Al instante

Jerusalén, la capital de la discordia

Por Janiel David Melamed* (razonpublica.com)

Desde que Donald Trump anunció que reconocería a Jerusalén como la capital de Israel se han dado todo tipo de controversias. ¿Por qué es importante y qué significa esta decisión?

La polémica decisión

El pasado seis de diciembre se escribió un nuevo capítulo del conflicto palestino-israelí.

En un corto pero claro discurso el presidente de Estados Unidos anunció que reconoce a Jerusalén como capital oficial del Estado de Israel y ordenó el traslado a esa ciudad de la embajada que tenía en Tel Aviv.

El anuncio es un hecho histórico sin precedentes, porque representa un nuevo enfoque en la política exterior norteamericana, no solo frente al conflicto en particular, sino también frente al Medio Oriente en general. Pero sus efectos aún quedan por determinarse.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Foto: States Top Leading News

¿Por qué importa Jerusalén?

La noticia tiene todos los ingredientes para provocar serias repercusiones a nivel regional e internacional. El estatus de Jerusalén ha sido uno de los temas más controvertidos en el conflicto palestino-israelí, por discusiones tanto religiosas como políticas.

  • Desde el punto de vista religioso, Jerusalén es el eje central de las grandes religiones monoteístas y de cada una de las corrientes del amplio espectro que las componen, desde las más seculares hasta las más radicales.

Para los judíos, Jerusalén tiene una importancia innegable: los creyentes dirigen sus plegarias hacia la ciudad. El Rey David nació en Jerusalén y el Rey Salomón construyó su templo allí, del que todavía queda como vestigio el Muro de los Lamentos.

Los cristianos creen que Jesús predicó y realizó varios milagros en Jerusalén. Según la tradición cristiana, la ciudad fue testigo de varios de los episodios más emblemáticos de su vida: allí se encuentra la Vía Dolorosa, por donde Jesús habría cargado con su cruz, y allí lo habrían crucificado.

El anuncio representa un nuevo enfoque en la política exterior norteamericana.

Por último, los musulmanes llaman a Jerusalén Al Quds, “la noble” o “el sitio sagrado”. El mismo profeta Mahoma estableció que las plegarias se harían en dirección a esa ciudad. La tradición islámica enseña que el profeta ascendió al cielo desde allí.

  • Desde el punto de vista político, tanto Israel como Palestina han reclamado soberanía sobre la ciudad. Para dar una idea de su importancia, vale la pena decir que a lo largo de los últimos milenios hubo tres manifestaciones de Israel, con Jerusalén como ciudad protagónica.

La primera manifestación la representan las conquistas de Josué, pasando por el surgimiento de los reinos de Israel y de Judá y su posterior conquista por parte del Imperio babilónico.

La segunda manifestación incluye el período de dominación del Imperio Romano sobre la región y se extiende hasta la destrucción del Templo de Salomón.

La tercera manifestación abarca la decadencia del Imperio Británico, sus falsas promesas de apoyo al nacionalismo árabe, el surgimiento de nuevos Estados- nación en la región y la victoria israelí en la guerra de 1967. En esta guerra, Israel unificó Jerusalén y en 1988 Jordania renunció a cualquier reclamación territorial sobre lo que había perdido en la guerra del 67.

Pero la ciudad aún es vista como la legítima capital del anhelado Estado de Palestina.

Hombres armados en el conflicto entre Palestina e Israel.
Foto: Agencia de Información Paraguaya
Conflicto entre Palestina e Israel.

Posibles consecuencias

La declaración del presidente Trump ha provocado expresiones de rechazo regionales e internacionales. Se cree que el anuncio es capaz de desencadenar una ola de protestas y de violencia generalizada en Medio Oriente y una declaración de guerra diplomática que sin duda provocará otra ola de violencia a gran escala.

Pero a pesar de lo anterior, es muy poco probable que la noticia se traduzca en una crisis bélica, inmediata y de grandes proporciones en la región.

Si bien el conflicto palestino-israelí sigue teniendo gran importancia, hoy no está en la agenda principal de los países musulmanes. El mundo árabe secunda la causa palestina y aboga por una resolución de su conflicto con Israel, pero cada día demuestra que tiene otras prioridades que lo obligan a ser prudente en estos asuntos.

Para dar un ejemplo, los países árabes tienen gran interés en cuidar sus relaciones con Estados Unidos, en quien encuentran un aliado contra la expansión iraní.

El estatus de Jerusalén ha sido uno de los temas más controvertidos en el conflicto palestino-israelí.

Irán se ha expandido política y militarmente, consolidándose como poder regional. En muy poco tiempo, ha logrado imponer su presencia sobre Afganistán, Irak, Líbano, Siria y Yemen, expandiendo así su influencia desde Asia central hasta el mediterráneo.

La expansión de Irán no ha pasado desapercibida por sus vecinos. Antes de la revolución  de 1979, este país era una monarquía petrolera. El actual régimen la derrocó y ha pretendido extender su ideología por la región, principalmente derrocando otras monarquías petroleras.

Por lo tanto, los regímenes monárquicos con relevancia petrolera tienen como prioridad preservarse contra la amenaza iraní. Lo último que querrían es provocar algún tipo de reacción de protesta desmedida que pudiera alterar sus buenas relaciones con Estados Unidos.

Con un poco – o un mucho de optimismo- la declaración del presidente Trump podría ser  vista como un mecanismo de presión para ambas partes:

  • Un incentivo para Israel y su gobierno, que tendrá que otorgar importantes concesiones a Palestina de cara a una nueva ronda de negociaciones,
  • Y un campanazo de alerta a la dirigencia palestina para retomar la agenda de negociaciones ante una realidad cada vez más desfavorable para ellos mismos.

*Ph.D. en Seguridad Internacional, profesor del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Norte y autor del libro “Estado Islámico: Una amenaza a la seguridad internacional”.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page