Al instante

La Barca de Calderón: Los amancebados con…

Por William Calderón Z.

fraynelson.net

LOS AMANCEBADOS CON LA ANARQUIA

Con maestría, respeto y admiración Luis Guillermo Echeverri, como suele hacerlo en los ruedos, cogió el toro por los cuernos y le respondió con toda franqueza a la más reciente columna del escritor y periodista tulueño Gustavo Alvarez Gardeazabal, quien quiere revivir los episodios de la séptima papeleta cuando hace 25 años –a la manera de Acevedo y Gomez– invito a sus “cotudos” a salir en la búsqueda de otra Asamblea Nacional Constituyente.

LA PALABRA DE ARRIERO

Como lo recuerda el poeta Jorge Robledo Ortiz ,”dicen que fue el adusto Oidor Juan Antonio Mon y Velarde quien nos dio cuerda a los antioqueños y, desde entonces no hemos dejado de trabajar un solo instante ni de sumar –aunque sean los grados del termómetro– para cogerle ventaja a los vecinos y no dejar caer las líneas de los gráficos. Una cosa es deleitarnos y aceptar las acrobacias imaginativas de “El Aserrador” de Jesús del Corral y, otra, glosar con justicia y mesura las ejecutorias de los hombres que nacieron con el peso del talento en el cerebro y con las angustias de la patria regadas sobre su sensibilidad de arrieros trashumantes.”

Como lo recuerda el maestro y jurista Gustavo Espinosa Jaramillo, llegaron por Cartago desde Guadalupe.

LO QUE SE HEREDA

El caso irreversible del hijo de Don Fabio Echeverri –LUIGUI–quien heredó la recia personalidad de antioqueño sin complicaciones y sin protocolos y puede avalarse con el good will de palabras mayores Sus valencias humanas son tan conocidas, tan desnudas, tan ajustadas a la plomada y tan alérgicas a la regla de oro del rebaño, que todo elogio sobre la verticalidad de su conducta puede lanzarse -verdad arriba- sin rastreos de opinión, sin tener en cuenta coeficientes de prudencia.

EL ABUELO O EL PRINCIPE CERVANTINO

El ascenso vital de estos antioqueños empieza sobre la huella jericoana de ese arriero con título y guantes de alma que se llamó Luis Guillermo Echeverri Abad, príncipe cervantino que mojaba su pluma en sabia de América para trazar las curvas cafeteras y triturar como en molino de bolas, los problemas y miserias del pueblo colombiano. Todo esto está reflejado en un enérgico pero respetuoso mensaje al hijo de otro heredero de la madre Antioquia

LA CARTA DE LUIGUI A GARDEAZABAL

Dr. Alvarez Gardeazabal:

Miedo no se debe confundir con ingenuidad. El uno es bueno y la otra por lo general resulta letal. Miedo siempre hay que tener, para saber si uno se decide a afrontar el peligro o si no se asume un riesgo porque resulte superior a nuestra capacidad de enfrentar la adversidad. Ya hemos vivido siglos de abuso a las leyes pretendiendo ser una democracia y amancebados con la anarquía.

LAS PLUMAS AMAMANTADAS

Con todo respeto, admiro su devoción a la paz, loable ideal que como árbol que florecen la primavera debe llenar de exuberancia las ilusiones. No creo en ella por la calidad de los actores, por los fundamentos sobre los cuales se quiere construir. Cuanto quisiera poder creerle a los mitómanos como hacen hoy las plumas amamantadas y los soñadores.

FILIPICHINES CAPITALINOS BURGUESES

QUE PRESUMEN DE INTELECTUALES

Y continúa Don Luigui: Ni el negocio del narco-tráfico que requiere del terrorismo violento y la anarquía para optimizar su eficiencia, ni la intención de los filipichines capitalinos burgueses que presumen de intelectuales es una paz social verdadera producto de la equidad entre la libertad y el orden que tan solo alimenta la cultura de respeto y obediencia a la ley.

