Al instante

La política de los desagües fastidia a miles

Por Elkin Mesa

De 51 candidatos, estos son los más conocidos. Composición static.iris.net.co

La política de ahora, la de estos momentos, es tan solo una expresión de desagües, casi de vómitos de todos las podredumbres que albergan  en sus vientres los dirigentes que quisieran tener las riendas nacionales para satisfacer codicias monetarias o sicopatías de poder desbordado .

Convencidos de ser los portadores de soluciones únicas, creadas por ellos o de palabrotas que pronto se volverían tan  asustadoras como llamativas para el común desinformado, empezando por las mujeres, por Claudia López, que no se pierde la oportunidad de agredir con insultos pensando que  habita una plaza de mercado, pasando por Martha Lucía Ramírez, posando de tener la magia que tuvo  al desplazar guerrilleros de las carreteras con  la fuerza de los gringos para hacerlos causantes de otras muertes en la lucha armada  en diferentes lugares rurales.

Primero las damas. Luego escuchar a un Jorge Robledo, tan fundamentalista  como un expresidente Uribe, el del Cd, atormentados por la sabiduría que los lleva a saber que no están diciendo la verdad cuando plantean salidas inviables, como la Ley 11 o la imposible  seguridad democrática.

Lástima        que así sea. Tener que padecer las arrogancias salvajes de un Vargas  que  no pudo llegar a Lleras tratando de quedarse con la autoría de obras emprendidas por el gobierno de Santos, o un Fajardo de hipiada melena un poco motilada para que no lo vean como a los de ayer, éste pensando que los problemas criollos son problemas de seminarios.

Y mientras todo eso se soporta, el balance dice que en la actualidad  el común ciudadano debe limitarse a pensar en las palabras seguras pero no arrogantes de Humberto de la Calle al presentarse como alguien que puede arreglar situaciones, como lo hizo en Cuba durante cuatro años negociando el Acuerdo de la Paz con las Farc, que para ser cierto debe tener en el poder a quien lo pueda prolongar, tanto como el cese al fuego sostenible en reformas sociales posibles.

Pensar igualmente en las advertencias de Clara López Obregón.  “No se escucha a nadie –dijo— hablando de reconciliación, las alianzas no deben ser entre los del SI o los del NO, sino de unos con otros, porque lo que cuenta es que Todos Somos Colombia”, el nombre de su movimiento político.

Seguir  aguantando desagües es obligatorio hasta el final del 19 de noviembre cuando habrá candidato liberal, que si es bueno, puede salvar el mantenimiento de la paz para progresar sin pausas en alianza con una izquierda moderna y sin balas como la de Clara López

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page