Al instante

LA BARCA DE CALDERÓN: En capilla por la Fiscalía electoral

Por William Calderón Z.

Trashumancia electoral Foto Colprensa

El periodista colombiano Sergio Held, director del periódico “La Comarca de Cundinamarca”, residente en Cajicá, Cundinamarca -no Dinamarca- le dijo a La Barca que su cédula había caído entre el millón seiscientos mil trashumantes, por supuesto, sin ser uno de ellos.

El colega, obviamente, espera ansioso la citación por parte de la Fiscalía para demostrarles que es ciudadano colombiano; que vive en el mencionado municipio cundinamarqués; que su cédula de ciudadanía fue inscrita de manera legítima.

Ha explicado el señor Held que su EPS no le da la opción de registrar una dirección en Cajicá, lo que ha resultado que a él y a otros cientos de miles de personas en el país, al cruzar el Conejo Nacional Electoral la base de datos de la seguridad social con el municipio en donde inscribieron la cédula, dé negativo y automáticamente queden en capilla, como le ocurrió al candidato a la alcaldía de Bogotá Ricardo Arias Mora, ex gerente del Fondo Nacional del Ahorro, a quien la Fiscalía lo deberá investigar por la presunta comisión del delito de trashumancia electoral, por trasladar su cedula de Armenia a Bogotá

SITUACION EN VITERBO

Lo triste de este fenomenal galimatías es que el Tribunal de cierre, al resolver los recursos de Viterbo, Caldas, terminó agravando la injusticia, cometiendo una arbitrariedad al anular la inscripción de Francisco Diego Velásquez Moreno, candidato a la alcaldía de esa población del occidente caldense.

Velásquez Moreno, quien nació en Viterbo, reside allá, y vota allá desde hace más de 8 años allá, pero por meterse de redentor, salió crucificado. Eso le costó un recurso oficioso presentado por él en defensa de los ciudadanos viterbeños, nacidos, cedulados o residentes a quienes les fue anulada la inscripción y declarados óigase bien “transhumantes electorales”.

CON BOMBOS Y PLATILLOS

O CON PLATOS Y BOMBILLOS

El dato es realmente escalofriante: ¡Un millón seiscientas mil inscripciones de cédulas Anuladas por supuesta Transhumancia Electoral¡

El CNE (Consejo Nacional Electoral) estrena su fuerza de voluntad, anunciando la gran campaña de anulación de inscripciones de cédulas para las elecciones de autoridades regionales para departamentos y municipios, que en el argot político son conocidas como elecciones de “mitaca”.

En esa cruzada por la transparencia el CNE muestra como un logro, contra la corrupción y por la transparencia del debate, la anulación de más de la tercera parte de las cédulas inscritas: 1.600.000 de 4.200.000 inscripciones.

MORTANDAD ELECTORAL

Para llevar a cabo esta mortandad, el CNE se valió de un procedimiento establecido por ellos mismos, contenido en la Resolución 300 del 2015, y todos dirán que donde está lo malo de tan destacado proceder, pues bien, vamos al grano, para que Colombia no coma cuento, y analice desde otro ángulo tan publicitada actuación:

PRIMERO CASTRARON Y DESPUÉS CONTARON:

El CNE, con su actuación, procura prevenir un delito tipificado en nuestra legislación penal como Fraude en la Inscripción de Cédulas, el cual está contenido en el Artículo 389 del C.P. y cuya lectura nos permitirá evaluar si el CNE obró dentro de los lineamientos de la norma o si como lo anuncian estudiosos del tema PREVARICÓ y se dejó utilizar de candidatos y patrocinadores de estos, para evitar que ciudadanos con derecho ejerzan el derecho al voto en los lugares de nacimiento, residencia electoral o en los cuales les fue expedida su cédula de ciudadanía:

Veamos:

ARTÍCULO 389 C.P.

Artículo 389. Fraude en inscripción de cédulas. El que por cualquier medio indebido logre que personas habilitadas para votar inscriban documento o cédula de ciudadanía en una localidad, municipio o distrito diferente a aquel donde hayan nacido o residan, con el propósito de obtener ventaja en elección popular, plebiscito, referendo, consulta popular o revocatoria del mandato, incurrirá en prisión de tres (3) a seis (6) años.

La pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando la conducta sea realizada por un servidor público.

Ahora bien, de la lectura del tipo penal podemos evidenciar varios temas:

a). En cuanto al Sujeto activo encontramos que este es aquel que logra que una persona o personas inscriban su cédula en una localidad diferente a aquella en la cual hayan nacido.

Nótese que este delito no se comete por la persona que decide voluntariamente, inscribirse, ni tampoco incurre en él el tercero que logra la inscripción de un nacido o residente en el municipio, menos aún si es la persona nacida o residente en un municipio quien decide inscribir la cédula en el municipio, y perdonen la redundancia, en el cual nació o reside.

Es decir, que para que el delito se dé o para que la persona encuadre en el tipo penal, se requiere que sea un tercero que mediante cualquier medio (fraude, engaño, promesa) logre que una o varias personas se inscriban para votar en una localidad, municipio o distrito diferente aquel en el que hayan nacido o residan.

En conclusión tendríamos claro que:

1). El sujeto del tipo penal es un sujeto calificado,

2). El ciudadano que libre de apremio, engaño, promesa, fraude, inscriba su cédula voluntariamente para votar en una localidad, fijando así su residencia electoral no incurre en el delito, y….

3). Los nacidos o residentes de una localidad, municipio o distrito están excluidos de ser transhumantes electorales y bien podría decirse habilitados para inscribirse per sé en el municipio en el cual residen o hayan nacido.

Igualmente habilitación legal tienen las personas que tramitaron la cédula en la localidad, municipio o distrito, toda vez que el Artículo 49 de la Ley 1475 de 2011, ley estatutaria de los procesos electorales, así lo prescribe.

Artículo 49. Inscripción para votar.

La inscripción para votar se llevará a cabo automáticamente al momento de la expedición de la cédula de ciudadanía. La Registraduría Nacional del Estado Civil establecerá los mecanismos necesarios de publicidad y logística para la actualización de la información por zonificación; en caso de que el ciudadano cambie de lugar de domicilio o residencia, dicho proceso se llevará a cabo dentro del año anterior al respectivo proceso electoral y se cerrará dos (2) meses antes de la respectiva jornada electoral de que se trate.

AHI FUE TROYA

Pues bien, el CNE en su afán de mostrar resultados a la prensa, a los organismos de Control y a la ciudadanía, decidió publicitar su campaña y ahí fue Troya:

Los candidatos y asesores de candidatos que observaron que las inscripciones de cédulas los podrían afectar, no importando que fueran de residentes, nacidos o cedulados en el municipio, distrito o localidad, decidieron tomar la Ley en sus manos, y de la manera más fácil denunciando la inscripción ante el CNE impedir que esos inscritos participaran en el próximo certamen electoral de autoridades locales.

Hasta acá no hubiera pasado nada si el CNE hubiera cumplido su tarea de magistrados probos, estudiosos, ponderados y justos, más no fue así; por qué? Porque los hechos lo demuestran:

El CNE primero Castró y después contó con ansias de novillero…..

Los consejeros electorales que desayunan y quedan desocupados -con ansias de novillero- Previo un procedimiento incipiente y sin profundidad alguna, anularon las inscripciones de los nacidos, residentes y cédulas en los municipios que supuestamente investigó, en la mayoría de ellos sin visita de comisión como lo prevé su propia reglamentación, (Resolución 333/15), cruzando la información de los inscritos contra unas bases de datos desactualizadas, sin tener en cuenta en ese cruce sus propias bases de datos como

Registro Civil de Nacimiento y de Cedulados en un municipio, y de una manera contumaz no aceptó los recursos interpuestos, en los que le pusieron de presente: El nacimiento, que se evidencia con la misma cédula; la Residencia que se prueba con el certificado de vecindad expedido por la primera autoridad del municipio, y quien por ley ejerce esta función; la expedición de la cédula en el municipio, cuyo dato aparece en la cédula; tampoco aceptó, contrariando su propia jurisprudencia, las pruebas que le fueron puestas de presenté, en la que los recurrentes pusieron de presente los vínculos afectivos de familia sanguínea, política, o de otra naturaleza, o los vínculos materiales de negocio, trabajo, propiedades, impuestos etc., No, el CNE ni demostrándole que el afectado estaba excluido por ley acató estas justas peticiones, los Magistrados se auto proclamaron Infalibles, una virtud que solo tiene el Sagrado Pontífice sentado en la silla de Pedro, y negaron toda posibilidad a los afectados.

1.600.000 TRANSHUMANTES

Lo Grave de todo este asunto es que con esta decisión, de conformidad con el inciso tercero de la citada Resolución 333 de 2015, el ciudadano cuya inscripción es anulada es denominado TRANSHUMANTE, es decir, es tachado de inscripción fraudulenta de su Cédula, lo que para muchos y la opinión traduce en Delincuente, y dice allí que no podrá inscribir su cédula en la localidad, municipio o distrito en el cual le fue anulada la inscripción

DERECHOS FUNDAMENTALES

De lo anterior tenemos que a este ciudadano, nacido, residente o cedulado, en la localidad en la que le fue anulada la inscripción, pese a contar una o varias de las tres citadas presunciones de derecho, que le permiten inscribir su cédula sin que se admita prueba en contrario, y a quien le desconocieron su DERECHO, le fueron violados a través de esta medio derechos fundamentales como:

A). Debido proceso;

B). Presunción de Inocencia,

C). Principio de la Buena Fé,

D). Derecho al Sufragio y

E). Derecho a votar en la localidad, municipio o Distrito cuyas autoridades tomarán decisiones que los afecten, Artículo 116 C.Pólitica.

EL DESESTIMULO

Además le impiden según la normatividad que busca estimular al elector disfrutar de los beneficios que nuestra legislación le otorga a quien ejerza el derecho y obligación ciudadana del sufragio, tales como descuentos en matrículas, descuentos en el pasaporte, medio día de descanso remunerado y en fin todo lo que la democracia a previsto para para vencer la abstención, y que el CNE con estas acciones mal instrumentalizadas termina entorpeciendo.

MUNICIPIOS ESTIGMATIZADOS DE TRANSHUMANCIA

Esta actuación del CNE es tan grave y violatoria de derechos de ciudadanos, que termina no solo estigmatizando a los ciudadanos sino a las localidades, municipios o distritos en los cuales, estamos seguros no se perfeccionará ningún delitos de TRANSHUMANCIA ELECTORAL en los términos del Código Penal, porque las conductas de estos ciudadanos declarados TRANSHUMANTES por el CNE no encuadran dentro del tipo penal desagregado anteriormente y por que allí no existe esa cultura de negociantes de la inscripción, la afectación del buen nombre del ciudadano, y la afectación del buen nombre de una población, es una responsabilidad muy grande, por ello bien vale la pena que el CNE evalúe el viejo aforismo de “Es preferible absolver a un culpable que Condenar a un Inocente”¸ y revise su procedimiento para declarar TRANSHUMANTES a los ciudadanos colombianos, procedimiento en el que de una manera Anticonstitucional han invertido la carga de la prueba.

QUIEN TRATA DE AFECTAR EL PROCESO ELECTORAL.

Finalmente, se pregunta El Barquero:

Los denunciantes que utilizando tan loable propósito del CNE de combatir el Fraude en la Inscripción de Cédulas conocido como TRANSHUMANCIA ELECTORAL busquen impedir que los ciudadanos con legítimo derecho sufraguen en el pueblo de su nacimiento, residencia o de expedición de su cédula, no incurren en el delito previsto en el Código Penal que nos trae el Artículo 386?.

Artículo 386. Perturbación de certamen democrático. Modificado por el art. 39, Ley 1142 de 2007. El que por medio de maniobra engañosa perturbe o impida votación pública relacionada con los mecanismos de participación democrática, o el escrutinio de la misma, o la realización de un cabildo abierto, incurrirá en prisión de dos (2) a seis (6) años.

Y si en gracia de discusión estos ciudadanos contaron con la ayuda de servidores públicos, encargados de tomar estas determinaciones, cómo se denominarían estos que ahora catalogan de delincuentes TRANSHUMANTES, a quienes con legítimo derecho inscribieron su cédula en su patria chica, la tierra de sus quereres respecto de la cual existen y perduran por siempre los vínculos indisolubles del nacimiento?

Ir a la barra de herramientas