Al instante

La amenaza no viene de afuera, está por dentro: la corrupción

Por Octavio Quintero Editorial/El Satélite

Caricatura de Matador.
El contralor general, Edgardo Maya, ha vuelto a denunciar que la corrupción en Colombia se roba 50 billones de pesos. Y dice que “se necesitan mayores esfuerzos para atacar este flagelo”.
La reiteración del contralor sobre el azote de la corrupción coincidió con una actualización de archivos que la redacción de El Satélite venía haciendo de principio de año, y entre estos se encontró un video sobre las “Cinco claves del éxito en Singapur”.
En la década del 1970 en adelante, Singapur era denominado en el argot periodístico del momento como uno de los “Cinco tigres asiáticos” y hoy, brilla en el mundo como “la perla de Asia”.
En el video mencionado, se muestra a la Singapur en los albores de su revolución económica y social, y la primera clave de su éxito se base en la “lucha contra la corrupción”, que se afianza en  una frase de su Primer Ministro (1959-1990), Lee Kuan Yeu, considerado el padre del milagro de Singapur: “Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a cárcel a tus amigos y familiares”.
Bajo esta inflexible premisa terminaron en la cárcel, tras perder su empleo, su pensión y todos los beneficios sociales y económicos derivados de sus cargos públicos, varios ministros, líderes comunitarios y sindicales y altos directivos de empresas públicas. Con la corrupción derrotada todo empezó a funcionar como un reloj, se dice en el video de la referencia (ver al final) y se corrobora en un reciente informe de la BBC que también se inserta como enlace al final de esta nota.
Cuando el contralor Maya dice: “se necesitan mayores esfuerzos para atacar este flagelo”, fuera bueno conocer su opinión a qué tipo de esfuerzos se refiere y a qué esferas del poder público corresponde implementar esos esfuerzos, porque no pude ser posible que en un país tan lleno de necesidades básicas en salud, educación, vivienda, empleo, alimentación, entre otras, los llamados delincuentes de cuello blanco se roben 50 billones de pesos y, en cierta forma, el Estado se declare incapaz de sofrenarlos, porque eso es lo que se deduce del clamor del contralor general.
El mundo jurídico colombiano está lleno de normas de anticorrupción. Cualquiera que se dé maña en revisarlas notará que tal vez lo que hace falta es una “autoridad” con suficiente autoridad dispuesta a enviar a la cárcel hasta sus propios amigos y familiares.
Dos ejemplos, de las muchas laxitudes que las autoridades (sin autoridad) se permiten, en el extraño mundo de la corrupción en Colombia en donde todo pasa sin que pase nada:
1. Recientemente el contralor de Antioquia fue imputado del cargo de falsedad en documento público, una falta calificada de “gravísima” en el Código Disciplinario, que conlleva destitución del cargo e inhabilidad de por vida para ejercer cargos públicos. La sanción que le impuso el procurador delegado fue la suspensión de 10 meses, al cabo de los cuales podrá volver al cargo de contralor, a vigilar la moralidad que se imprima al destino que puedan darle a los dineros públicos los ordenadores del gasto departamental.
2. El actual alcalde de Barranquilla, en los albores de su elección en el 2015 aparecía inhabilitado por un fallo fiscal que le imponía una multa. Pues, resulta que, independientemente de lo grave que haya sido la falta, bastó con que pagara la multa para quedar de nuevo impoluto. Así, un tipo que en su primera alcaldía manejó en beneficio propio los dineros públicos, quedó habilitado de nuevo para seguir manejando mal los dineros públicos, como es lo que se viene denunciando desde distintos frentes de la sociedad civil.
Como estos dos casos, ¿cuántos más hay en Colombia? ¿Será eso lo que quiere decir el contralor general cuando clama: “se necesitan mayores esfuerzos para atacar este flagelo”? Entonces, pudiera empezar por casa…
O será acaso que lo que nos está faltando es la fórmula Singapur: ““Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares”.
Bueno, entre esas dos fórmulas, o una combinación de ellas, está la clave No.1 para que Colombia inicie su despegue económico y social: nunca es tarde para empezar.
El asunto no es, como es lo que estamos viendo en vísperas de estas elecciones 2018, metiéndole miedo a los electores con castrochavismo o con la desgarrada Venezuela, y ni con la supuesta intervención de Rusia en esta campaña política, en una clara intención de los promotores de estos mensajes de volver a hacer “emberracar” a la gente para que a punta de posverdades terminen votando en contra de sus propios intereses.
Fin de folio.- Al perro no lo capan dos veces: van a ver…
Acerca de Revista Corrientes (2472 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas