Al instante

La soberanía de Colombia en manos de capitalistas y pastores cristianos

Por William Giraldo Ceballos

Imagen gasteizhoy.com

Un conglomerado económico, el Grupo Ardila y un grupo empresarial extranjero, Prisa de España, lograron monopolizar los servicios de radiodifusión en Colombia cobijando bajo sus marcas Radio Cadena Nacional, RCN y Cadena Radial Colombiana, CARACOL, las frecuencias adjudicadas mediante contratos de concesión a centenares de ciudadanos colombianos que en el pasado hicieron uso del derecho que consagra la Constitución Nacional, pero que no cumplieron con la obligación de revertir a la Nación el bien público que usufructuaron durante muchos años.

Por razones económicas y no tanto por religiosas, muchas de esas frecuencias han pasado a manos de pastores cristianos de las muchas iglesias de garaje que se han constituido a partir de la reforma constitucional de 1991.

Otros grupos económicos -nacionales y extranjeros- están incursionando en menor escala en la radiodifusión colombiana.

Un repaso no muy a fondo de las normas que rigen en Colombia llevan a esa conclusión:

Los elementos del Estado colombiano son la población, el territorio y la soberanía, reconocida por otros Estados.

El territorio es el elemento físico en el cual se asienta la población en el espacio geográfico en el cual se ejerce el poder del Estado. El territorio colombiano tiene una extensión de 2’070.408 kilómetros cuadrados, aproximadamente, de los cuales el 55% equivalen al territorio continental y el 45% restante al marítimo.

De ese territorio en el cual el Estado ejerce la soberanía, hacen parte el suelo, el subsuelo, el mar territorial, la plataforma continental, el espacio aéreo el espectro electromagnético y el segmento de la órbita geoestacionaria.

El espectro electromagnético hace parte del territorio y está conformado por el conjunto de ondas electromagnéticas, en el cual se da el fenómeno de las telecomunicaciones.

El artículo 75 de la Constitución Nacional expresa que “El espectro electromagnético es un bien público inenajenable e imprescriptible sujeto a la gestión y control  del Estado. Se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a su uso en los términos que fije la ley.

Para garantizar el pluralismo informativo y la competencia, el Estado intervendrá por mandato de la ley  para evitar las prácticas monopolísticas en el uso del espectro electromagnético”.

La norma superior establece así que ningún particular podrá apoderarse del espectro por el uso en los años  y su inajenabilidad determina que la imposibilidad de realizar  actividades mercantiles que otorguen títulos de propiedad a los particulares sobre este elemento de la soberanía nacional.

La Constitución Nacional asegura el uso del espectro electromagnético como bien público para los ciudadanos colombianos y la igualdad de acceso al mismo para evitar actividades monopolísticas.

La asignación de este elemento de la soberanía nacional se hace con base en contratos de concesión en materia de telecomunicaciones. Al vencer el plazo de cada contrato de concesión, quien ocupaba el espacio -persona natural, colombiana de nacimiento- deberá devolverlo a la Nación, representada en la actualidad por el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, MINTIC.

Pero como ejecutivo y legislativo se comportan como un solo poder, dictan normas como la Ley  1341 de 2009,  para desarrollar así sea en contravía de lo que pretendió la Carta Política en cuanto al uso de las frecuencias radiales y así, por ejemplo, el artículo 11 de esa ley sobre ACCESO AL USO DEL ESPECTRO RADIOELÉCTRICO  en el parágrafo primero suprime el libre acceso de los ciudadanos a este bien público y lo traslada a personas jurídicas con la libertad que tienen los proveedores de redes y servicios  para la prestación  de todos los servicios sin restricción.

El parágrafo segundo de ese mismo artículo de la ley 1341/2009  va mucho más allá: “Los permisos para el uso del espectro radioeléctrico podrán ser cedidos previa autorización  del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones  en los términos que éste determine sin desmejora de los requisitos, calidad y garantías del uso, acceso y beneficio común del espectro”.

En todos los países se ha tenido históricamente a los ciudadanos de nacimiento como los titulares del derecho a acceder a este bien público de la soberanía nacional.

En Colombia NO.

La resolución 2118 del 2011, expedida por el Min TIC establece los requisitos para hacer uso del espacio radioeléctrico y dice que podrán participar en el proceso de selección quienes cumplan con:

  1. Persona natural, persona jurídica colombiana, persona jurídica extranjera.

1.1.  Persona natural, ser mayor de edad con capacidad y domicilio en Colombia.

1.2. Persona Jurídica Colombiana: Estar debidamente constituida y domiciliada en Colombia.

1.3. Persona Jurídica  Extranjera: Estar debidamente constituida y Domiciliada en su país de origen  y tener una sucursal  debidamente establecida y constituida en Colombia, o en caso contrario actuar mediante  apoderado debidamente facultado. De resultar adjudicataria, deberá constituir una sucursal en Colombia dentro del plazo establecido por el Ministerio para tal efecto.

El espectro electromagnético, como bien público al cual tienen acceso todos los ciudadanos colombianos, según la Constitución Nacional  está en manos de unos pocos que usufructúan  los beneficios económicos, mientras las llamadas frecuencias  de uso libre -emisoras comunitarias en su mayor parte- son prácticamente para simples radioaficionados, según Fernando Alonso Roa Díaz, en su artículo  Regulación y Manejo del Espacio Electromagnético en Colombia, en la revista Principia Iris 19 de la Universidad Santo Tomás.

La noticia más reciente en torno al funcionamiento de las emisoras colombianas señala que la semana pasada la emisora Radio Continental, matriz del Circuito TODELAR de Colombia pasó a manos de un pastor cristiano quien acumula ya 34 frecuencias radiales.

El Ministerio de las TIC es el depositario de una parte de la soberanía nacional, pero…

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page