ERROR HISTORICO

LOS PRINCIPIOS NO SE ALQUILAN

Caemos en el error histórico de hacer constituyentes egos manejados por criterios escasos de sentido común y devoción de servicio al interés general. Si no vemos esto estamos ciegos y como ciegos seguiremos existiendo. Soy Uribista porque creo en su patriotismo y conozco al ser humano que encarna al colombiano normal, y soy demócrata, de ninguna de estas convicciones me avergüenzo y no puedo estar de acuerdo con lo que vivimos, pues mis principios no se alquilan.

DICTADURA MEDIATICA

No soy militar que si lo fuese lucharía por hacer valer la ley y no los caprichos vergonzantes de esta dictadura mediática. No soy guerrillero, que si lo fuera en lugar de atacar campesinos hace tiempo hubiese de verdad inhabilitado fácilmente al mismo sistema corrupto contra el cual dicen luchar, pero del que aferradamente se valen. Para mí lo que se llamó guerrillero ya no existe y si un Petro es guerrillero, da vergüenza; rebeldes ya no existen, pues no habita aquí ni en Cuba ese espíritu puro y desafiante de los jóvenes inconformes y sin oportunidades. Eso que aún vive en tertulias y literatos soñadores se fundió entre terrorismo y narcotráfico en cuerpos que tan solo han imitado en la ilegalidad la podredumbre de quienes han comandado la legalidad en Colombia.

LOS FALSOS APOSTOLES

Con admiración y respeto, no creo que “Falsos Apóstoles” como escribía mi abuelo Vélez ni Santos Falsos nos hagan milagro alguno mucho menos creo en exponer a 50 millones de personas honestas y trabajadoras al ensayo del Socialismo del Siglo XXI y de los líderes del movimiento de “Sao Paulo”, cuando podríamos arreglar nuestras iniquidades dentro de la legalidad y sin necesidad de adaptarla para favorecer a una minoría violenta y criminal y a una clase política degenerada que no llega ni a ser un punto porcentual de nuestra nación.

Reciba un gran saludo.

Luis Guillermo Echeverri Vélez

ESTA ES LA COLUMNA DEL JODARIO

LA CONSTITUYENTE / ARIETE/ADN

Por: GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL,marzo 10 2015

No hay que tenerle miedo a que las leyes del país que va a surgir de la paz la redacten los que hicieron la guerra o los que consideren que así no debía haberse hecho la paz.

Por estos días, cuando se conmemoran los 25 años de la entrega de armas y la firma de la paz con el M-19, vale la pena recordar que ella se logró porque a través de un mecanismo ‘espúreo’, la séptima papeleta, se consiguió convocar una Asamblea Nacional Constituyente.

Salvando con imaginación los matojos que los santanderistas leguleyos pretendieron montarle a esa convocatoria.Esquivando los obstáculos que le metieron al conteo de votos en las urnas de la séptima papeleta, se dio un golpe de opinión que, no jurídico, y aprovechando la segunda elección popular de alcaldes, se llegó al objetivo.

Si eso se pudo en 1990, ahora, cuando la Constitución vigente permite que el Congreso por medio de una ley ordinaria y curiosamente autónoma convoque a una asamblea constituyente, el asunto es mucho mas fácil.

Todo proceso de paz ha terminado con una Constituyente. Núñez, que era mas jodido que todos y le tenía pavor y fastidio a los leguleyos santafereños, convocó la de 1886 en Santa Marta para tenerla lejos de las influencias de la burocracia y de los poderosos.

Convocarla en Cartagena como punto final de las negociaciones de La Habana debe ser lo lógico. Que a ella acuda cualquier colombiano, guerrillero o uribista, militar o religioso lo permitirá la misma ley que la convoque al no poner restricciones al pasado de los constituyentes.

No hay que tenerle miedo a que las leyes del país que va a surgir de la paz la redacten los que hicieron la guerra o los que consideren que así no debía haberse hecho la paz. Hay que hacerlas entre todos y con la cara al sol sin encandelillarnos.@eljodario

Ir a la barra de herramientas