Al instante

La contraria

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal, Diario ADN

Cuando uno termina de leer el libro ALGUIEN TIENE QUE LLEVAR LA CONTRARIA,vibra el orgullo de colombiano ancestral sabiendo que un ministro de estado, Alejandro Gaviria, es su autor. Su lectura y su temática, pero sobre todo la manera de manejar lo que quiere contar, nos hace sentir en las épocas en que Colombia era reconocida universalmente por ser gobernada por intelectuales.

El actual ministro de Salud puede ser considerado por muchos un economicista ,un terco fundamental que ha impuesto los números sobre el servicio, mas debe admitirse que entre golpes y trancazos nos ha hecho creer que el problema de las EPS y la salud algún día se solucionará y con demostraciones temporales, ahí va, sin que perdamos la paciencia ni rezonguemos demasiado.

Pero este libro, en donde Gaviria demuestra no solo que sabe leer a los pensadores e intelectuales contemporáneos de todo el mundo, sino que los ha asimilado y es capaz de controvertir sus afirmaciones, nos pone frente a una batalla intelectual que hacía mucho rato no se daba en Colombia .

El libro nos lleva a entender a Zuleta, el Gurú Maracuyá de mi época estudiantil en la Universidad del Valle. A que aceptemos que para poder ser ateo se necesita tener una alta dosis de conocimiento. Y a conocer lo que un ministro puede decirle a unos estudiantes en la ceremonia de grado y salir aplaudido con frenesí.

Se puede estar o no de acuerdo con las conclusiones que por llevar la contraria tiene el libro. Más aún, hasta se le perdona un capítulo de ñapa, salido de contexto ( el último ) donde trata de defender su gestión ministerial.Pero que después de leerlo uno sepa que la única manera de combatir la extorsión moral de los mayores es llevar la contraria,lo hace inolvidable.
@eljodario
eljodario@gmail.com

Ir a la barra de herramientas