Al instante

La hinchada barranquillera rabiosa le dice ¡NO! a los Char

Por: Gustavo Rugeles

Fuad Char y Alex Mendoza

Nota del lector: En este artículo no se mencionan las prepotentes palabras que Fuad Char le increpo a alguien: “Si los fanáticos del Junior no quieren ir al estadio, que no vayan, que vayan a ver los partidos por televisión en un estadero como lo hago yo”… (frase publicada masivamente en la prensa local de Barranquilla)

Una decisión equivocada que provocó la renuncia del técnico Alexis Mendoza podría marchitar la luna de miel de los Char con los barranquilleros

Durante veinte años Fuad Char ocupó una curul en el senado. Nunca se le oyó la voz en una plenaria. Pero ahí estaba siempre moviendo las cuerdas del poder barranquillero en Bogotá hasta que en el 2014 dio un paso al costado para regresar a su ciudad. No más viajes a Bogotá, mucha política local, expansión en los negocios y todo el fútbol posible fueron sus nuevos planes combinados con una vida familiar a la lado de su segunda esposa Maria Mercedes de la Espriella, divorciada del ex vicepresidente y embajador en Cuba, Gustavo Bell, y tía de la ministra de vivienda Elsa Noguera.

El Junior estaba en su mira; el equipo de sus pasiones. Como accionista mayoritario ha mandado siempre sin que sus decisiones le hayan generado siempre buenos ratos. Precisamente fue el Junior la razón por la cual a mediados de los años 90 Fuad perdió su visa a los Estados Unidos –que a pesar de su poder no ha podido recuperar- por cuenta de una investigación en Washington que lo señalaba de haber participado en negocios de compra venta de jugadores del América de Cali cuando ese equipo era controlado por los capos del cartel de Cali Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, quienes pagan condena en una cárcel norteamericana. Una sanción que le trajo el dolor de no haber podido acompañar en su lecho de muerte a su primera esposa Adela de Char Chaljub quien falleció en la ciudad de Acksonville, Estados Unidos. La familia Char la mantiene en sus recuerdos y su quedó plasmado en la sede de los entrenamientos del Junior, bautizada como Adelita de Char.

La frustración de no poder viajar a Estados Unidos, un duro traspiés en su vida de empresario y de representación social en Barranquilla, no fue obstáculo para seguirle apostando al Junior y al negocio del fútbol. Pese al costo político y personal que eso le significó en su momento, Fuad Char no cambió su horizonte y perdió la pasión por los negocios en este deporte. En paralelo a sus actividades políticas estaba en la dirección y dedicado a la compra venta de pases de jugadores y a la administración del Junior de Barranquilla, donde no se mueve una hoja sin su autorización.

El equipo se convirtió en la columna vertebral de su popularidad y la de su hijo, el alcalde Alex, de cara al pueblo de Barranquilla. Y saborearon el manjar de los éxitos del equipo del alma de los costeños. Pero una decisión equivocada podría enterrar los años de gloria con la hinchada. Unas declaraciones destempladas del dueño del equipo contra el entrenador Alexis Mendoza el pasado lunes, provocaron su renuncia. El técnico barranquillero había llevado al equipo a disputar dos finales y lo dejó clasificado a la Copa Sudamericana que se disponen a enfrentar.

El pasado lunes Fuad Char se encontró por sorpresa con varios periodistas de la región que lo abordaron entrando a su camioneta y le preguntaron por el fracaso en la contratación del jugador de Selección Colombia Teófilo Gutierrez y de otros jugadores que había solicitado el técnico Mendoza para enfrentar el desafío de los tres torneos que tiene el Junior por delante. Char no titubeó en endilgarle la responsabilidad en el fracaso en la negociación al el técnico Alexis Mendoza: “Mendoza no quiso a Teo, dijo que era un jugador complicado y difícil manejar, entonces descartamos esa posibilidad.”, dijo Fuad Char en medio de risas.

Sus palabras cayeron tan mal que en pocas horas se produjo la renuncia del técnico. Al parecer Char había faltado a la verdad y el fracaso de la contratación del jugador estrella barranquillero no fue culpa del técnico, quien ni siquiera había sido consultado sobre la situación. “Me sorprendió lo que dijo don Fuad. Me extrañó todo lo que leí y la primera impresión de uno es: ¿qué pasó? Hay la necesidad de hablar. Me sorprende sobremanera toda esta situación”, había comentado el técnico Mendoza.

Alexis

Fuad Char presentó personalmente al experimentado técnico en 2014 para comenzar una nueva era en el Junior. Alex Acosta (preparador físico), Fuad Char, Alexis Mendoza y Víctor Danilo Pacheco

Los hinchas comenzaron a tomar partido e hicieron de las redes sociales su cantera de protesta y de la calle el escenario del malestar colectivo contra Char y sus declaraciones que provocaron la salida de Alexis Mendoza. No era la única diferencia. Char también le endosó la responsabilidad en el fracasó de la compra del jugador Ezequiel Rescaldani, quien debutó el fin de semana con Atlético Nacional con dos goles. Según Fuad, el técnico Mendoza lo rechazó porque “era muy joven”. La respuesta de Mendoza al El Heraldo frente a este tema fue certera: ‘’Falso. De Rescaldani yo nunca tuve ningún conocimiento”.

La reunión del miércoles entre Mendoza y Char fue seca. No duró más de diez minutos y fue tan agria que resultó inútil la intervención del alcalde Alex Char para asegurar la permanencia de Alexis Mendoza al frente del equipo. El portazo del técnico puede marcar un abismo que se empieza a abrir entre los Char y la hichada que repercutiría directamente en contra del alcalde que ha hecho del equipo uno de los bastiones de su popularidad política.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page