Al instante

Jueves de la luenga lengua: Febrero, transcurrir, mugre

Por Efraim Osorio López, La Patria, Manizales

Imagen wordpress.com

QUISQUILLAS DE ALGUNA IMPORTANCIA por Efraim Osorio López

eolo1056@yahoo.com

Febrero, transcurrir, mugre, frases jocosas

 

En ninguna fuente encontré le acepción que el nadaísta Escobar le da a ‘februa’.

 

La siguiente información me hizo reflexionar: “Después aprendí que febrero tiene que ver con los azotes. Februas eran unas tiras de cuero de macho cabrío con que los oficiantes de las lupercales azotaban a la gente, sobre todo a las mujeres” (El Tiempo, Eduardo Escobar, 2/1/2018). A pesar de la confiabilidad y seriedad de la fuente, dudé, porque en latín ‘februa-orum’ significa ‘februales’, “fiestas de purificación que se celebraban en febrero, en honor de Juno y de Plutón, para apaciguar los manes de los difuntos o hacer propicios a los dioses infernales”. ‘Februa’ viene de ‘februum’, medio de purificar, lustración, ceremonia religiosa de expiación. Y ‘febrero’, en latín, se dice ‘februarius’ (de ‘februa’). La enciclopedia Uteha, de ‘Februa’, dice: “Diosa de las purificaciones, entre los romanos, llamada también ‘Februalis’ y ‘Februata’, confundida a veces con Juno, y a la que se honraba en el mes de febrero”. En ninguna fuente encontré la acepción que el nadaísta Escobar le asigna a ‘februa’. La única relación que quizás tenga con el látigo es el uso que a éste se le daba como instrumento de maltratamiento físico, para expiación de los pecados. O quizás porque durante las lupercales (fiestas que en febrero los romanos celebraban en honor del dios Pan), jóvenes desnudos o semidesnudos salían a azotar con látigos a quienes en su recorrido encontraban, especialmente a las mujeres. Nota: Antiguamente, a febrero le decían también ‘hebrero’, como lo recuerda el siguiente antiquísimo refrán: “Cuando llueve en hebrero, todo el año ha tempero”, cuya explicación está en la definición de este sustantivo: “Tempero. Sazón y buena disposición en que se halla la tierra para las sementeras y labores”, ‘buena disposición’ que se asegura cuando llueve en febrero. ***

 

La sucesión de hechos (el tiempo) ‘transcurre’, no la ‘transcurrimos’. Extrañado, leí lo siguiente en un editorial de El Tiempo: “…lógicamente por ser la capital y por la cantidad de habitantes que en ella transcurren su vida” (3/1/2018). El verbo ‘transcurrir’ (‘dicho generalmente del tiempo, pasar, correr’) es única y exclusivamente intransitivo, es decir, que nunca admite complemento directo, como claramente lo tiene en la frase del periódico capitalino, ‘su vida’, razón por la cual está mal construida. Bien, así: “…y por la cantidad de habitantes cuya vida transcurre en ella”, porque en ésta, ‘vida’, es el sujeto del verbo ‘transcurrir’. La lógica de la gramática es innegable, a pesar del maltrato que le damos. ***

 

‘Mugre’ (“suciedad grasienta”) es un sustantivo femenino, por lo que debe decirse ‘la mugre’, no ‘el mugre’, como lo hizo el original columnista de El Tiempo Poncho Rentería: “Mucho hueco, cero andenes, mucho mugre” (3/1/2018). Sin embargo, desde mi lejana infancia oía que los ‘mayores’ empleaban el término como adjetivo, con el significado de ‘mugroso’. Es, pues, un colombianismo, y así está registrado en el ‘Lexicón’ de Alario di Filippo, y en “Voces fatigadas” del publicista Álvaro Marín Ocampo, quien lo define de este modo: “Despreciable, indigno, zambo”, adjetivo este último, regionalismo también, que las mamás usaban todos los días para calificar a los muchachos traviesos, maquetas*, desobedientes e indisciplinados. ‘Mugre’ y ‘sartén’ son dos sustantivos a los que, en Colombia, el pueblo les da el género masculino. *Maqueta. Colombianismo. “Dicho particularmente del estudiante desaplicado. Maula. // El colmo del arquitecto: tener un hijo maqueta” (“Voces fatigadas”). ***

 

Que un cadáver sea ‘exhumado’ (‘desenterrado’) antes de ser ‘inhumado’ (‘enterrado’) ocurrió por primera vez, en la historia de la humanidad, en Manizales, según esta información de un ‘periodista’ de LA PATRIA: “Sus exequias fueron el 1 de enero en la parroquia San Clemente y su exhumación en el cementerio Campo de Paz en Medellín” (Movida, redacción, 4/1/2018). ¡Hombre, por Dios, hombre! Otras dos frases hilarantes de ‘profesionales’ de la comunicación, las siguientes, enviadas por el señor William Giraldo Ceballos (29/12/2017), director del portal www.revistacorrientes.com: “…falleció atropellada por un vehículo tipo camión” y “…fueron tres víctimas: dos hombres y un femenino“. ¿En dónde estudiarían lenguaje estos señores?  

 

Acerca de Revista Corrientes (349 artículos)
Periodista y abogado nacido en Pereira, Risaralda en 1950
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas