torca.

*Socio fundador de la Fundación Humedales Bogotá, Veeduría de la Reserva Thomas van der Hammen, equipo del programa ReEtroCD, #CalidadDelAire. Ambientalista, activista, periodista cívico e ingeniero electrónico.

@danielbernalb

Acerca de Revista Corrientes (2897 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas