Al instante

La necesidad tiene cara de docente

Por Jorge Eliécer Castellanos M.

Imagen conferencistas.org

Por estos días en que el país se apresta a celebrar los comicios de mayor trascendencia en las últimas décadas, se encuentran diversas historias que sorprenden por el nivel de complejidad social que encierran.
Cerca a un puesto de votación, recientemente abierto para que los electores fijen la localidad en donde van a cumplir con su sagrado derecho de elegir y ser elegidos, encontramos a un exrector de una importante universidad colombiana quien ha venido desarrollando diversas actividades en procura de su pleno reenganche laboral.
En las primeras de cambio contó que hace varios años dejó atrás la rectoría del alma mater motivados por cambios en la dirigencia administrativa y que se ha dedicado, en consecuencia, a dictar conferencias y charlas sobre temas propios de su profesión y del orden académico.
Debido a que sus recursos escasean, a que los gastos aumentan y en especial a que el pago de servicios públicos no da espera, redobló esfuerzos para dictar clases en diferentes universidades consiguiendo un relativo buen éxito.
Estas últimas corporaciones pagan muy poco y los gastos que demandan la preparación de clases y el traslado hasta las aulas, ciertamente, no son reembolsables.
En tal virtud se vio obligado a insistir ante unas convocatorias públicas para conseguir un empleo oficial de alto nivel, por estos tiempos reservados casi que exclusivamente para notables plutócratas y para recomendados del rancio canapé político colombiano.
Como la aspiración no se ha logrado y desvanece la esperanza paulatinamente, el exrector aludido se abre paso a como dé lugar en Bogotá en procura de alcanzar unas clases más en diferentes claustros universitarios.
Empero, la tarea no ha sido fácil.
Los puestos se reducen y las alternativas y posibilidades concretas se menguan.
El exrector, con buen humor, pues esta condición no puede esfumarse de su diario trasegar, ha traducido su camino en lenguaje de refrán.

Ahora describe su anhelo fundamental de retoma de mejores condiciones de empleo bajo una acomodaticia sentencia que resulta inapelable.
“La necesidad tiene cara de docente”, es el postulado irrecurrible que identifica su espíritu y sus búsquedas vitales de empleo, hoy por hoy, mientras se abren y se cierran puertas en los centros de educación superior capitalinos.
Por el momento innovó el refrán y se olvidó, naturalmente, de la faz de perro.
Vendrán mejores días…

Jorgecast06@yahoo.com

Acerca de Revista Corrientes (3443 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas