Al instante

La virgen del Papa Francisco

Por Guillermo Romero Salamanca

Cuando el Papa Francisco emprende un viaje pastoral, siempre se despide de la Virgen, en la capilla Santa María la mayor y a su regreso, le lleva algún presente, generalmente flores.

Pero, la advocación de la imagen de la Virgen Desatanudos le acompaña a todas partes, incluso, la tiene en su habitación y en su escritorio.

Se emocionó cuando le regalaron en Bolivia un báculo, que llevaba una talla hecha por los artesanos de don Bosco, de la famosa virgen. Lo usó en la Misa que presidió para inaugurar el V Congreso Eucarístico Nacional boliviano.

La presidente Cristina  Fernández de Kirchner en su visita a la Santa Sede, le llevó como regalo un gigantesco cuadro de la Virgen.

La historia de la Virgen Desatanudos empezó en Alemania, cuando un noble, para mejorar las relaciones con su esposa, le pidió la madre de Jesús que intercediera en la tarea. Como muestra de agradecimiento, le solicitó a un artista que le pintara un cuadro. Johann Georg Schmidtnerm le presentó entonces una imagen de la Inmaculada Concepción, amparada por el Espíritu Santo y rodeada de ángeles. Además la mostró pisando la cabeza de una serpiente y con unas cintas enredadas, que al pasar por las manos de la Virgen, quedan lisas. Corría el año 1700.

La imagen pasó de templo en templo hasta que la instalaron en San Peter am Perlach, en Ausburgo. Con esta advocación, los fieles le rezan a la Virgen María para resolver dificultades y desatar los nudos que impide a los hombres unirse con Dios.

SU LLEGADA A BUENOS AIRES

Antes de ser nombrado como Obispo Auxiliar de Buenos Aires, Mons. Jorge Mario Bergoglio, la conoció en Alemania y llevó la devoción de la Virgen Desatanudos a Argentina. Fue entronizada una copia de la pintura original, hecha por la doctora Ana Betta de Berti, en la iglesia de san José del Talar el 8 de diciembre de 1996.  

Desde entonces miles de peregrinos acuden a la parroquia para venerar a la imagen y pedir su intercesión para resolver sus problemas. El 8 de diciembre se le hace un homenaje, pero lo cierto es que la devoción se extendió para los día 8 de cada mes.

SIEMPRE PRESENTE EN SUS AUDIENCIAS

El Papa Francisco se ha considerado muy mariano y en su pontificado ha tenido muchas expresiones sobre la Virgen María.

“Todos nosotros la amamos como Madre. No somos huérfanos: tenemos una Madre en el cielo: es la Santa Madre de Dios. Porque nos enseña la virtud de la esperanza, incluso cuando parece que nada tiene sentido: ella siempre confiando en el misterio de Dios, incluso cuando Él parece eclipsarse por culpa del mal del mundo”, dijo en la audiencia de mayo 10 de este año.

En su visita a Colombia rezará ante la Virgen de Chiquinquirá en la Catedral Primada y en todas las celebraciones litúrgicas estará presente una imagen de ella.

Ir a la barra de herramientas