Al instante

Hoy serán las exequias de la periodista Vilma Rincón en Bogotá

Ricardo Peláez, Luz Stella Tocancipá, Arturo Guerrero, Vilma Rincón (q.e.p.d.) y Alfonso Morillo, amigos y colegas, que hoy la acompañan en su despedida de la vida. Foto CPB

El Círculo de Periodistas de Bogotá y su Junta Directiva, lamentan informar el deceso de nuestra colega, socia y amiga Vilma Rincón de Zagarra.

2w56ale

Nacida en Barranquilla, hacía honor a su tierra natal, pues se caracterizaba por su temperamento alegre y por ser una gran conversadora. Estudió Comunicación Social y Periodismo, en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.
Fue asesora de varias empresas. Trabajó trece años en Inravisión, donde se desempeñó en cargos como Asesora de la Dirección, Jefe de Programación, Jefe de la División Comercial, Miembro del Consejo de Programación, Jefe de Canales y Jefe de Divulgación; fue Asesora de Prensa del Instituto Distrital de Cultura y Turismo y se especializó en el manejo de imagen de entidades y personalidades.
Ya en la madurez de su vida, su principal hobby era viajar y una de sus capitales favoritas, Nueva York.
El CPB manifiesta a sus hijos, demás familiares, amigos y allegados su solidaridad y los acompaña en estos momentos de dolor. QEPD.

El oficio religioso será en la Iglesia Santa Clara (Cra. 8 A # 98-31) a las 2:00 p.m.

La cremación será posterior, en Jardines del Recuerdo.

Vilma Rincón (q.e.p.d.) Foto Círculo de Periodistas de Bogotá

Vilma Rincón (q.e.p.d.)
Foto Círculo de Periodistas de Bogotá

Homenaje póstumo de Yolima Dussan 

Hoy, cuando se ha ido, prefiero referirme a su vida: Perteneciente a una generación de mujeres aguerridas y luchadoras, Vilma Rincón, enfrentó la vida con la decisión propia de las de las que saben que hay que salir adelante, a como dé lugar y sin tregua. Lo hizo con su particular estilo, muy caribe, alegre, divertida, fue comprometida y rigurosa con su trabajo como periodista; trabajó incluso, más de lo que debió, porque le gustaba estar en movimiento permanente.

Hermana solidaria de sus hermanos, buena amiga de sus amigos, su norte tenía nombres propios: Efraín y Carlos, sus hijos, quienes la acompañaron amorosamente y con su maravillosa música, hasta después del minuto final. Sin duda lo seguirán haciendo.

Pasamos gran parte de nuestra vida conversando. La foto que acompaña esta nota de homenaje la tomamos en el Cruce de Lagos entre Chile y Argentina, viaje que hicimos para despedir uno de los tantos años que pasamos juntas. Ahora seguiremos conversando de una manera diferente.

GRACIAS VILMILLA POR EL TIEMPO COMPARTIDO.

Ir a la barra de herramientas