Al instante

Fútbol, triquiñuelas y Tv

Por Rufino Acosta (paraver.co)

No se puede decir que es cuestión repetitiva, pero si que ocurre con frecuencia. Me refiero al fútbol lleno de triñuelas, ssimulaciones, pérdida de tiempo, codazos e insultos, que a veces se abre camino en los estadios del mundo. En el caso de Colombia la situación me parece mucho más complicada.

Cada vez que se enfrenta uno de los equipos llamados chicos con uno de los denominados grandes, la historia vuelve y juega. Desde los primeros minutos, el portero del presunto más débil empieza a quemar tiempo y según las circunstancias, por lo general termina con tarjeta amarilla, inútil por lo demás porque llega cuando el partido ya está en su agonía.

Cada cinco o diez minutos hay un jugador en el suelo. Lo vimos el domingo en el estadio de Palmaseca, cuando Jaguares sorprendía al Deportivo Cali, flamante campeón, y siempre se las ingeniaba para frenar el ímpetu del rival y ponerle sedacción al ritmo de juego. No digo que haya ganado con trampa, ni más faltaba, y de hecho lo consiguió tras un hermoso gol, pero sí que abusó de las artimañas y las simulaciones.

Es urgente que los árbitros no solo hagan valer su autoridad sino que agudicen los sentidos para detectar los recursos indebidos. En eso vimos flojo al silbato Mario Herrera, quien inclusive se dejó gritar impasible del joven delantero caleño Rafael Santos Borré después de una decisión que consideró injusta. Sin necesidad de adoptar actitudes teatrales, el juez está obligado a mantener el orden y para ello dispone del mecanismo de las tarjetas.

Los jugadores no deben olvidar que la televisión los vigila con su ojo mágico y es casi imposible que alguna de sus acciones, buenas o malas, quede fuera de su alcance. Si se dedican a cumplir la tarea con decoro y lealtad atraerán mayor atención. Ese espectáculo de continuos recesos por histrionismo es deplorable e invita a cambiar de canal.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page