Al instante

LA BARCA DE CALDERÓN: La mano presidencial metida en el pocillo de café

Por William Calderón Z.

Roberto y Luís Guillermo Vélez (Foto Diario del Huila)

Solapadamente, desde Palacio, el presidente Santos sigue metiendo la mano en el proceso de selección del nuevo gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros.

Repite sus maquiavélicas actitudes del pasado todavía reciente, consumadas siempre tras bambalinas, habidas en las elecciones de Gabriel Silva Luján y Luis Genaro Muñoz, cuando el Mandatario oficiaba como Ministro de Hacienda.

Silva dejó pronto el cargo de Zar del café (empleo al que llegó a pesar de que sabía tan poco de la estimulante bebida que confundía un tinto claro u otro bien cargado con un pintadito) para mudarse al CAN como Ministro de Defensa. ¡Qué trepador tan jodido!

Muñoz, en cambio, permaneció en el puesto seis años (bastante tortuosos para los caficultores y para la otrora industria madre) y se le está buscando sustituto en la apetecida corbata que tiene un salario semejante al de un príncipe petrolero de Arabia Saudita. El monto del sueldazo es todo un secreto de estado cuyo tupido velo hay que levantar o correr, como lo ha prometido el candidato del Huila.

La orden emanada de Palacio

Ante el auge que ha tomado la candidatura del ex superintendente Luis Guillermo Vélez Cabrera para suceder al despistado Luis Genaro Muñoz, desde la Casa de Nariño se dieron terminantes instrucciones presidenciales para que la aspirante caldense Adriana Mejía Cuartas resignara sus aspiraciones a la gerencia general de la Federación Nacional de Cafeteros en favor del risaraldense Roberto Vélez, su vecino de patio natal.

Sin dar ninguna explicación sobre los móviles de su “generoso gesto” en pro del pereirano Vélez, la doña manizaleña agradeció en brevísimo comunicado a los comités de cafeteros de Caldas y Risaralda “por haberla invitado a participar en el proceso de selección para la gerencia general de la agremiación”.

Según doña Adriana. “con su decisión contribuye a la unidad del gremio y la consolidación del proceso”. Pura paja!

La terna que pasó a ser de dos

Adriana Mejía Cuartas (pulzo.com)

Adriana Mejía Cuartas
(pulzo.com)

Con la renuncia inducida de la señora Mejía Cuartas ya no hay terna sino dupla de candidatos a la gerencia de la Federación, curiosamente ambos de apellido Vélez.

Flaca la memoria que acusa el todopoderoso enemigo oculto de la candidatura del huilense Velez Cabrera.

Se le olvida a Santos que el finado senador Luis Guillermo Vélez Trujillo, el padre el ex superintendente, fue quien lo promovió como jefe y le dio la idea de darle vida al llamado “Partido de la U”. Cobra plena vigencia el viejo y conocido refrán: “Así paga el diablo a quien bien le sirve”.

 

Como decíamos ayer

Decíamos en La Barca del fin de semana y lo repetimos hoy: La candidatura de Luis Guillermo Vélez Cabrera, con el aire fresco y renovador que reclama a grito herido la ya vetusta Fedecafé, ha visto cómo desde las mismas oficinas centrales de Bogotá -siempre todopoderosa sobre el resto del país – y mediante infundios calumniosos, se ha logrado que algunos incautos comités crean que no es el hombre adecuado para este gran reto cuando, de los 3 aspirantes (apenas 2 desde la noche del sábado), es el único que tiene experiencia en liderar grandes entes y compañías, y de reestructurar negocios complejos del mismo sector agropecuario, como lo hizo con toda eficacia para los floricultores y bananeros, que hoy lo ven como el hombre que les enderezó el camino. Y ahora la sorpresiva renuncia de la señora Mejía para pedir que voten por su vecino Roberto.

Por lo visto, las órdenes del presidente Juan Maquiavelo Santos son para cumplirlas.

© 2015 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

Ir a la barra de herramientas