Al instante

Eucario y su comentario: Justicia y paz

Por Eucario Bermudez, Miami, Florida

Imagen usergioarboleda.edu.co

Voces perturbadoras de políticos y fiscales, confunden a los colombianos sobre el proceso de paz.

La intemperancia verbal de algunos lideres partidistas y la politizacion de la justicia, definitivamente no son buenos marcos de comprensión en medio de procesos de tanta trascendencia como el que se adelanta en Colombia en busca de la paz.

Tampoco lo es el ejercicio desenfrenado del ejercicio del poder por parte de los gobernantes y sus adeptos en las altas corporaciones institucionales como el Congreso o la Fiscalia general de la nación.

Algo que no se ve en democracias ejemplares como las de Estados Unidos o Europa en donde los grandes debates se adelantan observando respeto por la oposición, las divergencias y el pensamiento de los demás. Los medios de comunicación, y entre ellos hay que destacar la W aquí en Caracol, nos permiten a colombianos e hispanos vivir enterados plenamente de lo que ocurre en nuestros países de origen, de sus tragedias, su ejercicio político, sus angustias, sus preocupaciones por la educación, pero también de las confrontaciones políticas , la corrupción y las adversidades socio económicas, políticas y culturales.

En Colombia, en donde hoy es preocupación primordial el proceso de paz que se adelanta en la Habana con la guerrilla narco terrorista de las Farc, la preocupación –dicen los medios- es precisamente por los resultados de los posibles acuerdos que son causa de grandes divisiones de opinión y exacerbadas intervenciones políticas de los congresistas en cuyas manos y las del Presidente estan las mas altas responsabilidades de la Nacion.

Por desgracia la politizacion de la justicia, según muchos cronistas, esta llegando a extremos reprobables por actuaciones altamente perturbadoras del Fiscal de la Nacion señor Montealegre, empeñado en arrasar con cualquier voz que no este en armonía con la suya y la de sus jefes políticos, perjudicando –sin querer queriendo- el buen suceso del proceso de paz. Hoy le prende una vela a Dios y mañana al diablo. Como reza el dicho popular habría que decir que ‘’con esos amigos para que enemigos’’. No les parece.

Ir a la barra de herramientas