Al instante

Florence Thomas vs. Guillermo Angulo

Por Oscar Domínguez Giraldo

Florence Thomas Foto revistaarcadia.com

Senescente periodisto, esta mañana cuando vi que en el diario del sarmiental había un mano a mano entre Florence, de París, y Angulo, de Anorí, entendí que sería un combate máscara contra máscara, todo vale, damas no pagan, buses a todos los barrios. Entonces me dije a mi mismo: Mimismo, este pelea está como las que tenían Lalo el Exótico y el Enmascarado de Plata, no te la perdás. Y no me la perdí.

Este árbitro de dos pesos concluye que la pelea la ganaron los dos, porque se mechoniaron de lo lindo, desde sus respectivas órbitas. Ambos muy convincentes, con argumentos para dar y convidar. Hasta Alfonso Reyes fue incomodado en su eternidad de prosista de raca mandaca. Y si a uno lo elogia Borges, pa qué calzones.

Claro que las citas de Madame, son recientes, no se le escapó ni el churrito de la Sanín. Su persona, muy sarcástico, sobrador a veces, irónico y tal, se dejó venir, además, con el profe Gildardo Lotero que se me había salido del radar, Jairo Cala, poco convincente, era suficiente con lo de la Real Academia, o con lo del amigo Marías; tampoco se ahorró el crédito a su amigo Mutis. En fin ambos una casa de citas: tanto el de excuñado de Bayer (“y si es Bayer no es bueno”, como decía su hermana), como la de París.

Además, sacó tiempo para decirnos  brutos a los que hablamos de La Divina Comedia (es La Commedia, imbéciles), del “más grande poeta de la humanidad”, y yo sin leerle sus tercetos. Solo alcancé a leer y a aprenderme el primero que cito mal, creo: En medio del camino de la vida, vagando me encontré, por selva oscura,en que la via recta era perdida,  en la traducción de  Bartolomé Mitre, editorial Sopena Argentina.

Claro que a pesar de que dí empate cuando me llamaron de la televisión de Afganistán a opinar, me puse del lado del enemigos feroces de los y de las. A otro perro con ese hueso de la inclusión.

Claro que su persona habla de la libertad de “Ulime”. Pues si shakira tervigersó a Núñez, usted hizo lo mismo con Shakira quien habló de la “libertad de Ublime”, con una be larga muy clara. Y se fue a “refocilarse” con Piqué.

También se le olvidó cerrar comillas en las citas que hizo de Reyes y de Marías. Pero no se las voy a cobrar porque hoy estoy gastador. Más bien diré que al que se le olvidó cerrar fue al que levantó los textos, aunque esto de levantar textos es historia patria. Ahora, si se le olvidó cerrar, se lo perdono al senescente próximo a los noventa años, miles de orquídeasconsentidas,  y un secuestro de “lafar”, como dice el paisano.

Y en venganza por los miles de gazapos que, despiadamente, me ha pescado, le informo que se engulló una coma al final. Esa sí no se la perdona. Ocurrió cuando escribió “líbranos Señor”. Periodisto Angulo:  Señor, en este caso es vocativo y exige, pide a gritos, implora la limosna de una coma.

En todo caso ese máscara contra máscara me gustó. Que se reputa, perdón, que se repita. Me abro, septuescente Dominguez

 

Ir a la barra de herramientas