Al instante

Frenada en seco: Brasil 2-Colombia 1

Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

Brasil 1-0 Colombia. Foto Noticias Caracol

La canarinha tiene tomada la medida a Colombia : la sacó del Mundial y de los Olímpicos. Esta noche, aprovechó una cadena de errores defensivos e impotencia atacante de nuestra selección, para terminar feliz la miniserie septembrina, puesto que fue el único onceno suramericano que obtuvo los 6 puntos en los dos partidos programados. El conjunto cafetero, por su parte, frenó una racha de 3 victorias.

La idea de Colombia era el equilibrio entre su zona de seguridad (Ospina- Medina- los 2 Murillo- Farid- Barrios y Sánchez) y el sector atacante ( Muriel- Macnelli- James- Bacca), pero el castillo de naipes se vino al suelo en apenas 80 segundos. Un tiro de esquina de Neymar y el contraanticipo de MIRANDA en los metros que defendían en ese instante Sánchez y Muriel, terminó en el 1-0 parcial, por el cabezazo del central brasileño. Un gol que sin duda alguna cambió el paisaje y el plan estratégico de Péckerman. (Explicó el DT que no alineó a Cuadrado desde el comienzo, porque tuvo dudas por la falta de ritmo del jugador de la Juventus).

Comenzó a flaquear Medina en marca, sin nadie que hiciera defensa de ayudas y el lateral fue presa de los nervios, recibiendo una amarilla muy temprano, lo que condiciona siempre la agresividad del jugador en su labor de recuperación del balón. Colombia se convirtió en un rechazador e interruptor del juego, pero pocas veces rescató la pelota. Brasil convertido en tormenta y basado en los doblajes ofensivos de Marcelo y Neymar, perforó la banda izquierda. Los atacantes de Colombia poco contribuyeron a retardar el avance enemigo y cuando ésto ocurre se dificulta la labor de los dobles # 5 (Sánchez y Barrios). Este último eran más los balones que entregaba al rival, que los que salió jugando desde la zona intermedia.

Y como si algo faltara, el cuarteto ofensivo no dio pié con bola. Partido para el olvido de James y Bacca, Macnelli nunca entró en los circuitos largos de posesión y Muriel aportó poco. Ninguno de los cuatro estuvo a la altura de sus precedentes y Colombia escasa de pincelazos de buen juego y de trenzas acertadas, cayó en la imprecisión para rebajar el dominio del balón ( 63% de posesión de los locales y 37% de la visita). Al no sostener la pelota Colombia, ni fabricar espacios, Brasil dominó la iniciativa y tuvo dos arrimadas más de peligro a Ospina (Renato y Neymar).

A los 36’llegó el empate parcial 1-1, en pelota detenida. Tiro libre de James desde la derecha. En los duelos hombre a hombre en el área saltaron Sánchez y Oscar Murillo, forzando con su presión al error de MARQUINHOS, quien cabeceó hacia su propia puerta. La esperanza se abría camino.

Brasil era vencedor parcial en el primer tiempo, pero tampoco un sunami. El duelo se presentía esperanzador para la etapa complementaria, si Colombia se asentaba en marca y mejoraba en su fase de transiciones al ataque, que hasta entonces eran lentas y erráticas. A los 50’una jugada Macnelli, Bacca y Muriel, por poco alegra los corazones con un remate ligeramente desviado del último de los citados. Hasta allí llegó el sueño, porque nuestra tricolor no pudo pisar más el área de Állison.

Ingresó Cuadrado a los 52’para apagar los incendios en la zona de Medina, colaborando en el marcaje para frenar a Neymar, quien tuvo que rebuscarse la vida en otros sitios de la cancha. Se fue Macnelli. Hubo mejoría de Colombia con el balón aunque escaseó la profundidad… subió su nivel Barrios y respiró un poco Sánchez, quien estuvo omnipresente en el medio y en la defensa y colaboró con balones limpios hacia adelante.

Pero poco a poco cambiamos los aciertos por el error : Brasil no recuperaba el balón, era que Colombia con los malos pases, se lo obsequiaba, razón por la cual soportó más defendiendo que proponiendo en la ofensiva.

Y nada en la delantera. Foto elpaís.com.co

Y nada en la delantera.
Foto elpaís.com.co

Se apagaron nuestras luces y se encendió otra vez el faro de Neymar. Medina buscando un rechazo, cuando marcaba a Gabriel Jesús (qué hacía un lateral en la zona de los Murillo?) dejó el balón servido a un contrario quien habilitó a NEYMAR en zona muerta (no llegó Yeison a la cobertura, ni apareció Cuadrado relevando) y la estrella de la verde amarelha disparó de zurda cruzado al palo más lejano de Ospina . 2-0 para extender la paternidad sobre nuestro onceno nacional.

Brasil tuvo más posesión total ( 60% por 40%) que llegadas. Por eso pensamos que nuestra suerte pudo ser mejor, de no mediar los errores defensivos y los bajos rendimientos individuales en ataque. Fueron dos fallas atrás, que nos condenaron al potro de las torturas. Los goles son hijos del juego y en éste sentido hubo poco aporte, primando en los nuestros los balones enfilados a la nada. No pudimos encontrar posiciones de remate, mientras Brasil con poco…celebró mucho. Una de las grandes diferencias estuvo en que el vencedor fue de la mano de Neymar, mientras nosotros carecimos de un líder de la mitad hacia arriba.

Un resultado tan feo, como el frío quemante y las tormentas de nieve, en una noche de invierno.
No les parece ???

Ir a la barra de herramientas