Al instante

LA BARBERÍA: Una casa de citas que camina

El penalista Horacio Gómez Aristizabal y la barbera de William Calderón al cuello. Foto youtube.com

Oscar Domínguez remitió a revistacorrientes.com el texto de una entrevista realizada por “el barbero” William Calderón al penalista Horacio Gómez Aristizabal:

Te castigo con esta vieja nota sobre Gómez Aristizábal que le lleva tres años a cualquier solar de Circasia:

 

 El abogado Horacio Gómez Aristizábal, nacido el día de reyes hace 86 años, es el adjetivador más rápido del oeste. No le niega un elogio a nadie. Le fluyen como rosas. Mira a una persona, la sospecha, repara en sus  zapatos o la corbata, y ya sabe qué orgía de adjetivos se merece.

Le pueden quitar los códigos, los clientes, la comida, la dormida, sus ruidosas corbatas, su sonrisa de abogado próspero, su condición de cuyabro,  los jijuemil libros que ha escrito, uno de ellos prologado por el presidente Uribe. Lo que sea le pueden arrebatar, menos los adjetivos. Dadme un adjetivo y estremeceré al mundo, podría ser su divisa.

Mira a alguien a los ojos y le adivina su prontuario delictivo. Y vital. De paso le descubre los libros que ha leído. No en vano es abogado con miles de diplomas en la pared. Y lector y escritor empedernido.

Para definir a alguien también se tiene confianza. Le bastan cinco o diez palabras para inmortalizar o enterrar cualquier prestigio.

Nació y ya era pichón de penalista, intelectual, católico de amarrar en el dedo gordo, godo irredento, humanista, orador, escritor de relámpagos grecoquindianos.

Pequeño de estatura, no necesitó más centímetros para gozarse este paseo de olla que es la vida.

Es también una feliz casa de citas que camina. Cuando no tiene a la mano una cita en su memoria privilegiada, se la inventa. A veces son mejores las de su cosecha que las prestadas.

 

AL GRANO CON GOMÉZ ARISTIZÁBAL

 

–       ¿Usted es más Gómez o más Aristizábal?

–      Por lo Gómez, intelectual, y por lo segundo un débil seguidor del dios Midas, quien todo lo que miraba lo convertía en oro.

 

–         ¿Primer recuerdo que tiene de niño?

–         La frase de mi padre Abelardo: quiero santos, no sabios. Todo mí ancestro es religioso.

 

–         ¿Qué es ser cuyabro?

–       Es tener sentido de pertenencia, es pensar que lo más hermoso de la patria grande, es la patria chica.

 

–    ¿De quién y en qué circunstancias recibe los primeros teterados que lo enrutarán por el derecho?

–        Abuelo y tío abogados. Un día aprendí: si no sirve para nada estudie para abogado.

 

–         ¿Cómo se produce su deserción del patio quindiano?

–        Ante el centralismo de Manizales grité: a los grecolatinos los vemos grandes, porque los estamos mirando de rodillas.

 

–         ¿Cómo recuerda la Bogotá que lo recibió el primer día, recién desempacado de Armenia?

–        Un frío que congelaba  las palabras y olímpico desdén por los provincianos.

–         ¿El derecho para qué?

–        La no Justicia es la ley de la  selva. Y a veces aclarar lo oscuro y oscurecer  lo claro.

–         ¿Cuáles han sido sus mejores defensas?

–         Exterminar el artículo que absolvía a los asesinos de casadas infieles… Revivir la anomalía psíquica como causa  de exculpación.

–         ¿Después de esas defensas, sus clientes quedaron sin plata ni para el bus?

–         Es que los bienes son  para los males.

–         ¿Qué hace a un abogado bueno o malo?

–        La falta de ética, imaginación y cultura.

–         Su despacho de abogado aparece ametrallado de diplomas. ¿Eso es para cobrar más duro?

–        La interpretación es múltiple. A uno lo juzgan por los resultados.

–         ¿Un abogado modesto que no proclame siempre sus dos apellidos está condenado al fracaso?

–        La democracia aplastó prejuicios. No olvidemos al presidente Marco Fidel Suárez.

–         ¿Qué ha hecho el derecho por usted?

–        Darme un poderoso instrumento para  luchar con eficacia.

 

–         ¿Qué ha hecho usted por el derecho?

–        Tratar de enriquecerlo con más de 22 obras Jurídicas.

–         Mejor dicho, ¿se merece la profesión que le ha dado de comer y de beber?

–        Uno tiene que dignificar  su oficio o profesión y no a la inversa.

–         ¿Las facultades de derecho están preparando los profesionales que necesitamos?

–        La abogacía se “MASIFICO”. Sobran 100.000 abogados y faltan millares de técnicos y empresarios.

 

–         ¿Tenemos los profesionales que nos merecemos?

–        Colombia necesita más tecnología y profesionales productivos. Hoy se estudia para ser DOCTO Y BUSCAR PUESTO.

