Al instante

ESPAÑOL CORRECTO: No hay accidentes aparatosos ni aviones con placa

Por Jairo Cala Otero (mundodepalabras@gmail.com)

El "aparatoso" accidente en el que perdió la vida el cantante Martín Elías. Foto El Heraldo

Descachadas Idiomáticas 

«Muere el gran Martín Elías Díaz en aparatoso accidente». Este titular apareció en un canal de Youtube, subido por Joharys Duncan. Para muchas personas las tragedias son aparatosas. Eso significaría que las víctimas eran videntes y masoquistas. Veamos: videntes, porque «vieron» con anticipación la fatalidad que les iba a suceder; y masoquistas porque, sabiendo lo que les ocurriría, no les dio por casi nada: hacer bulla, algazara o escándalo sobre ello; es decir, provocaron mucho aparato para anunciar su tragedia. Porque un hecho aparatoso es ¡lo que se anuncia con gran despliegue! Los accidentes no dan tiempo para eso. Los redactores de noticias creen que aparatoso es un accidente con consecuencias nefastas. No, señores. El divorcio con el diccionario es la causa de esas distorsiones de la semántica. Lo aconsejable es no usar adjetivos errados. Reparemos esa «aparatosa» redacción: «Muere el gran Martín Elías Díaz en accidente de carretera»; «Muere el gran Martín Elías Díaz en accidente automovilístico».

 

«Decrétase la medida cautelar de Suspensión Provincial de los Efectos de la Resolución No. 029 del 20 de enero de 2017 y de la Resolución 040 del 217 de enero de 2017, proferidas por el Director General de Tránsito de Bucaramanga…». En el diario Vanguardia Liberal se cita la resolución del Juzgado Noveno Administrativo Oral del Circuito de Bucaramanga, mediante el cual el juez, Jairo García Suárez, dejó sin validez el pico y placa para todos los vehículos. Esa autoridad judicial cayó en dos errores en su sentencia: primero, usó mayúsculas iniciales en suspensión provisional de los efectos (no provincial, como apareció); segundo, las palabras director general tampoco necesitan mayúsculas iniciales (aunque Tránsito, sí). La providencia judicial debió escribirse: «Decrétase la medida cautelar de suspensión provisional de los efectos de la Resolución No. 029 del 20 de enero de 2017 y de la Resolución 040 del 217 de enero de 2017, proferidas por el director general de Tránsito de Bucaramanga…». La palabra resolución sí mantiene la inicial mayúscula cuando se cita su número correspondiente; en los demás casos, no.

 

«La presentadora la cuestionó acerca de ¿Cómo era la pelea entre ‘Quico’ y ‘Chespirito’? y es verdad que ¿existió realmente una rivalidad entre ellos por Florinda Meza?». El redactor de una noticia de farándula, publicada en el portal Pulzo.com, hace algún tiempo, no sabe que existen las interrogaciones indirectas. Por eso usó los signos de interrogación en dos ocasiones en esta expresión; no eran necesarios en este caso. Las interrogaciones indirectas se llaman así porque encarnan un cuestionamiento, pero no se formulan directamente a una persona específica. Además, el si es condicional, no afirmativo; y faltaron comas detrás de las palabras existió y realmente. Corrección: «La presentadora la cuestionó acerca de cómo era la pelea entre ‘Quico’ y ‘Chespirito, y si es verdad que existió, realmente, una rivalidad entre ellos por Florinda Meza».

 

«La aerolínea, anteriormente, había señalado que el joven se encontraba de licencia pero no especificaron la razón». En el periódico El Espectador apareció este disparate. Hay una discordancia de número: la palabra aerolínea es un sustantivo, y fue escrito en singular; pero el verbo (especificaron) es plural; de ahí nace la discordancia de número, que es error gramatical. En nuestro idioma debe concordar singular con singular, y plural con plural de los sustantivos o adjetivos con los verbos. Corrección: «La aerolínea, anteriormente, había señalado que el joven se encontraba de licencia, pero no especificó la razón». ¡Ahora sí se puede volar bien!

 

«…porque se salen de control y terminan en peligrosos zafarranchos, que colocan en peligro la integridad física de los protagonistas del debate». El excongresista, dirigente conservador y dueño del periódico El Frente, Rafael Serrano Prada, también es de los que renunciaron al uso del verbo poner ─tan casto y utilísimo─ para usar, en cambio, el antagónico colocar, en todo tiempo, lugar, modo y situación. ¡Qué empalagoso se ha vuelto ese desconocimiento de la semántica elemental! La rebuscada afirmación de algún «gallináceo» profesor según la cual «las únicas que ponen son las gallinas», ha calado entre mucha gente. Si atisbaran en el diccionario, podrían descubrir que poner también es facultad de iguanas, patos hembras, culebras, peces, ranas, tortugas y de todas las aves que surcan el cielo. Por lo tanto, poner es legítimo y correcto; y tiene más usos (44) que colocar, que apenas se limita a 4 significados en lenguaje esmerado, y 2 en lenguaje coloquial. Aquella expresión debió ser: «…porque se salen de control y terminan en peligrosos zafarranchos, que ponen en peligro la integridad física de los protagonistas del debate».

 

«La aeronave de placa HK-4464 se estrelló en la Laguna del Silencio…». En silencio queda uno después de leer una torpeza como esta, publicada en varios diarios colombianos por envío de la agencia Colprensa. Se nota, claramente, que en las salas de redacción de hoy (a diferencia de las de ayer) brilla por su ausencia un corrector sabio que atrape y elimine este tipo de barbarismos. Las aeronaves no tienen placa, sino matrícula, aunque a los redactores despistados les parezca que son «carros que vuelan». Entonces: «La aeronave de matrícula HK-4464 se estrelló en la Laguna del Silencio…».

 

«Un agente del Ministerio Público del municipio de Tarimoro, fue detenido y puesto a disposición de un Juez…». El periódico Correo, de Guanajuato, México, también yerra al separar el sujeto de la oración del verbo, con una coma; es decir, los «divorció», y eso es error gramatical. Y como segunda descachada se escribió juez con inicial mayúscula. Los nombres de los cargos, desde papa para abajo, se escriben en minúscula inicial. La oración correcta es: «Un agente del Ministerio Público del municipio de Tarimoro fue detenido y puesto a disposición de un juez…».

 

 

Este boletín pedagógico llega a usted por una cortesía de su autor. Carece de patrocinios económicos, solo tiene una gran dosis de esmero personal. No obstante, si usted deseara, eventualmente, gratificar este trabajo de estudio e investigación para apoyar su distribución, puede hacerlo. Si no pudiese, mantenga su tranquilidad; estas letras no imponen nada. Ante todo haga uso de su libertad de consciencia.

 

Ir a la barra de herramientas