Al instante

Por Oscar Munevar Forero

Todo parece indicar que los estratos también se dan en el periodismo, el fin de semana asesinaron al periodista Luis Peralta del Doncello, Caquetá y la gran prensa (El Tiempo, el Espectador) solo en un pequeño recuadro hizo referencia al hecho.
No he visto una sola nota del CPB, al cual muchos de nosotros pertenecemos, los noticieros de Televisión pasaron casi por alto y el desplegué de lo ocurrido es casi ninguno. El CTI, La Fiscalía, el comandante de la Policía, nadie ha salido a decir que van a investigar, la vida de este hombre pareciera no vale nada.
No es que por ser periodista debieran haber hecho algún escándalo, no, es que es un ser humano, un hombre que entregó la vida por decir de frente siempre lo que pensó, por denunciar a los corruptos, a los que casi siempre las IAS, ni los tocan, porque siempre tienen un personaje de los que tapan y tapan (políticos). Con ese poder electoral que hay que cuidar no se debe dejar tocar para nada.
Ahora me pregunto ¿será que los periodistas de provincia no valen lo mismo que los de las grandes capitales? Dónde están quienes deben reclamar para que se haga justicia? Este oficio es así, como el de las cocineras muy desagradecido. Seguramente la vida de este hombre vale menos que un devaluado peso y todo porque se le ocurrió postularse para la alcaldía de su pueblo.
El crimen fue repudiado por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que reveló que el periodista era víctima de amenazas constantes, pero será otro crimen más y pare de contar, otro que quede en la impunidad.
Los 13 mil habitantes que tiene este municipio que ha sido afectador por la guerrilla y que ahora ve como masacran a un comunicador, pasara a engrosar el largo listado de crímenes de este país que quedan sin esclarecer.
Pero aquí viene mi reflexión. Que debe hacer la familia para que el estado le reconozca como un crimen de lesa humanidad, para que no se archive como si hubiera sido un NN. O será que para esto la estratificación a este Periodista no le alcanza?. Dios no lo quiera, hubiera sido un comunicador de una gran ciudad, hoy estaríamos acompañándolo con desfile de carrozas y muchas flores y lamentando su partida, las autoridades anunciando recompensas y demás . Seguramente este hombre en más de una oportunidad se había acercado a la justicia para denunciar las amenazas y no le pararon bolas, hoy lo lloramos y lamentamos su partida, pero su estrato no le alcanza para que le den una calificación alta para una investigación. Que descanse en Paz.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page