Al instante

Ernesto Macías, entre el embuste y el delito

Por Edgar Artunduaga, Las2orillas

El 'bachiller' Ernesto Macías Presidente del Senado de la República de Colombia

El periodista Edgar Artunduaga relata las piruetas con títulos y grados del presidente del Senado y el palancazo de Maria del Rosario Guerra como Mincomunicaciones

Está claro que para ser senador, como es el caso de Ernesto Macías, no se requiere ser bachiller. Pero haber mentido y engañado con títulos que no se tenían para ocupar otros cargos puede ser delito, una falsedad ideológica en documento público que puede acarrear consecuencias penales.
Algo va del embuste del fanfarrón que “caña” y engaña en voz alta para engatusar a su círculo social o político, y otra inventarse colegios inexistentes y semestres de universidad irreales.
Macías asumió la alcaldía de Altamira, Huila, en mayo de 1980, y consignó en su hoja de vida que había cursado bachillerato 6 años, además de dos años de universidad. Seguramente nadie le pidió documentos, pero las dos cosas eran falsas.
En posteriores hojas de vida publicadas, indicó que había obtenido el título de bachiller en el colegio Franco Británico de Bogotá, año 1975. La secretaría de educación (en documentos que tengo) negó la existencia del grado y después que haya existido el establecimiento.
Macías, desde los tiempos de Altamira, registra su paso por varias universidades. Menciona El Externado, donde llevan un mes buscando su rastro y no lo encuentran.
Consignó haber cursado  dos semestres en la Escuela Superior de Administración Pública, ESAP. ¡Otra falsedad¡ En respuesta a un derecho de petición, la entidad asegura: “..Realizada la verificación en el sistema académico Academusof, en la base de datos de hojas de vida, en el archivo físico, y en los libros de registros de diplomas y actas generales, no se encontró que Ernesto Macías hubiese cursado algún programa de pregrado o posgrado en la ESAP”.
Con el tiempo, Macías fue corrigiendo su currículo y “lavándolo”. Con extrañeza en el Ministerio de las Telecomunicaciones “se extravió” su hoja de vida, donde ejerció como asesor de la ministra María del Rosario Guerra, apenas después de haber validado el bachillerato en el Icfes (1996). Ya en el alto cargo validó (en pocos meses) el título de comunicador social en la Universidad Cooperativa.
¿Cómo llegó a ser asesor de un ministro con apenas el título de bachiller?, es asunto peliagudo que de seguro tiene otras falsedades por parte de Macías. Estuvo a punto de ser elegido miembro de la entonces llamada Comisión Nacional de Televisión, en reemplazo de Maria Carolina Hoyos, por presión de su ahora colega, la congresista Guerra.
El periodista Orlando Rojas denunció en 2009  inconsistencias en la hoja de vida de Macías. No seguramente por eso se frustró el cargo sino por falta de los votos. Meses antes, Macías había conseguido a trompicones el cartón de comunicador .
Como no me voy a especializar en la sarta de falsedades académicas del congresista, le entregaré los documentos que tengo a la Corte Suprema que lo investiga. Y que hagan lo pertinente. Yo me atribuyo solamente haberlo desenmascarado.
En cuanto al personaje, “es claro que siempre ha dominado el arte de cabalgar a lomos de su prójimo cuando le hace falta”. Y en su vida ha suprimido los escrúpulos.
Acerca de Revista Corrientes (2897 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas