Al instante

LA COLUMNA DE RODRIGO: Bello ejemplo

Por Rodrigo Pareja

Foto elmundo.com

Muchas fueron las voces que hace más de 25 años se alzaron en contra cuando se dio vía libre a la elección popular de alcaldes, ante el temor de que ella se convirtiera en algo contraproducente y nocivo para la siempre imperfecta democracia colombiana.

Y aunque el tiempo se ha encargado de darles las razón a esos críticos en muchos casos, también hay otros que merecen ser considerados como el ejemplo de lo que un alcalde elegido popularmente puede llegar a hacer por su municipio, si hay recursos bien administrados y sobre todo voluntad política y de servicio.

Se habla aquí de Bello – hasta hace algunos años un municipio difícil y casi fallido – convertido hoy, gracias a la gestión de su alcalde, Carlos Muñoz, en la décima ciudad del país en muchos aspectos y en la séptima en otros, no obstante la pertinaz y tendenciosa campaña negra que algunos han desatado sobre la localidad, en un desesperado afán electoral.

Hay varios lugares comunes que se han vuelto de diaria ocurrencia en la voz y la utilización de todos los que participan en este circo llamado Colombia: El supuesto “cartel de testigos falsos”, la mejor defensa para desvalorizar todos los testimonios con ese fácil expediente, y la acusación de “clientelismo y corrupción” que se le endilga a cualquiera, así sea sin pruebas.

Cabe preguntar entonces si en un país que tiene más de mil municipios, y Bello ocupa el décimo lugar en transparencia en su contratación pública y en medidas anti corrupción, calificación dada por la Procuraduría General de la Nación, es merecedor de la campaña negra desatada en su contra ?

Además la Dirección Nacional de Planeación catalogó a este municipio del área Metropolitana como la séptima ciudad mejor administrada del país y la segunda del eje cafetero, al tiempo que la Financiera de Desarrollo Territorial – Findeter – la ubicó como la cuarta ciudad colombiana en sostenibilidad y la décima en innovación.

Cientos de los más de mil municipios colombianos y sus comunidades quisieran tener un balance de esta naturaleza, con distinciones que son reales y entregadas por entes oficiales de la mayor , y no por extraños organismos internacionales de medio pelo como suele suceder a veces con algunas distinciones.

“No somos el patio trasero de Medellín; somos en Bello una puerta de oportunidades y por eso nos duele ser calificados de manera irresponsable en afán de alcanzar adeptos”, reviró con toda razón el alcalde bellanita, Carlos Muñoz, ante los reiterados ataques y señalamientos infundados que se han hecho a ese municipio y a su administración.

Ejecución del 97% de un presupuesto de 1.2 billones en el cuatrenio; cuatro mil estudiantes beneficiados en carreras profesionales, tecnológicas y técnicas; construcción de ocho nuevos escenarios deportivos; cubrimiento del 94% de la población en vacunación; construcción y entrega de 1.008 soluciones de vivienda gratis para damnificados por el invierno; programa alimentario escolar para 27 mil niños y entrega de tres nuevos mega colegios para beneficiar una población de 12l estudiantes.

Esta época pre electoral ha sido propicia para que muchos traten de sacar las castañas del fuego por mano ajena, así en ese propósito se incurra a veces en una calificación injusta, como ocurre con el municipio de Bello, y se desconozcan las bondades y realizaciones de una administración.

Asi como en Colombia no es dable castigar a alguien por el pecado de su padre, de suu hermano o de algún familiar cercano, tampoco una ciudad y sus 700 mil habitantes puede ser estigmatizada, más con afán electoral que con base en la inocultable y cierta realidad de su progreso y superación.

En otras palabras, ni tanto que queme al santo…

Ir a la barra de herramientas