 

–         ¿Principales defectos y virtudes de los abogados?

–        Ser no conformistas y estar de acuerdo con el desacuerdo.

 

–         ¿De esos defectos y virtudes cuáles cultiva  usted con mayor  esmero?

–         La oposición para mejorar. El penalista defiende al hombre, no al crimen.

 

–         ¿Existe un eslabón encontrado entre el derecho y la historia, otra de las niñas de sus ojos?

–        Tantos los temas históricos como los jurídicos son para investigarlos, probarlos, interpretarlos y estructurarlos.

 

–         ¿Qué debemos aprender y olvidar de la historia?

–        Los “pueblos que no recuerdan sus grandes errores, están condenados a repetirlos”.

 

–         De las etapas de la vida Colombia, cuál le recomienda estudiar a los neófitos?

–         Que a pesar de ser amantes de la paz, siempre hemos vivido en guerra. Falta pedagogía sobre las causas de la última violencia.

 

–         Su oficina y su casa son lugares tomados por los libros. ¿Para qué los libros, como dice la canción?

–        Borges dijo: “El cielo sin libros no sería cielo”.  Son el alimento insustituible del alma.

 

–         ¿Usted pertenece a la exótica cofradía de los que se agachan y se les cae un libro nuevo?

–         Cierto.  El presidente Uribe Vélez prologó mi libro número 55.

 

–         ¿Es best seller de libros regalados o alguno se ha agotado en las librerías?

–        Me editan empresas con afán de lucro como Plaza y Janés, Grijalbo, Santillana. PROCEDIMIENTO PENAL Y EL SEXO DE LOS PRESIDENTES, lleva muchas ediciones.

 

–         ¿Ha recibido el homenaje de que sus libros se vendan pirateados en el semáforo?

–        Claro. DICCIONARIO DE LOS VICIOS COLOMBIANOS.

 

–         ¿Por qué lo vemos retratado con tanta frecuencia en las páginas sociales de los diarios?

–        Como los medios se ocupan de lo que tenga interés, algunas actuaciones mías las califican de valiosas.

 

–         ¿Cómo define a un embajador?

–  Símbolo moral de una nación. Representa, informa y contrata.

 

–         ¿Se merece mejor suerte el servicio diplomático?

–        La diplomacia debe ser para servir al país y no para pagar servicios a los partidos.

 

–         Tiene muchos amigos ensotanados, purpurados. ¿Qué lo ha inclinado a la religión?

–        Muchos parientes son religiosos. El sacerdote tío Jesús Antonio Gómez, está en trámite de beatificación.

 

–         Está bien: usted cree en Dios, ¿pero ha hecho méritos para que Dios crea en usted?

–        Como todos tenemos de “ANGEL Y DEMONIO”, sabemos que el amor de Díos no tiene orillas.

 

–         ¿No es como medio hechiza esa Academia Hispanoamericana de Letras y Ciencias que lo tiene como eterno e indestronable presidente?

–        Publicamos revistas, libros, realizamos encuentros muy concurridos. Todo con mi bolsillo. Por esos rendimientos me reeligen.

 

–         Decía usted en reciente columna para El Nuevo siglo que es académico, intelectual y humanista. ¿Qué lo hace pensar que es así?

–        Mi dedicación de tiempo completo al derecho y al humanismo. 55 libros publicados, varios reeditados. Conferencias en varios centros y países.

 

–         ¿Disfruta a cabalidad de lo que tiene?

–        Pudiendo ser un empresario exitoso, he preferido ser un Quijote del derecho y de las letras.

 

–         ¿Sigue a pie juntillas las sugerencias de su horóscopo?

–        Pienso que la buena suerte consiste en trabajar. Y mientras más se trabaja, mejora la buena suerte.

 

–         ¿Es más lo que sabe o lo que desconoce de usted mismo?

–        Aunque existe una férrea línea de conducta, los seres humanos somos impredecibles.

 

–         ¿La habilidad manual que le gustaría tener?

–        La del pintor o la del escultor. Todo lo hacen de la nada.

 

–         ¿Persona que más admira?

–        Díos hizo a Bolívar y luego descansó.

 

–         ¿En quién le gustaría reencarnar?

–        En Horacio Gómez Aristizábal.

 

–         ¿Se sometería al detector de mentiras?

–        Claro que sí.

 

–         ¿De los años que tiene, cuál le ha gustado más?

–        Cada momento tiene su embrujo.

 

–         ¿Su plato favorito?

–        La bandeja paisa hasta que extranjerizaron todos sus ingredientes.

 

–         ¿Se sale fácilmente de casillas?

–        Soy más sanguíneo o emocional, que cerebral o linfático.

 

–         ¿Primer libro que leyó?

–        VIDA DE JESUS de RENÁN.

 

–         ¿Libro que está leyendo?

–        LA AMISTAD de CICERÓN.

 

 

 

 

Acerca de Revista Corrientes (2870 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas