Al instante

LA BARCA DE CALDERÓN: Arrecian denuncias sobre “olla podrida” en Telecafé

Por William Calderón Z.

Foto elextramedios.com

Levantó gran polvareda en el Eje que conforman los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío las denuncias sobre la supuesta existencia de una “olla podrida” (entiéndase corrupción y malos manejos) en el Canal regional Telecafé, del cual son propietarias por partes iguales las tres divisiones político-administrativas que conforman el Triángulo de la rubiácea.

Las revelaciones fueron hechas por el periodista Héctor Arango Muñoz, director del programa “La Opinión Pública”, que se transmite por la emisora La Red de Los Andes, de Manizales, y reproducida por las páginas web de Eje 21 y la Revista Corrientes.

Vamos directo al grano, como diría un dermatólogo

Escribió Arango Muñoz: Varios meses duraron las cavilaciones de César Carmona, un ex camarógrafo y ex productor de Telecafé, antes de destapar, lo que él llama, “una olla podrida”.

Durante 22 años en que estuvo vinculado con el canal regional se dio cuenta de muchas irregularidades como la compra de equipos obsoletos, incompletos y de bajas especificaciones, que ahora están arrumados o subutilizados y que representan un detrimento patrimonial superior a los 10 mil millones de pesos.

Entre estos figura una antena para la fly away, consolas de audio, un suitcher “Miranda”, una especie de cerebro del canal y al que en la entrega le quedaron faltando dos equipos.

Engañada la gente de la Contraloría

Según Carmona, la contraloría departamental fue engañada y le metieron gato por liebre, al fin y al cabo el inventario se hizo sin la presencia de peritos expertos en televisión.

A este desfile de despilfarros, agrega el denunciante, se suma una super-pantalla denominada “expression” y que costó en Las Vegas más de 400 millones de pesos. Sólo la utilizan como generador de caracteres, pese a que para ese menester ya tenían otro equipo denominado Cairo.

Más derroches

A este festival del derroche se suman dos cámaras Panasonic P2 que costaron 24 millones de pesos y que no sirvieron porque sus lentes están desenfocados. Del mismo modo, un lente de cajón, que costó casi 100 millones de pesos, resultó absoleto ya que el enfoque hay que hacerlo manualmente y no automáticamente como debiera ser. Similarmente, compraron tres cámaras Avi West, por valor de casi 100 millones de pesos y no sirvieron para nada.

La oficina de la Gestapo

De acuerdo con el denunciante son muchos los millones de pesos gastados, en pasajes aéreos y viáticos, por el gerente Ricardo Gómez de la Roche, quien siempre viaja acompañado de un joven llamado Jorge Giraldo, todo un advenedizo en materia audiovisual.

Este joven inexperto recibe jugosos contratos por realizaciones de programas y sus ingresos mensuales pueden superar más de 10 millones de pesos.
“El monito web”, como lo denominan en el canal, por arte de birlibirloque, se convirtió, según Carmona, en el gerente a la sombra de Telecafé y en ese canal no se mueve un pelo sin su consentimiento. Giraldo montó una sala de sistemas para monitorear las redes sociales de todos los empleados de Telecafé, una oficina que denominan “La Gestapo”.

La Fiscalía investiga

Estos y otros hechos son investigados por el fiscal Luis A. Jiménez. Los denunciantes fueron César Carmona y Alex Agudelo, un ex camarógrafo quien trabajó en el canal regional durante siete años. Ambos pidieron también investigar a altos funcionarios del canal por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.

“No entiendo que ejecutivos que llegaron pobres y devengan salarios inferiores a tres millones de pesos mensuales ahora sean propietarios de inmuebles, almacenes y flotilla de taxis”, puntualiza el quejante.

Son muchos los que roban

Explica Carmona que “al canal se lo roban muchos funcionarios y empleados con cuentas sobre facturadas y servicios cuyos ingresos nunca entran a la tesorería del canal”.

Recuerda este exfuncionario denunciante que la actual directora de producción, María Teresa Aristizábal, quien se perfila como la nueva gerente del canal, recientemente en Marsella, Risaralda, durante un cubrimiento, se emborrachó, hasta perder el conocimiento y tuvieron que llevarla cargada hasta el hotel como si fuera un “bulto de carne”. Afirma Carmona que al otro día, para cubrir el déficit, estaba consiguiendo facturas en blanco para hacer cobros de gastos excesivos.

La ayuda del Ministerio

Otro tema aparte son los 2 mil millones de pesos que anualmente entrega al canal el Ministerio de las TIC y la ANTV, cuyo manejo no es el más ortodoxo.

Todas estas anomalías llevan a los denunciantes (Carmona y Agudelo) a exclamar que “Telecafé es una olla podrida”.

Pronunciamiento desde Armenia

El periodista Jorge Eliécer Orozco Dávila (ex director regional de RCN Radio y del diario La Crónica del Quindío) se pronunció así sobre las denuncias en torno a Telecafé:

Es probable que muchas de las irregularidades denunciadas sean ciertas; no es fácil en un país experto en manipular pruebas que hechos como los denunciados puedan llegar a ser sancionados, en este caso por La Procuraduría y obviamente por la fiscalía. Hay una cosa cierta y que se puede demostrar. La mediocridad, sumisión, falta de criterio, pobreza moral e incapacidad total, etc, del gerente Gómez. De su acción se desprende un pragmatísmo cínico, propio de politicastros oportunistas y sin escrúpulos.

La gobernadora del Quindío lo puso a trapear. Le impuso lo peor de lo peor entre los sujetos que han hecho parte del canal en la parrilla de los últimos cuatro años. Esa señora vetó a la alcaldesa de Armenia, le prohibió al gerente que el canal en su noticiero regional, diera a conocer noticias oficiales de la ciudad. Su compañero sentimental ha sido determinante en las decisiones de TELECAFE frente al Quindío, departamento socio del canal con un porcentale del 33.33% de las acciones. El pobre ni siquiera merece que uno se ocupe de su intrascendente nombre. No hay duda. TELECAFE anda en la olla.

Nota: Falta el pronunciamiento del experimentado periodista pereirano William Restrepo.

Ir a la barra de herramientas