Al instante

EUCARIO Y SU COMENTARIO: De enemigos a amigos

Perdón y olvido, borrón y cuenta nueva.

Es mucha la tinta que ha corrido en los medios impresos y amplias, extensas, agobiantes las coberturas noticiosas de la radio, la televisión –incluida Caracol desde luego- con motivo de la Cumbre de las Américas. El encuentro del presidente Obama y el señor Raul Castro cautivó a la opinión pública en gran medida, acontecimiento calificado de histórico pero que a muchos nos hace pensar en el tema del perdón y olvido, o borrón y cuenta nueva que no es fácil de digerir si se recuerda todo lo degradante que ha ocurrido para el pueblo Cubano por culpa de gobernantes que ahora se dan la mano con su enemigo como si nada hubiese pasado.

las2Orillas.com

las2Orillas.com                                                                                                                            

Lo cual nos lleva a pensar en lo que ocurre en Colombia con un proceso de paz que como dicen los cubanos ‘’pica y se extiende’ porque ya va para tres años y lo que hay son solo especulaciones de una paz que como está planteada es difícil que se dé. A este propósito Carlos Alberto Montaner en un articulo de fin de semana, nos transporta a un escrito de Charles A Kupchan profesor de la Universidad Georgetown y miembro del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca que en un texto central expresa que ‘’la manera de transformar a los enemigos en amigos y de sostener la paz es hacerles grandes concesiones unilaterales, no exigir ni esperar nada a cambio, cancelar toda conducta hostil, y no tratar de cambiar la naturaleza de esos gobiernos adversarios’’.

Un marco de referencia que nos coloca claramente de cara a lo que esta pasando en los acercamientos de Obama hacia Cuba, dando mucho sin recibir nada,   lo cual guarda una gran similitud con lo que ocurre en Colombia con las FARC que siguen secuestrando,, asesinando, reclutando niños, destruyendo riqueza nacional y narcotraficando, mientras el gobierno se doblega ante todo lo que exige la guerrilla mientras sigue ondeando misteriosamente las banderas de la paz que no llega. No les parece.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page